Ya son muchas las parejas que deciden escribir ellos mismos sus votos para complementar o sustituir a los tradicionales. El momento de leerlos es muy íntimo y personalizarlos lo convierte en algo aún más especial.

Aquí van algunos consejos para los que decidan dar el paso y personalizar aus votos matrimoniales:

  • Pregunten si se les permiten leer sus votos. En un matrimonio civil puede que tengan poco o ningún problema pero en un matrimonio religioso es muy probable que complementen a los votos tradicionales y por lo que que el sacerdote puede querer leerlos antes de darles por respuesta un sí.
  • No lo dejen para última hora. El día del matrimonio estarán demasiado nerviosos como para escribir nada y habrá otras cosas en las que centrar su atención. Empiecen al menos un mes antes y poco a poco vayan puliéndolos para que al menos dos días antes del gran momento estén perfectos.
  • Piensen en el tono. Es importante saber que tono le darán al discurso. ¿Tendrán un toque de humor o serán una declaración romántica y poética? Sea como fuere no pierdan de vista el hecho de que deben expresar su compromiso, amor y respeto. Pueden inspirarse en los votos tradicionales cambiándolos un poco y dándoles su toque.
 
 
  • Póngase de acuerdo. Antes de empezar a escribirlos hablen sobre si quieren hacerlos igual pero cambiando algunas palabras, si prefieren sorprenderlos el día del matrimonio o si los van a leer mutuamente antes. Conversen sobre el tema y profundicen en lo que significa para ustedes dar este gran paso para que eso les ayude a la hora de escribir.
  • Elaboren un guión. Hacer una estructura que seguir para redactar los votos. Que tengan su introducción, desarrollo y conclusión. Tómense tiempo a solas para elaborarlos, inspírense en lo que necesiten, desde poesías, novelas o películas, que les ayuden a expresar lo que desean.
  • Recuerden que los van a leer delante de sus invitados. Así que procuren no ser demasiado crípticos o contar cosas tan suyas que nadie las entienda. Ellos son en parte testigos de ese momento y deben comprender lo máximo posible su compromiso y entrega mutua en esas palabras llenas de amor.
 
Foto por Erick Ruiz
 
  • No lo hagan muy largos. Porque no es necesario, elijan las palabras adecuadas, digan lo más importante en un tiempo no superior a un minuto (es más de lo que parece).
  • Practicar mucho. Y sobre todo practiquen y practiquen leyéndolos en voz alta frente al espejo, a solas o con su pareja, como prefieran. Dominen el discurso para poder darle el tono que quieren para el gran día. Además se notará mucho en la seguridad que tengan al leerlos.