Tu Flash Creativo

Si ya tienes listo el vestido de novia corto que llevarás al altar para casarte con el amor de tu vida, ya elegiste el peinado de novia que completará tu look nupcial y seleccionaron juntos la torta de matrimonio que adornará su recepción, llegó el momento de prestarle atención a otros detalles: como la selección de poemas de amor para su matrimonio civil que leerán ustedes o un amigo con fama de buen orador.

Amor incondicional

Cuán importante es saber que amas y eres amada. Que apoyas a tu pareja en las buenas y las malas, y recibes lo mismo. Que tienen la seguridad de que sus sueños van por el mismo camino, mientras escogen llenos de ilusión los arreglos florales para boda que colocarán junto a la torta de matrimonio civil. Y se preparan con anticipación practicando la lectura de los poemas de amor para su matrimonio civil.

1. Hagamos un trato (Mario Benedetti)

Compañera, usted sabe que puede contar conmigo, no hasta dos o hasta diez sino contar conmigo.

Si alguna vez advierte que la miro a los ojos, y una veta de amor reconoce en los míos, no alerte sus fusiles ni piense que deliro; a pesar de la veta, o tal vez porque existe, usted puede contar conmigo.

Si otras veces me encuentra huraño sin motivo, no piense que es flojera igual puede contar conmigo.

Pero hagamos un trato: yo quisiera contar con usted, es tan lindo saber que usted existe, uno se siente vivo; y cuando digo esto quiero decir contar aunque sea hasta dos, aunque sea hasta cinco.

No ya para que acuda presurosa en mi auxilio, sino para saber a ciencia cierta que usted sabe que puede contar conmigo.

Making Focus

2. Dame la mano (Gabriela Mistral)

Dame la mano y danzaremos; dame la mano y me amarás. Como una sola flor seremos, como una flor, y nada más…

El mismo verso cantaremos, al mismo paso bailarás. Como una espiga ondularemos, como una espiga, y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza; pero tu nombre olvidarás, porque seremos una danza en la colina y nada más…

3. Poema del mar y de ella (Carlos Oquendo de Amat)

Tu bondad pintó el canto de los pájaros

y el mar venía lleno en tus palabras

de puro blanca se abrirá aquella estrella

y ya no volarán nunca las dos golondrinas de tus cejas

el viento mueve las velas como flores

yo sé que tú estás esperándome detrás de la lluvia

y eres más que tu delantal y tu libro de letras

eres una sorpresa perenne

dentro de la rosa del día.

4. Toco una mano (del poemario “Días del corazón” de Washington Delgado)

Toco una mano y toco

todas las manos de la tierra.

Nada es distinto de este rostro,

de esta voz instantánea

y la fuerza del corazón es también

un resplandor en el cielo.

El amor es idéntico

a sí mismo, yo soy

una multitud sobre la tierra.

Todo el amor es nuestro:

toco una mano y toco

toda la hermosura.

Blue Velvet Wedding

La pasión del amor

El amor como una caja de sorpresas muestra lo mejor de sí a las almas enamoradas y les regala momentos de ternura, sonrisas y pasiones que unen más sus corazones. Una unión que inició cuando se conocieron, que creció cuando él te propuso matrimonio al entregarte, quizás, un hermoso anillo de compromiso de plata y que crecerá aún más cuando se dediquen algunos poemas de amor para su matrimonio civil.

5. Es el amor (del poemario “Hermoso fuego” de Manuel Moreno Jimeno)

1

Es el amor

Con sus pupilas incandescentes

Clavadas en las mías

Es tu luz que llega y me socava

Es tu fuego enemigo que me destruye

Ahora no hay piedad para mi olvido

No hay refugio para mi sombra

No hay soledad que me devore

En la entraña del corazón

Estoy perdido en tus cielos fulgurantes

No sé qué camino tomar

Cuál es la ruta de mi alma

Al fuego persistente de la tempestad que abres

Todo mi ser se conmuta

Vulneras mis vigilias y mis sueños

Y estoy como el delirio

Cegado por la tiniebla ardiente

2

Es el amor

Es el amor

La garra potente del amor

El pico arrebatado del amor

Nadie sabe de dónde surten tus relámpagos

Qué amenaza descubre tu presencia despierta tu furor

Quién propaga tus llamaradas impetuosas.

Saulo Lobato Fotografía

6. Canción de amor (Rainer María Rilke)

¿Cómo sujetar mi alma para que no roce la tuya? ¿Cómo debo elevarla hasta las otras cosas, sobre ti? Quisiera cobijarla bajo cualquier objeto perdido, en un rincón extraño y mudo donde tu estremecimiento no pudiese esparcirse.

Pero todo aquello que tocamos, tú y yo, nos une, como un golpe de arco, que una sola voz arranca de dos cuerdas. ¿En qué instrumento nos tensaron? ¿Y qué mano nos pulsa formando ese sonido? ¡Oh, dulce canto!

Amor romántico

El toque tierno nunca debe de faltar en una relación de pareja. No dejen pasar el tiempo sin regalarse una noche romántica a la luz de las velas con tu vestido de fiesta corto y con flores que te recuerden tu bouquet de novia civil. Los detalles, el “te amo”, las conversaciones y el abrazo honesto los ayudará a crecer juntos y aprender que siempre pueden dar lo mejor de cada uno.

7. ¡Ven! En la pradera en flor (Víctor Hugo)

¡Ven! En la pradera en flor, suena una flauta invisible… El canto más apacible es el canto del pastor.

Un hálito fresco y suave riza la onda de cristal… La música más jovial es la música del ave.

¡Que la sombra del dolor no nuble tu faz radiante! El himno más palpitante es el himno del amor.

Buda Blues

8. Rima XCII: Tu aliento es el aliento de las flores (Gustavo Adolfo Bécquer)

Tu aliento es el aliento de las flores, tu voz es de los cisnes la armonía; es tu mirada el esplendor del día, y el color de la rosa es tu color. Tú prestas nueva vida y esperanza a un corazón para el amor ya muerto: tú creces de mi vida en el desierto como crece en un páramo la flor.

9. Exacta dimensión (del poemario “Simple canción” de Juan Gonzalo Rose)

Me gustas porque tienes el color de los patios

de las casas tranquilas…

y más precisamente:

me gustas porque tienes el color de los patios

de las casas tranquilas

cuando llega el verano…

y más precisamente:

me gustas porque tienes el color de los patios

de las casas tranquilas en las tardes de enero

cuando llega el verano

y más precisamente:

me gustas porque te amo.

10. Primavera (Juan Ramón Jiménez)

Abril, sin tu asistencia clara, fuera invierno de caídos esplendores; mas aunque abril no te abra a ti sus flores, tú siempre exaltarás la primavera.

Eres la primavera verdadera; rosa de los caminos interiores, brisa de los secretos corredores, lumbre de la recóndita ladera.

¡Qué paz, cuando en la tarde misteriosa, abrazados los dos, sea tu risa el surtidor de nuestra sola fuente!

Mi corazón recogerá tu rosa, sobre mis ojos se echará tu brisa, tu luz se dormirá sobre mi frente…

Junior Eguizabal Photography

Los poemas de amor para su matrimonio civil serán parte del compromiso entre ustedes como pareja o tal vez una declaración de tu cariño, mientras sujetas nerviosa y emocionada tu bouquet de novia y no puedes evitar imaginarte la sorpresa de tus invitados cuando vean la decoración para matrimonio civil que con tanto cariño escogieron para compartir su felicidad.