Dinamo Producciones

Todas las parejas viven a mil las semanas y días previos a su pedida de mano. No es para menos, pues es el instante en el que los enamorados inician oficialmente su maravilloso recorrido hacia el altar, religioso y/o civil. Ese gran paso previo que los acerca a las filas de los felizmente casados. Sin embargo, son los novios, quienes tienen la mayor responsabilidad sobre el éxito de ese momento inolvidable, lo quieran o no. Un instante que va más allá de la entrega del anillo de compromiso o soltar ideas tentativas sobre el tipo de matrimonio en la playa de sus sueños o el estilo del vestido de novia. Hoy les contamos todos esos pormenores antes de lanzarse, para que todo salga perfecto. 

Pedida de mano con objetivos claros 

Antes de lanzarse a oficializar su compromiso a través de una pedida de mano deben saber que ésta tiene sus objetivos bien definidos. Los mismos que deben seguirse al pie de la letra, pues así lo dicta el protocolo y las viejas costumbres. Como elegir un hermoso anillo de compromiso de oro para tu novia. Pactar el encuentro con sus padres o quienes hagan las veces (hermanos, padrinos o abuelos), para solicitar la autorización "simbólica" para contraer matrimonio. A dicho encuentro el novio debería ir acompañado por sus padres o un familiar cercano mínimamente. Durante esa reunión se debe incluir un discurso y brindis, la entrega de la joya y la fecha tentativa de la boda.

Conoce a tu futura familia: siempre bien informado

Un novio precavido vale por dos. La pedida de mano es muy seria para las familias tradicionales por lo que deberán tomar dicho acto con la seriedad del caso. Prepararse para el instante vendría bastante bien. Desde la vestimenta hasta el discurso. Saber si los padres de la novia son casados o no, si tuvieron pedida de mano o un matrimonio en el campo. Tal vez son separados. Del mismo modo la novia y familia deberán conocer dicha información del futuro esposo para evitar preguntas fuera de lugar durante el encuentro. 

Prepara tu discurso: breve y conciso 

Sobre el novio recae la elaboración de un discurso previo y conciso como antesala a la pedida de mano. En esta se debe incluir, quién es él, qué hace, demostrar que está preparado para asumir la responsabilidad del matrimonio y construir una vida juntos. Aunque los padres de la novia ya lo sepan se deberá enfatizarlo. Luego deberá narrar brevemente cómo se conocieron y cuánto tiempo tienen juntos. Acto seguido, el momento esperado, el "por tanto, hemos decidido" casarnos. Inmediatamente deberá abrir esa maravillosa caja conteniendo el anillo de compromiso en oro blanco

Almuerzo o cena: cero improvisación

El éxito de una pedida de mano no admite improvisación, por tanto, no podrás dar ese magnífico discurso de forma sorpresiva. Tus futuros suegros tienen que saber el meollo del asunto para prepararse. Deberás conversar con tu novia y establecer una fecha que sea la más adecuada para ambos y sus respectivas familias. Hasta ella querrá mínimamente vestirse para la ocasión, llevar un peinado semirecogido tendencia y maquillaje perfecto para las fotos del recuerdo. El pretexto podría ser un almuerzo o cena, siempre coordinada previamente. También se admite un brindis y bocadillos, en ese caso el novio llevará el champagne. 

Un solo anillo: al menos que eso crean tus futuros suegros

Cada vez es más común que las parejas hagan su pedida de mano en la intimidad de un viaje o una situación única y romántica. Pero ello no significa que no deseen seguir con el protocolo de la pedida de mano tradicional. Si es su caso, recuerden que el novio solo entrega un anillo, no dos. Que para la formalización, deberá ser él quien lo coloque ante los padres de su novia y de manera oficial. No se aceptará con buenos ojos si la novia dice, ¡ya me lo entregó! De hacerlo, le restará puntos a ese instante inolvidable.

Making Focus

No hagan público su plan antes de su pedida

Aunque mueran por anunciar sus intenciones de compromiso no lo hagan si piensan tener una pedida de mano que incluya ambas familias. Las redes sociales son comidilla y la noticia podría llegar a los oídos de sus padres antes de tiempo. Esta situación podría ser vista como una falta de seriedad de su parte. 

La mayoría de novios se ponen nerviosos antes de dar el gran salto y no es para menos. No obstante, acabamos de comprobar que se puede tener todo bajo control siempre que esté preparado. Pero principalmente, en franca complicidad de su novia. Recuerden que se trata de uno de sus primeros proyectos de pareja y tienen que demostrar cuan airosos pueden salir. Cero complicaciones y disfrutando el instante al máximo. Ya habrá tiempo para definir la fecha, locación, decoración para matrimonio, partes y hasta sus centros de mesa para boda. ¡Su momento es ahora!