ZOOMX Bodas

Las parejas que organizan un inolvidable matrimonio en la playa tienen un perfil muy particular; aman la naturaleza, disfrutan del aire libre y son románticos por antonomasia. Los detalles, desde su decoración para matrimonio hasta cada exquisitez incluida en su carta ha de ser cuidadosamente elegida. Las raciones serán moderadas, pero finamente presentadas. Los platos marinos de la gastronomía peruana como internacional brillarán en sus mesas, así como los postres fríos y las tortas de matrimonio atractivas y de sabores caprichosos. Les contamos más.

¿Cómo es el menú ideal para el matrimonio de playa?

Comúnmente se llevan a cabo durante el verano o la primavera. Las altas temperaturas y el contexto natural donde se llevan a cabo determinan no solo cómo ha de ser el modelo de vestido de novia sino hasta el tipo de decoración en telas para matrimonio, pero sobre todo el menú. Los platillos que se sirven en este tipo de bodas se distinguen por servirse en raciones moderadas, pero al mismo tiempo variadas. Las delicias marinas se lucen durante este tipo de eventos, pero también las ensaladas base de legumbres frescas. Se prefiere las carnes de pavo, pollo, o cerdo por sobre las de res. Las raciones extra de bebidas es otro de los sellos distintivos de un menú playero ideal, así como los postres fríos.

El Señorío de Sulco

A la mesa o bufete

Todo va a depender del número de invitados. Debido a que los alimentos perecen más rápido a causa del calor, si se trata de un gran número de invitados (más de 150) lo mejor es apostar por el menú tipo bufete. Caso contrario, si se trata de una recepción con menos comensales entonces pueden optar por el servicio a la mesa con una carta previamente definida y bien elegida.

Cómo son los platos de fondo de un menú playa

Si será servido en mesa recuerden que la presentación deberá ser impecable o tipo gourmet. Raciones pequeñas, pero cuidadosamente dispuestas en el plato. Si se trata de carnes de res, cerdo o pavo recuerden que la guarnición ha de ser rica en vegetales frescos. Si prefieren continuar con el menú marino, un salmón, corvina o tiradito a la parrilla. Las brochetas de calamar, pulpo, langostinos o mariscos con cremas de rocoto, huacatay o quinua.

Gutbo Photography

¿Cómo deben ser las entradas o aperitivos?

Raciones pequeñas, pero bien presentadas, como sus arreglos florales para boda. En la variedad está el gusto, y se aplica bastante bien en un matrimonio en la playa en el que cada detalle cuenta. Un ceviche mixto, conchitas a la parmesana, el tiradito tres cremas, cóctel de langostinos, papa a la huancaína, ocopa arequipeña o causitas de diferentes rellenos. Con pollo, mariscos y pescado. Dejemos las otras carnes para los platos de fondo. Si se presentan en una mesa bufete pueden utilizar las cucharas cantonesas, las copas o pequeños recipientes de vidrio. La idea es que luzcan apetecibles y contribuyan con el autoservicio.

LP Hotel Piura

El postre del matrimonio playero

Helados, frutas, cakes fríos y húmedos son los mejores compañeros para sellar con broche de oro su carta playera. Las tortas de matrimonio en masa elástica, además de ser las preferidas de los novios, playeros o no, suelen ser las más resistentes a las inclemencias del clima. Que no se les olvide.

Bebidas frías y en cantidades industriales

La recomendación del chef dicta que son ideales para un matrimonio playero los vinos blancos o rosé bien fríos cuando se trata de la comida. Como aperitivo un chilcano o pisco sour, siempre que se sirvan helados. Para acompañar el postre un vouvray o petillón rosado o blanco. Recuerden además que deben mantener hidratados a sus invitados y que las bebidas frutadas frías se han convertido en tendencia por sobre las gaseosas o jugos sintéticos.

Catering Licores

Una boda en la playa es un punto a parte respecto a otros estilos de bodas. Desde el material de las tarjetas de matrimonio, o hasta el propio vestido de novia sencillo, todo pareciera tener un aire desenfadado pero lleno de detalles al mismo tiempo. Ese mismo espíritu, no lo olviden, será el debe reinar en su mesa. ¡buen provecho!