Asos
Por Asos

Si existe un peinado de novia que ha trascendido en el tiempo ese es el moño bajo. Puede lucirlo una novia de matrimonio en el campo, pero también aquella que anunció su enlace con unos partes de matrimonio muy elegantes. Los moños bajos son versátiles y están inspirados en reinas y princesas medievales o diosas griegas. Si estás buscando un look romántico, seguramente apostarás por los desenfadados destroy boho chic. Pero no lo descartes si buscas un estilo más sofisticado pues este tipo de peinados se amoldan a todo tipo de situación, vestido y rostro, tal como lo veremos en nuestra selección.

El moño bajo: trendy y atemporal como tú

Si buscas un peinado trendy y atemporal que se amolde a diferentes estilos, a ese look campestre o shabby chic como a esa fiesta de decoración vintage de boda, tal vez debas prestar más atención al abanico de posibilidades de lucir un moño bajo. Desde confort durante toda tu jornada bridal, si lo comparas a otros peinados más elaborados y estirados que te dejan con dolor de cabeza. Hasta conseguir esa pincelada cándida que complemente ese modelo de vestido de novia romántico.

Desenfadados y bohemios: los moños bajos relajados

Los moños bajos deben representar el carácter y personalidad de la novia. Al mismo tiempo, al estilo de su matrimonio y claro está, a su vestido. Si lo tuyo será un matrimonio en la playa hípster, campestre rústico o urbano, pero de tipo más industrial o temático, te sentará de maravilla uno de estos recogidos bajos con un trenzado suelto destroy. Esa presentación relajada le dará ese aire de desenfado que necesitas para complementar ese look boho bridal que buscas. Puedes añadirle algo de iluminación balayage o mechas a tus puntas para conseguir un moño más voluminoso.

Updo: el moño bajo prolijo y muy elegante

Ese moño bajo que tienes en mente también puede ir de maravilla con un vestido de novia sencillo. Los diseños minimalistas vistos en los últimos adelantos de temporada de líneas clásicas se lucen muy bien con los famosos moños updo. Es decir, bien peinados y recogidos. Aquí las mechas sueltas no son necesarias, tampoco añadirle color a tus puntas ya que la idea es proyectar una imagen más prolija y sofisticada.

Cerquillo o mechones: la pincelada final del moño

Si llevarás un moño suelto lo ideal sería que dejes caer algunas mechas en ondas cayendo en el marco de tu cara. Si tu cabello es suficientemente largo, podrías incluso llevarlo de lado con una sensual raya al costado. No obstante, para quienes busquen un recogido bajo más elegante la propuesta va de la mano de un rostro libre, de rayas bien marcadas o todo tirado hacia atrás. No descartes los cerquillos o copetes discretos que le darán mucho estilo a tu look.

El moño bajo y sus complementos

Una vez definido el tipo de moño bajo que va con tu estilo deberás asegurarte de elegir un buen complemento. El repertorio de accesorios para peinados de novias te propone un sinfín de diseños. Desde las pequeñas flores naturales o las hechas de tela colocadas salpicadas en los moños trenzados hasta las diademas o tiaras metálicas o clips art-deco. Igualmente podrás jugarte por algo más ostentoso o minimal retro como los tocados birdcage. Ni qué decir el clásico velo de novia.

Después de ver los 25 looks para novia con moños bajos, razones sobran para lucir uno de estos estilosos peinados recogidos durante tu gran día. Un estilo que destila romanticismo y candidez, que le dará vida a ese vestido de novia de tus sueños sin mucho esfuerzo. Con esa pincelada contemporánea y chic nada despreciable que fascina a las novias millennials.