La mañana de un 8 de septiembre Katia y Williams vivieron uno de los días más felices de su vida, su matrimonio religioso, acompañados de sus dos menores hijos decidieron elegir las cómodas instalaciones del Hotel Golf Los Incas para alistarse y hacer los previos a la ceremonia. Las fotografías que han inmortalizado este lindo momento fueron tomadas por Edwar Bolivar video y fotográfia.

Todo estaba listo en la habitación, los tres ternos sobre la cama esperaban ser lucidos por los tres compañeros de Katia, sus hijos y su futuro esposo, el flamante novio no dudó en vestir a sus niños y prepararlos para el día tan especial que los esperaba.

El vestido estilo princesa, uno de los favoritos por las novias, tipo línea “A” le acomodó perfectamente a la novia quien lo supo lucir con unos tacos forrados de satén blanco nº 5 ideales para poder bailar con ellos toda la tarde. El peinado semirrecogido con mechones ensortijados y melena larga suelta con flequillo largo lateral, adornado con una peineta en forma de mariposa, le daba a la novia un estilo fresco que le iba muy bien para su ceremonia de mediodía. Para terminar su arreglo, la novia caminaría hacia el altar con un bouquet trabajado en rosas blancas envueltos en el tallo con una cinta blanca de organza.

La Hacienda Monterrico Grande, fue el escenario perfecto que eligieron los novios para sellar su amor, en la misma hacienda se celebraría la ceremonia y la fiesta. Una pequeña pérgola ubicada en el jardín fue testigo del intercambio de aros y las promesas de amor que se dieron. La ceremonia fue tan emotiva que Williams no pudo contener las lágrimas al saber que unía su vida con la mujer de sus sueños.

Terminada la ceremonia, los invitados entre aplausos, daban pase a los novios por la alfombra roja para que se dirigieran a los salones de la hacienda donde se realizaría la fiesta.

Katia y Williams decidieron celebrar su felicidad al aire libre, junto a la naturaleza, en un tarde soleada. Sin duda fue una experiencia inolvidable que quedará grabada en el corazón de los flamantes novios.