Miguel Carbajal

La felicidad, para algunas parejas es alcanzable y para otras, casi una utopía, es un estado espiritual motivo de análisis para grandes pensadores, filósofos, teólogos y religiosos. Diversas teorías a lo largo de la historia del hombre la han convertido en un bien preciado reservado solo para unos cuantos elegidos. No obstante, a la luz del siglo XXI podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que ser feliz es una decisión personal cuyo secreto radica en tomar distancia del ego y hacer uso de la lógica más simple. Tal como lo hicieron al decidir voluntariamente ir por ese anillo de compromiso, soñar con ese matrimonio en el campo. Este 20 de marzo, Día Internacional de la Felicidad proponemos una reflexión para aquellos enamorados que desean una relación muy feliz. Hagan una pausa a esos partes de matrimonio para descubrir cuáles son estos 10 secretos que los llevarán hasta ella. ¿Preparados?

1. La felicidad es personal: no pueden dejarla en manos de su pareja, ni de nadie

Aunque muchas parejas podrían estar en desacuerdo, es bueno aclarar desde ahora que la felicidad es un estado espiritual personal e íntimo. Es un bien preciado que no puede ni debe depender de lo que su novio o novia deje de hacer. Si están comenzando su relación con esa idea sesgada, podrían tener dificultades a lo largo de su vida para poder alcanzarla.

Hans & Roxes

2. Ser feliz es algo que tienen que decidir y no dejarlo a la casualidad

Desde que apareció el concepto de programación neuro-lingüística o PNL en los años 90’s se puso en duda el argumento que afirmaba, que la felicidad es un estado efímero reservado para unos cuantos privilegiados. Hoy se puede afirmar que ser feliz es una decisión que se toma de manera consciente y determinante, al margen de cuál haya sido el pasado de cada uno y puede ser alcanzada por todos. Ciertamente, para quienes hayan tenido una infancia rodeada de amor, será más fácil, pero no será imposible para nadie en este mundo, si así lo decide. Existen diversos autores que ya han escrito al respecto, no está de más darle una ojeada a las publicaciones de Louise Hay o Anthony Robbins, en pareja.

3. Lo material es necesario, pero no los hará felices

Vivimos en una sociedad de consumo en el que las compras y días de shopping, cierra puertas, cyber days o viernes negros suelen llenar muchos vacíos espirituales que nos alejan de la verdadera felicidad. No caigan en esa trampa o salgan de ella si ya lo han hecho. Todo objeto o bien material es externo y ser feliz es una confrontación íntima. Una vez alcanzada por un individuo, novio o novia, recién podrá ser compartida en pareja.

Sagrado Films

4. Cultiven su felicidad: es la suma de buenos momentos

“La felicidad está hecha de pequeños y buenos momentos” dicta la frase por lo que deberán cultivarlos a diario. Una mirada afectuosa, caminar tomados de la mano, escuchar y entender las necesidades del otro y aprender a sonreírle a la vida. Creen sus propios instantes felices y no esperen que caigan del cielo o que sea el otro (su novio/novia) quien tome la iniciativa primero. Un detalle, una carta, un ramo de flores naturales, una cena a la luz de las velas, un mensaje cargado de amor no cuesta nada y su impacto queda grabado por siempre.

5. Los problemas están hechos para resolverse, no para separarlos de su felicidad

Ante la primera, segunda o tercera dificultad de pareja no huyan pues los problemas son retos que la vida pone en su camino para probar su habilidad de respuesta. De ninguna manera culpen a su pareja, pues se trata de evasión y lo único que se consigue con ello es erosionar la relación de pareja. Cuiden su amor como si fuera la preciada piedra de su anillo de compromiso en oro.

Filmico Photo & Video

6. Eviten caer en suposiciones: apuesten por la comunicación siempre

Que pareja no ha caído, sin proponérselo, en la trampa de las suposiciones. Qué si no me respondió a la primera, que por qué me dejó “en visto”, que por qué se demora en llegar a casa, quién es ese nuevo amigo/a, y otras tantas que seguro les resultan familiares. Caer en sospechas infundadas, presunciones, sin pies ni cabeza, los alejará de esa felicidad que buscan en su relación. Reemplacen ese juego absurdo de las hipótesis y apuesten por la comunicación asertiva. Aquella que se desarrolla con mucho respeto y que permite la retroalimentación. Olvídense de “pedir explicaciones” pues lo único que conseguirán es dinamitar su amor.

7. El ego es enemigo de la felicidad: eviten que se imponga entre ustedes

El ego ha sido responsable de todas las guerras en el mundo y ha cobrado a cambio un alto precio, la vida de cientos de miles de personas, por lo tanto, es ciego. No dejen que se interponga en su relación. La práctica del egocentrismo no los deja ver más allá de su propia conveniencia y cierra las puertas a la felicidad de pareja. No olviden, que desde que decidieron intercambiar argollas de matrimonio a través de esa linda ceremonia de decoración vintage de boda, son prácticamente uno solo.

Hans & Roxes

8. Tomen distancia de las personas negativas: en la medida de lo posible

Mantener una relación feliz es una tarea diaria y responsabilidad de ambos. Por ningún motivo permitan que los pensamientos negativos se apoderen de ustedes, sea que provengan de su propio interior o de sus círculos sociales y familiares más íntimos. Muchas veces es mejor tomar distancia de ellos que entrar en la vorágine novelesca de cotilleo, de chismes o mala vibra.

9. Jamás dejen de soñar: el secreto de las parejas felices

De ningún modo dejen su preciada felicidad en manos del destino o la casualidad sino pónganse en acción y comprométase con ella desde hoy. Los proyectos de vida en pareja los hará escapar de la rutina, enfocándose en una meta en común. No habrá lugar para malos entendidos y suposiciones que minen su alegría, ni para pensamientos negativos, por el contrario, ese sueño les dará la energía necesaria ante sus propios bajones existenciales, de cara al futuro.

Hans & Roxes

10. Amistad, compromiso y pasión: los tres pilares

Los expertos en relaciones de pareja afirman que solo se puede tener una relación saludable y feliz siempre que mantengan el equilibrio entre la amistad, compromiso y pasión. Si luego de un análisis detectan que su relación adolece de uno de ellos, es mejor ponerse a trabajar en el tema.

11. Que la empatía sea su escudo: aprendan a ponerse en los pies del otro

No existe mejor manera de comprender al resto que practicando la empatía con vehemencia. Eso significa que ante cualquier situación que pudiera presentarse, deberán analizar qué hubieran hecho ustedes ante ese escenario. Eso les permitirá abrir las puertas de par en par al entendimiento.  

Filmico Photo & Video

12. Sean fieles a su esencia: respeten el espacio del otro

Para poder alcanzar la felicidad en pareja no necesitan auto anularse. Por el contrario, enriquezcan su relación tomando respetable distancia para desarrollarse como personas en los ámbitos que sean de su interés. De éste modo, mantendrán la curiosidad y la admiración que jamás puede perderse. 

13. La perfección no existe: ámense por el solo hecho de existir

Entren a su relación con mente madura, las novelas y algunas series románticas nos han maleducado, creando fantasías inexistentes acerca de las relaciones de pareja de la vida real. Siempre que no alteren tu integridad, aprende a aceptar al otro con sus defectos y virtudes. Claro, eso no significa que toleres ningún tipo de abuso o maltrato psicológico o físico.

Making Focus

14. Renuncien al apego: les traerá sufrimiento de por vida

Uno de los principales problemas en las relaciones de pareja es el apego. Creer que la otra persona me pertenece o está obligada a amarme solo hará que el otro se asfixie. La decisión de compartir la vida con alguien es un acto voluntario.

15. Vivan cada día como si fuera el último

Uno de los grandes secretos de la felicidad en pareja es vivir cada día como si fuera el último. Imaginen qué harían si supieran que será así. ¿Lo desperdiciarían discutiendo? O por el contrario, ¿intentarían colmarlo de lindos momentos?

Making Focus

Diseñar juntos la vida que desean después de ese matrimonio en la playa, o desde ahora como enamorados o novios ayudará a que sus acciones se encaminen a ello por el resto de sus vidas. Tal como lo harán con esa decoración para matrimonio que llegado su momento será una realidad. De ser posible, déjenlo por escrito. La divina providencia se encargará del resto.