Tener las cosas claras desde el principio no te apartará del romance o la espontaneidad que debe acompañar a toda relación amorosa. Por el contrario, saber qué quieres, cómo esperas ser tratada por tu pareja y las virtudes que valoras en un hombre, antes de conocerlo, te llevará directo al indicado. Ese hombre que está dispuesto y sabe cuál es el anillo de compromiso que siempre soñaste. Las dolorosas y lamentables pérdidas de tiempo no son necesarias. Ir a la deriva es como desear un vestido de novia blanco, pero dar vueltas por meses probándose vestidos de noche rojos. ¿Te imaginas? No verdad. Para facilitarte la tarea hemos resumido los 10 aspectos básicos que toda mujer, en busca del amor verdadero, valorará en una relación. Estamos seguras querrás saber cuáles son y usarlas como una guía en la decisión más importante de tu vida.

1. El respeto

Ya lo dice la frase, “respetos guardan respetos”. Eso aplica para todo tipo de relación sana. Si hay algo que estás en todo el derecho de exigir antes de pensar en amor es en el respeto. Que te alcen la voz, la mano o te menosprecien o se burlen de ti, no se puede admitir ¡jamás!

2. La lealtad

Cuando se decide entrar en una relación de pareja te comprometes a tener exclusividad hacia el otro. No se necesita tener un anillo de compromiso de oro, para empezar a ser leales. Eso significa guardar fidelidad, confianza, constancia hacia la persona amada. A menos claro, que se trate de una relación abierta, estás en todo el derecho de dar y exigir lealtad.

3. Los valores

Un hombre que no cultiva o posee buenos valores jamás podrá ser una buena pareja. Si no respeta a los otros, si no es honesto, empático, paciente, agradecido, humilde, responsable, generoso o no sabe perdonar. Si no respeta a la familia o los vínculos afectivos como la amistad, carecerá de una base sólida donde construir su relación y toda mujer lo intuye.

Mary Producciones
Mary Producciones

4. Que sepa comunicarse

Puede parecer buena gente y bastante guapo, pero si no sabe comunicarse, difícilmente podrán llegar lejos en una relación y ella lo sabe. La comunicación es otro de los pilares de toda relación sana. Implica escucha, respeto, interés, abrirse al otro, para que así se cultive la confianza y haya retroalimentación. Los monólogos siempre son infértiles.

5. Confianza

Una mujer desea confiar en su pareja. Tener un hombro donde apoyarse cuando todo parezca oscuro, del mismo modo los hombres esperan llegar a ese punto en el que la confianza sea una de las virtudes de su relación.

Nova Studios
Nova Studios

6. La complicidad

Llegar a conocerse a tal punto que con una sola mirada puedan decirse algo o comunicarse. Saber de antemano que esos modelos de partes de matrimonio no van, aunque el proveedor se muestre muy amable. Ellos son verdaderos cómplices ante el resto. Las palabras sobran, pues él te conoce y tú a él. Toda mujer ama llegar a ese nivel de complicidad.

7. Mantener la admiración

Cuando se inicia una relación la admiración por el otro está en su nivel más alto. Puede ser por las expectativas hacia lo desconocido y una sobredosis de ilusión. Pero ya en pareja ese sentimiento debe mantenerse. Esto se cultiva con las metas personales o en común, como su matrimonio en la playa, u otros proyectos o los logros de ambos.

Bodas ByN
Bodas ByN

8. Conservar su propio espacio

Para lograr ese desarrollo personal y que devenga en admiración por parte de nuestra pareja es necesario mantener nuestro propio espacio. La mujer de hoy valora poder desenvolverse sola y no depender de la figura masculina.

9. La pasión

Aunque se cree que la pasión es territorio masculino la mujer puede llegar a ser tan apasionada como él o más. Da rienda suelta a la creatividad y se abre, adora que su pareja valore cada paso que ella de, sin juzgarla.

Patrick Llempén
Patrick Llempén

10. El romance

Puede que los meses, días y años pasen, pero ella se emocionará siempre que él recuerde una fecha especial. Que llegue a casa con un ramo de flores naturales o con una cena a la luz de las velas. Pequeños detalles que alimentan el romance.

La mujer de hoy sabe que llegar al altar es algo importante, pero no es una meta a la que se llega gratuitamente. En su largo caminar, antes de pensar en partes de matrimonio, ella valora, analiza y elije a su compañero de vida. El verdadero cómplice de su soñado matrimonio en el campo. Pero al mismo tiempo con quien ha de celebrar todas sus victorias.