Richard Maquito

La pareja se construye, así como el amor. Requiere una importante inversión de tiempo sí, pero también es una decisión, al igual que cuando aceptaste el anillo de compromiso. Que marcaría la pauta para emprender juntos el camino a la planificación de todos y cada uno de los detalles, pasando por la elección de la torta para matrimonio, los textos para sus votos, e, incluso, los vestidos de fiesta para las damas de honor. Sin embargo, la construcción y consolidación de pareja, no sucede de forma espontánea como en las novelas, quienes entran a una relación con esas expectativas ya están separados. Y aunque no existe una receta, lo cierto es que muchos expertos en sicología, como el doctor John Gottman y su llamado laboratorio de amor coinciden en afirmar que las parejas felices, llevan a cabo diversas acciones de manera constante, que las hace duraderas y exitosas. Si deseas saber cuáles son sus secretos, ¡toma nota!

1. La importancia del humor

Valoran en sentido del humor en la relación. Ríen y ven la vida de manera positiva. No para reírse del otro sino con el otro. Si no cuentan con esa condición búsquenla de diversas formas. Aprendan a sonreírle al mundo siempre aún en las peores circunstancias hasta que se convierta en un hábito.

2. Cuidan sus palabras

Ellos eliminaron las palabras ofensivas de su vocabulario. Jamás utilizan insultos ni indirectas para menospreciar a su pareja, incluso en situaciones difíciles.

3. Tienen respeto por el espacio

La base de toda relación se sustenta en el respeto. Y más cuando se trata de los espacios de cada uno. Cada uno es consciente en que estar en pareja no significa anular al otro sino crecer juntos. De manera conjunta. Pues, eso es lo que hacen los equipos, se apoyan unos a otros por un bien común, en este caso, el bienestar mutuo.

4. Practican la escucha asertiva

Prestan atención a su pareja cuando esta habla. Jamás la ignoran o muestran desinterés por los temas, aunque estos sean cotidianos. Interactúan e intercambian pareceres, es decir, practican la escucha asertiva.

5. Exploran sus intereses en común

Buscan temas en común y los exploran juntos. Saben que la convivencia desgasta el amor, por lo que están buscando aspectos comunes que los unan. Se revientan cada día. Si aman la fotografía, el cine, la música, los deportes, los videojuegos, la jardinería, el futbol, el arte, el teatro, la cocina, la playa, el mundo marino, los viajes, la literatura, los emprendimientos, la familia, hallan el punto medio que los apasione con la misma intensidad.   

Eberth Cruz Fotografía

6. Mantienen admiración por su pareja: el descubrimiento

Nunca piensan que lo conocen todo de su pareja. Por el contrario, encuentran siempre motivos de admiración, en todos los detalles, aunque estos parezcan a simple vista pequeños. Como reparar algo en casa que se malogró o si uno preparó algún platillo especial. Motivos de admiración sobran.

7. No olvidan los detalles

Recuerdan que el factor sorpresa es clave para alimentar la relación por lo que los detalles están a la orden del día. No nos referimos a obsequios de cumpleaños o festividades de esperar, sino a pequeñas iniciativas que le demuestran al otro, que se estuvo pensando en él o ella. Notitas, fechas recordadas, mensajes, llamadas, dedicatorias, algún platillo favorito o una invitación especial.

8. Saben diferenciar los conflictos

Es normal que los malos entendidos aparezcan pero no hacen una tormenta en un vaso de agua. Saben que los conflictos existen y los separan de las discusiones que pudieran surgir del día a día para tratarlas cuando estén en calma. No acumulan ni guardan rencor.

Mary Producciones

9. Son muy agradecidos

Reconocen la gratitud como una de sus armas para luchar contra el desgaste de la relación. Son agradecidos siempre. Lo hacen saber al otro y repiten la milagrosa palabra gracias, cada vez que pueden. Saben que al hacerlo están reconociendo el esfuerzo del otro, su compañía y dedicación.

10. Practican el autoanálisis

Evitan responsabilizar al otro por los malos entendidos que pudieran surgir en la vida cotidiana. Por el contrario, buscan la comunicación y practican el autoanálisis juntos. Se dicen: ¿por qué habré reaccionado así amor? Y no señalan: ¡me siento mal por tu culpa! Saben reconocer sus errores y piden disculpas.

¿Practicas estos hábitos en tu relación? Si todavía no has empezado, nunca es tarde para hacerlo. Recuerda que la felicidad ante todo debe reinar en ti, para que puedas compartirla con el resto, incluida tu pareja ¡por supuesto! Ahora que tienes estas herramientas en tus manos, es hora de continuar con las tareas de los preparativos de boda, ¿ya tienes claro cómo quieres tu bouquet de novia? O estás revisando los precios de tortas de matrimonio. En la lista de bodas tienes todo lo que necesitas.