Sa Fortaleza, ubicada en Pollensa, Mallorca, tierra donde nació tanto el tenista español Rafa Nadal y su ahora esposa, Maria Francisca Perelló, más conocida como Mery o Xisca, fue el idílico escenario donde ambos se juraron amor eterno, frente a sus familiares, amigos, personajes destacados del mundo deportivo y miembros de la realeza. En total unos 350 invitados que han sido testigos del sí quiero, en una ceremonia estrictamente privada, tal y como lo desearon los novios.

La locación perfecta.. en la más estricta intimidad

Construida en siglo XVII, la Fortaleza de Pollensa, es una edificación el de unos 87 mil metros cuadrados, donde se pueden encontrar piscinas, jardines, terrazas, 7 casas, 17 habitaciones y hasta un helipuerto, con un valor de 40 mil euros por día de alquiler, es decir, la propiedad más costosa de toda España. Y es que para Rafa y Mery, su intimidad en el día más feliz de sus vidas es lo más importante, y hasta solicitaron a cada uno de sus invitados que dejaran sus celulares en unos casilleros especialmente diseñados para su gran día.

Sus trajes nupciales ¡se robaron todas las miradas!

Y es que ambos, lucieron espléndidos para la celebración más esperada del año. La novia supo lucir con elegancia dos vestidos de novia confeccionados especialmente para ella por la misma Rosa Clará. Para la ceremonia religiosa estuvo ataviada con un magnífico vestido de novia de corte evasé, con manga larga, ideal para la estación otoñal que se vive en Europa. Tanto el top como el cinturón del vestido han sido confeccionados en encaje francés inspirado en el movimiento Art Deco y al que se le colocaron a mano aplicaciones en micropedrería fina, con motivos florales. El detalle romántico de su outfit, fue una sobrecola extraíble, elaborada en crepe de seda natural. Para lograr un look perfecto, la novia optó por una peinado suelto que la hacía lucir natural y sacando partido de su preciosa cabellera ondulada. Unos discretos y elegantes aretes. ¡Y lista!

Desde su cuenta de Instagram la famosa diseñadora bridal Rosa Clará expresó: "Pocas palabras pueden describir a una pareja tan fascinante y encantadora. Enhorabuena por vuestro precioso amor, vuestra boda exquisita y eterna felicidad. ¡Os deseamos lo mejor, ahora y siempre! Una vez más, queremos agradeceros vuestra confianza y la gran oportunidad que nos habéis brindado - formar parte de un día tan importante y especial -. Ha sido un enorme placer trabajar con vosotros y vivir esta experiencia inolvidable. ¡Mery, estabas increíblemente elegante y preciosa, una novia única!".

Para la recepción, la novia optó por un cambio de vestido, totalmente favorecedor y sensual. Se trató de un vestido largo en corte sirena y escote halter. ¿El detalle revelador? una imponente espalda descubierta. Un acierto, el vestido contó con un diseño lleno de pedrería fina, digna de una reina.

Por su parte, Rafa Nadal lució un traje de color gris perteneciente a la marca italiana Brunello Cucinelli, una firma comprometida con el cuidado medioambiental, y que usa solamente tejidos de la más alta calidad. Se ha tratado de un chaqué clásico y muy elegante, complementado a la perfección con una corbata gris y camisa blanca de manga larga. Claramente, el look del novio ha guardado su estilo personal, para su comodidad en el día más esperado por todos. 

Invitados célebres y de la realeza

Cómo mencionados antes, fueron unas 350 personas las invitadas a ser testigos del enlace nupcial entre el tenista y su bella novia. Los reyes eméritos de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, figuraron entre los invitados más ilustres. Personajes del mundo del tenis como Feliciano López junto a su esposa la modelo Sandra Gago, el entrenador de Rafa, Carlos Moyá junto a su esposa la actriz Carolina Cerezuela, Marc López, David Ferrer junto a su esposa Marta Tornel, Juan Mónaco. También acudió a la esperada cita, Ángel Ruiz-Cotorro, responsable de los servicios médicos de la Federación Española de Tenis, Rafael Maymó, su fisioterapeuta, Joan Forcadés, su preparador físico, Tomeu Salva, entrenador de la Academia, entre muchas otras personas que forman parte de su equipo de trabajo y amigos muy cercanos.

Un amor a largo plazo

El galardonado tenista, de 33 años, conoció a su ahora esposa, de 31 años, gracias a su hermana Maribel, quien es amiga y fuera compañera de clases de Mery Perelló. Ya son 14 años, cuando ambos iniciaron una sólida historia de amor que los ha visto crecer y consolidarse como profesionales, Rafa como el tenista más importante del mundo y Mery, licenciada en Administración de empresas y ahora como directora de la Fundación Rafa Nadal, organización que promueve acciones solidarias en favor de menores vulnerables.

Un enlace de ensueño en pleno otoño, considerada por muchos como la boda del año, es como los novios han sellado el amor que se profesan para toda la vida ¡Enhorabuena para ambos!