El maravilloso mundo de las tortas de boda está viviendo cambios. Mientras las más tradicionales pastelerías se aferran a los clásicos fondant, se vienen abriendo paso a codazos los pasteles menos rebuscados con sabor a casa. El gran momento para el debut de la novia talentosa que desea meter mano en su torta de matrimonio.

Pensando en ti, te traemos una receta bastante sencilla de preparar y con ingredientes que encontrarás con mucha facilidad en cualquier mercado.

La masa

  • 2 tazas de harina
  • 2 tazas de azúcar blanca
  • 1 taza de leche
  • 200 gramos de mantequilla
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 4 huevos 
  • Esencia de vainilla al gusto

Hasta obtener una textura suave y esponjosa batir la mantequilla con el azúcar. Sin apagar la batidora añade uno por uno los 4 huevos. Por separado y con un colador fino, cierne harina y polvo de hornear antes de incorporarla gradualmente a la mezcla. Se deberá alternar poco a poco con la leche.

Asegúrate que todos los ingredientes estén bien homogenizados antes de vaciarlo en un molde de 25 centímetros de diámetro. Precalentar el horno 15 minutos y colocar a temperatura media 160/180 ºC o 320/356 ºF.

Relleno

  • 3 latas grandes de leche condensada 
  • 1 cucharada de margarina
  • ½ lata de crema de leche 

Coloca todos los ingredientes en una olla o cacerola y ponlos a fuego lento sobre la hornilla hasta alcanzar el punto hervor. Apaga la cocina y déjalo enfriar para poder colocarlo en una manga de relleno.

Hasta aquí ya tienes listo un naked cake DYI o deliciosa base de torta de boda hecha en casa que podrás decorar con lo que gustes. Desde frutas frescas como manzanas o uvas, frutos secos, chocolate e incluso flores naturales. No olvides el toque de azúcar en polvo.

Cobertura

Pero si deseas vestirla, toma nota:

  • 100 gramos de margarina
  • 100 gramos de grasa hidrogenada
  • 3 cucharadas de agua
  • 50 gramos de azúcar en polvo

De rápida preparación, la crema de mantequilla es una cobertura deliciosa y fácil de manipular. De las favoritas en las tortas de bodas norteamericanas.

Bate por unos minutos todos los ingredientes y obtendrás una masa cremosa. Luego, con ayuda de una espátula cubre tu delicioso pastel.

Otros tipos de cobertura


Fondant o pastillaje de azúcar

Es el más clásico de todos los clásicos. Complicado hacer en casa si no se cuenta con dominio de alta repostería. Por lo general lo apreciamos en blanco revistiendo con su liso perfecto las tortas de bodas más tradicionales. Es una cobertura de origen italiano hecha a base de azúcar, glucosa, glicerina y gelatina incolora.

Merengue

Suizos, franceses e italianos tienen la autoría sobre las coberturas de merengue. Pero existe diferencia entre ellos. El suizo por ejemplo es más contundente, mientras que el italiano es más estable. Dependerá del efecto que le quieras dar a tu torta de bodas. El acabado siempre será desenfadado o rústico.

Glasé real

A pesar de su apariencia sofisticada la preparación del glasé real es bastante sencillo. Hecho a base de huevo, limón y azúcar en polvo. Sin embargo la manipulación requiere mucho cuidado.

Chocolate

Otro de los favoritos de hoy en día es la cobertura de chocolate. Económica y fácil de manipular, con múltiples opciones para complementar. Y por supuesto, bastante atractivo.

Torta desnuda

Atención que las naked cakes o tortas desnudas volvieron para quedarse. Despojadas de toda cobertura, muestran al natural de qué están hechas para llamar la atención del más despistado.