El corazón es el emblema por excelencia del amor. Trae a nuestras mentes el romanticismo, sensibilidad, ternura, afecto, pasión, cariño y todos esos sentimientos maravillosos que atesoran para la persona amada, aquella con quien hicieron un compromiso de compartir la vida juntos y lo ven reflejado cada momento en ese precioso anillo de compromiso. Los corazones son ‘esos básicos’ en la decoración para matrimonio dando el toque especial que complementará perfectamente a los adornos para matrimonio. Úsenlos para darle vida a las sillas o bancas del templo o lugar de la ceremonia o aviven el lugar de la recepción colocándolos en la entrada y en la mesa de honor. Aquí les mostramos cómo elaborarlos ustedes mismos desde la comodidad de su hogar ¡tomen nota!

¿Qué materiales necesitan?

  • 1 ramo de flores pequeñas o silvestres. Consideren ramos de flores naturales que puedan resistir toda la jornada bridal. 
  • Alambre base (60 centímetros para cada corazón)
  • Alambre en hilo verde
  • 1 cinta de agua verde
  • 1 cinta de seda púrpura
  • Tijeras multiusos (alambre/flores)

Elaboren sus corazones de flores: ¡manos a la obra!

  • 1. Denle forma. Tomen los extremos del alambre y calculen la mitad. Con la ayuda de un lápiz, hagan que lo rodee y se cruce justo en el centro. De este modo les será más fácil darle la forma de corazón.

  • 2. Fórrenlo. Con el alambre ya con la forma de corazón, procedan a darle color a la base. Para eso han de sujetar un extremo de la cinta de agua de color verde y colocarlo alrededor del alambre de forma oblicua (/), de modo que quede bien asegurado. Procuren darle cuatro vueltas fijas, antes de empezar a cubrir toda la base, así evitarán que se suelte.

  • 3. Decórenlo con flores. Con ayuda de la tijera, y teniendo mucho cuidado de no dañar sus flores, recórtenlas en pequeñas ramas. Haciendo uso del alambre en hilo, sujeten cada rama, dándole dos vueltas. Avancen hasta llegar a la mitad de cada una. La idea es que el otro extremo quede libre para que se luzcan mejor. Una a una repitan el procedimiento sin dejar espacios de la base sin ser recubiertos por sus florecillas.

  • 4. Incluyan detalles. Ya tienen su corazón de flores DIY, y pueden repetir el procedimiento para hacer la cantidad de corazones que necesiten para completar su decoración nupcial. Solo queda pendiente un detalle que no pasará desapercibido. Recorten 50 centímetros de cinta de seda púrpura y sujétenla a la base del corazón. Luego háganle un lazo discreto. Pueden utilizar más de una cinta y color.

El día de su matrimonio en el campo o en la ciudad, será uno de los más felices de sus vidas, donde podrán jurarse amor eterno e intercambiar las argollas de matrimonio en presencia de sus queridos familiares y amigos, en medio de una decoración de local para matrimonio que invite a la alegría y demuestre el gran amor que tienen el uno por el otro. Que estos corazones con flores hechos por sus propias manos aporten ese toque único y lleno de encanto para la celebración nupcial que siempre anhelaron.