Es una de las personas que hace parte de tu circulo más importante, es como una hermana para ti, salen juntas de compras para ver los mejores vestidos de fiesta que hay en el momento si tienen un evento especial al que asistir, tu mejor amiga siempre estará allí cuando lo necesites y más ahora si te encuentras realizando los preparativos para tu matrimonio. Sin embargo, en ese punto en el que te encuentras no siempre vas a disponer del tiempo suficiente para estar con ella o no tendrás el humor amable y divertido que te caracteriza por el nerviosismo que te produce pensar en la elección de tu vestido de novia, en revisar junto a tu pareja los modelos de tarjetas de matrimonio, entre otros aspectos. Pero ella, sabrá leer entre líneas, comprenderá que se trata de una situación y una planificación especial que requiere toda tu atención. Por estos motivos, queremos compartir contigo algunas de las conductas más comunes que te surgirán y que sólo tu mejor amiga podrá entender sin juzgarte y sólo dándote su apoyo. ¿Quieres saber cuáles son? Te las contamos a continuación: 

1. A pesar de no escuchar sus consejos, seguir a tu lado

Durante los preparativos de boda van a darse situaciones en las que tendrás que decidir entre una cosa u otra, y es probable que tu mejor amiga, por conocerte a la perfección, quiera brindarte algunos consejos para que se te haga más fácil darles solución, y probablemente ocurra que, en algunos casos, no los tengas en cuenta porque has basado tu decisión en tu instinto o porque has llegado a una conclusión junto con tu pareja. Ella no se lo tomará como algo personal, comprenderá que se trata de algo que determinarás en pareja o porque confías en lo que siempre soñaste para ese gran momento. Tu mejor amiga, seguirá a tu lado y te hará saber que está allí, si necesitas su opinión.

2. Inflexible en tus ideas

Es probable que solicites que te acompañe a algunas de tus citas con tus proveedores para ver las opciones que tienen para ti, quizás no era lo que esperabas y sigues obstinada con una idea que a lo mejor no es la más adecuada para el día del matrimonio. Tu amiga intentará hacerte entrar en razón, y quizás por la agitación del momento tu respuesta hacia ella no se la más cariñosa. Ella te conoce y sabe que quieres que todo vaya sobre ruedas, aun recibiendo estas contestaciones poco gratas de tu parte, siempre se sentirá en la obligación de decirte y darte la razón cuando la tengas.

3. Hablar más de ti

Es tu boda así que tú eres la protagonista, es algo que tu mejor amiga sabe y comprende a la perfección. Notarás que algunas de las conversaciones que mantengan, tu terminarás enfocándolas a la elección de tu peinado de novia o en lo feliz y emocionada que te encuentras viendo los modelos de tortas para matrimonio. Ella, estará preparada para oírte, se alegrará igual que tú con cada detalle que le cuentes.

4. Hablarle mal, producto del estrés

Puede ocurrir que tu estado de ánimo varíe mucho durante los preparativos a la boda e, incluso, puede que llegues a tener malas reacciones hacia tu mejor amiga. Por suerte ella te conoce, te quiere y entiende por lo que estás pasando, así que no te preocupes, que su amistad no se dañara por eso.

5. Obligarla a que haga lo que no quiere

Tu mejor amiga estará dispuesta a hacer o a usar aquellas cosas que no le gustan, en especial si se trata del vestido de dama de honor. Por ejemplo, que sea de un color que no le favorezca y que, además, lo aborrezca. Se lo pondrá porque se lo pides tú y sabe que es para una ocasión única e irrepetible.  Sin embargo, sería un buen gesto de parte, consultarle o al menos explicarle por qué lo has decidido.

6. Tu egocentrismo momentáneo

Tal vez, se te suba a la cabeza la idea de contraer matrimonio, y le menciones constantemente tu excelente estilo para escoger el lugar donde celebrar la recepción, presumir de tu anillo de compromiso hablando de lo costoso que se ve, el buen gusto que tiene tu novio, entre otras cosas. Lo primero que podrías pensar es que esto pueda generar envidia, nada más lejos, tu amiga se alegra de ver lo contenta que estás, la fortaleza que tienes para realizar día a día cada una de tus tareas de planificación. Tu felicidad será la de ella también.

7. Disponer de ella sólo para pedirle favores

No confías en alguien más para realizar determinadas cosas, eso lo ve tu mejor amiga. Sabe que todos los favores que le solicitas es porque la consideras tu mano derecha. La que mejor te conoce y que sabrá cómo reaccionar frente a alguna situación que pueda surgir. 

8. Olvidarte de su existencia

Tienes mil cosas en la cabeza como programar las visitas con tu proveedor para ver los bouquets de novia, contactar con el fotógrafo para indicarle cuál es el sitio para la sesión de fotos de preboda, hacer las pruebas del vestido de novia o definir con tu prometido cuál es el destino para la luna de miel. Con todos estos preparativos posiblemente no hables tan a menudo con tu mejor amiga, ya no le escribas o dejes mensajes como solías hacerlo.  Ella comprenderá que tienes muchas cosas que resolver y en las qué concentrarte, te echará de menos, pero te enviará toda la energía positiva para que todo salga como tú quieres.

Tu mejor amiga estará disponible siempre, lo sabes. No sólo durante la planificación de tu matrimonio, también lo hará el día en el que darás el ¡Sí, quiero! pues te asistirá en todo lo que necesites. Qué tal entonces, si aprovechas también para darle una mano aconsejándola sobre cuál podría su peinado más favorecedor o mirando juntas algunos accesorios de fiesta. Y recuerda quien en encuentra un amigo, encuentra un tesoro. ¡Cuídala!