Marta y Miguel siempre quisieron una boda diferente y única y cuando fueron de vacaciones a la isla griega de Santorini, supieron que habían encontrado el lugar perfecto para darse el sí quiero.
Los novios organizaron una destination wedding y empezaron las celebraciones el día anterior a la su boda haciendo un recorrido por Santorini, sus familias y amigos disfrutaron de un día inolvidable haciendo snorkel y disfrutando de las cristalinas aguas de las islas griegas.

 

 

 


El espectacular marco de las islas del Egeo y los grandes y hermosos girasoles que decoraban la ceremonia al pie del mar le daban un toque muy especial y emotivo.

 

 

 


Marta y Miguel decidieron hacer un emocionante intercambio de votos matrimoniales. El paisaje más puro que hemos podido imaginar y encontrar. Agua, tierra, aire y fuego, que en breve aparecerá e iluminará nuestra noche. Los cuatro elementos de la antigüedad griega. Y aquí estamos, comparando la pureza de esas cuatro raíces con la pureza del quinto elemento, del amor, con estas palabras Miguel finalizaba sus votos, mientras el sol se ponía.

 

 

 

 


Marta lucía un vestido de Manu García, un modelo inspirado en los años 20, con falda de flecos. Miguel se veía muy elegante con el esmoquin de corte clásico que eligió para la ocasión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Durante el aperitivo los invitados se encontraban con un hermoso libro de firmas. Para la cena, dispusieron de mesas redondas decoradas románticamente con jarrones de agua y velas flotantes y rodeadas de orquídeas blancas y rosas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al finalizar la cena, los novios quisieron compartir un video como homenaje y agradecimiento a la familia, con este video Miguel y Marta quisieron que iniciara su fiesta de matrimonio. Sin duda ni los novios ni sus invitados olvidarán nunca una boda tan hermosa como la que vivieron en Santorini.