Kusina Pachacamac

Más de una vez nos hemos enternecido al ver pasar por la calle un auto de novios. En absoluto pasarán inadvertidos por una avenida principal de Lima, mucho menos del interior del país, sea por su coqueta decoración o por su propia estética, marca, año, ya que, por lo general, es elegido con riguroso cuidado por la pareja. Puede tratarse de un carro de colección, de lujo, retro o deportivo. Incluso despojarse del rugido de su motor y verse reemplazado por caballos, pero no de fuerza, sino por hermosos corsés de cuatro patas. Todo dependerá de la personalidad de los futuros esposos, aficiones, estilo de la boda y claro está, el presupuesto.

Protocolo del auto de novios

Lunar Fotografía

Lo que poco se sabe y hoy te contaremos es que después de escoger el carro que más les gusta, así sea el propio, deberán tener presente las formalidades detrás del auto de los novios.

  • Los alquileres de autos por lo general son de 4 a 6 horas e incluyen el traslado de la novia hasta el lugar donde se lleve a cabo la ceremonia, un breve paseo por la ciudad para la pareja, su traslado al lugar donde se realizará la sesión de fotos y luego hacia el banquete. En algunas ocasiones incluye una botella de champagne.
  • La decoración del auto de los novios debe ser sobria, no se dejen sorprender por costosas decoraciones e innecesarias.
  • Es recomendable hacer una prueba del recorrido de la ruta de los novios un día previo o por lo menos hacer un estudio de posibles salidas alternas en caso de presentarse tráfico.
  • El auto de los novios inicia su jornada en la puerta de la casa de la novia donde la esperará para llevarla hacia la iglesia/locación del matrimonio.
  • Ese auto deberá ser conducido solo por un chofer y no tener copiloto, a menos que deseen registrar el momento y llevar un fotógrafo o videasta.
  • La novia es acompañada por su padrino en éste primer tramo y deberá sentarse detrás del chofer siempre.

Encuentra tu estilo

DJ Brayan Benites

  • De colección

Líneas estilizadas, lustrosos cromados, asientos con finos tapices, accesorios de lujo y hasta modelos descapotables que nos trasladan a la belle époque. Si son una pareja que sucumbe ante estas joyas échense a buscar desde ahora porque no hay muchas en el mercado nupcial, ¡a reservar con tiempo!

  • De lujo

Sin duda las limusinas son los carros de lujo por excelencia asociados al mundo diplomático y al jet set, y uno de los autos favoritos de los novios. Dada la demanda, podrán encontrar buenos precios si reservan con tiempo e inclusive el que se ajuste al presupuesto de su matrimonio, con versiones más económicas pero que por nada pasarían desapercibidos. Si desean tomar distancia de ellos e ir por algo más exquisito, ojo a Citroën limousine, Cadillac LaSalle o el clásico Rolls Royce.

  • Deportivos

Puede que tú te imagines siendo llevada por un modelo más clásico y elegante durante tu gran día, mientras que su novio, aficionado a los motores, prefiera el rugido de un auto deportivo. No lo culpes, estamos seguras que podrías rendirte con facilidad ante un Lamborghini, Ferrari, Porshe o Ford Munstang diseñado por el norteamericano Lee Iacocca. Engríelo si escogiste todos los otros detalles de tu matrimonio, bien se merece elegir su carro favorito, si está dentro de sus posibilidades.

  • Vintage

Como sabemos, entra en la línea vintage todo aquello que haya celebrado 50 años o más de antigüedad. En ese universo de autos encontrarás el Jaguar XK 120, Mercury Blues, Chevrolet Impala, el Volkswagen Escarabajo, el Mini Cooper y todos esos autos del cine clásico de colores llamativos y grandes motores que nos enamoraron.

  • Sidecar

Poco comunes en nuestro país, pero si son una pareja peculiar es posible que encuentren algún coleccionista que se las rente durante su gran día.

  • Calesas

Los novios que cambien el motor por la ecológica alternativa de las calesas habrán matado ‘dos pájaros de un tiro’ pues hacer una llegada sobre ellas redondeará el estilo de un matrimonio que se desee estilo rústico, romántico o retro/vintage y por supuesto el perfecto equilibrio con el cuidado del medio ambiente. Y por si fuera poco, dejar con la boca abierta a propios y extraños.