Los bouquets de novia de un solo color son una tendencia que no querrás dejar pasar. Si optaste por unos arreglos florales para boda con un solo tipo de flores, si tu decoración para matrimonio es de un color en particular o si quieres causar una impresión inolvidable con tu ramo, optar por uno de estilo monocromático es una elección inmejorable. ¿Quieres saber cuáles son las claves de su diseño y los trucos para conseguir que sea lo que sueñas? Entonces, no te pierdas ni una sola de las siguientes líneas.

1. Con un solo tipo de flores

Puedes optar por un ramo que tenga un solo tipo de flor. Lo esencial de este tipo de arreglo es que las flores sean voluminosas y por sí mismas, llamativas. Para este tipo de bouquet son recomendables las rosas, las calas o cartuchos, las peonías y las hortensias. Para resaltarlo, combínalo con una base de vegetación y asegúrate que guarde el estilo de tu matrimonio. Aunque las flores sean de un solo color, no significa que no puedas combinarlas con hojas y vegetación de color verde.

2. Un solo color, distintas flores

La tendencia más chic y moderna en los bouquets, consiste en combinar diversos tipos de flores con el mismo color. La clave del diseño está en combinar distintos tamaños y formas de la misma gama de color. Crea una paleta de colores que combine tonos próximos de una forma llamativa. Incluye vegetación fresca y flores secas que no distraigan la atención de los colores principales y que creen un poco de interés. Un ramo blanco, por ejemplo, puede combinar rosas blancas y marfil, dalias de distintos tipos y paniculata.

3. ¿Qué color elegir?

Si bien la primera opción es un color acorde con la paleta de colores de tu boda, puedes optar por uno diferente, que se adapte a tu modelo de vestido de novia. Por ejemplo, para una boda clásica de colores neutros, blanco o ivory, elige un ramo color rojo carmesí. También puedes elegir un color acorde a la estación o al lugar donde realices la boda. En otoño vendrán bien colores cálidos como el naranja o el amarillo, mientras en invierno querrás lucir tonos intensos como el rojo y el morado. Para un matrimonio en la playa, una seductora combinación de hortensias serán el buscado azul de la boda.

4. Hazlo interesante: textura y dimensión

Para que el ramo no parezca simplemente un artículo plano, de un solo color, utiliza la textura y las dimensiones para convertirlo en un elemento llamativo. Para esto, opta por un ramo en cascada o asimétrico, por ejemplo, cuya forma añada expresividad a su contenido. Crea las texturas con varios tipos de flores, vegetación seca y fresca, frutas y bayas que hagan que el ramo sea sorprendente. Por ejemplo, sorprende a a tus invitados con la combinación de anturios, moras silvestres y cerezas o con un bouquet asimétrico en tonos verdes que mezcle suculentas y grandes hojas verdes selváticas.

5. Complementos para el bouquet

Además de contener una llamativa gama de tonos del mismo color, el secreto de un buen bouquet monocromático, está en juntarlo con lazos de cinta de raso con colores contrastantes o partes de tela que le den el efecto que buscas. Une cintas del mismo color con diversos tonos, para lograr un efecto evocador. Estos accesorios pueden ir en un llamativo adorno que solo sujete el ramo o descolgar sobre el vestido para un mayor impacto. Recuerda que puede tener un color distinto al de las flores y ser, incluso, “el algo azul” de tu boda.

¿Te imaginabas todas las posibilidades que tiene un ramo de flores naturales de un solo color? Acá tienes las primeras ideas, ahora compleméntalas con tu creatividad e ingenio. Contacta con las mejores florerías de matrimonio en nuestro Directorio de proveedores, con el asesoramiento de los profesionales más experimentados podrás conseguir un estilo bridal único y armónico. ¡Que tu bouquet sea la inspiración floral y monocromática de muchas bodas!