El comercio on-line está en pleno apogeo y cada día nos ofrece más opciones y el mundo de las bodas no se ha quedado atrás. Muchas páginas web se han posicionado como líderes en productos nupciales y seguro que en más de un momento sientes la tentación de comprar algo para tu matrimonio por internet. Si estás pensando en hacer una compra on-line, ten en cuenta estos consejos antes de hacerlo.

Infórmate

Una vez que encuentras una web que tiene lo que te interesa, infórmate bien sobre sus condiciones de compra, envío y devolución. La oferta por internet es muy grande, pero no todas trabajan de la misma manera, antes de comprar fíjate qué condiciones son las que más te convienen. 

La reputación online

Gracias a foros, redes sociales, etc. puedes saber la reputación que tiene una página web, qué opinan los usuarios de los productos y de los servicios, si quedan o no satisfechos. Pon atención a lo que dicen del servicio al cliente y el post-venta. También puedes leer los comentarios de las novias de nuestra Comunidad. 

Pide referencias

También puedes consultar a tus amigos y familiares, para saber si han comprado en esas webs y qué tal fue todo el proceso de compra y envío.

El tiempo de envío

Es fundamental que tengas claro esto antes de realizar la compra, no te arriesgues y compra todo con un buen margen de tiempo antes de tu matrimonio. En los envíos, siempre puede darse algún imprevisto y que se demore más la entrega.

Seguimiento de envíos

Muchas tiendas on-line tienen una opción que te informa a tiempo real del estado de tu pedido, y que te ofrece un seguimiento en tiempo real del envío del producto. 

Debes ser realista

Vas a encontrar miles de artículos, ofertas y opciones y aunque tengas mucho cuidado en elegir un tamaño, una talla o un color específico, siempre existe la posibilidad que no te llegue exactamente lo que esperabas. Si se trata de una prenda de vestir puede que sólo tengas que hacer un arreglo. No te estreses. 

Los pagos

Antes de realizar cualquier pago on-line, asegúrate que se trata de una empresa real, con métodos de pago seguros, que tenga candados de seguridad para realizar las transacciones y sellos de confianza. Por último no te olvides de revisar las reglas que tiene la empresa sobre la protección de datos personales.