Bruno Urbina

Un rostro bello es aquel que más se acerca a la simetría y el maquillaje habrá cumplido su objetivo si logra ese equilibrio. El buen uso del tonalizador e iluminador te garantizarán el punto de partida hacia la meta.

El primero, sea en barra o polvos deberá ser tres tonos más oscuro al color de tu piel y sirve para disimular las zonas angulosas de la cara, aleja y minimiza visualmente aquello que no aporta hacia la ansiada perfección. El segundo destaca, agranda y sirve para trazar el triángulo de luz que se delinea desde la parte baja de la frente, (sobre las cejas) y se une en un punto sobre los labios.

Luego se aplica la base, sumado a un rubor que vaya con el tono de tu piel, sea fría o cálida. Complementado con un buen efecto en ojos y labios, te llevará hasta el anhelado maquillaje perfecto.

Mary Producciones

Ovalado

Empezaremos por decir, que el rostro ovalado es simétrico, es decir, aquel que más se acerca a la perfección. En adelante, toda recomendación que haremos estará orientada a lograr que las otras formas de las que hablaremos, se asemejen o alcancen visualmente los rasgos de éste, claro está, con ayuda de maquillaje.

Una vez conseguido, solo nos preocuparemos por encontrar la mejor combinación de colores o dedicarnos al estilo que queremos darle, puesto que el equilibrio se habrá obtenido con los trucos que se esconden tras el buen uso del tonalizador e iluminador.

Redondo

Este rostro de forma circular es el más común y se afina hasta hacerlo lucir como el ovalado utilizando el tonalizador en los ángulos de la mandíbula. También se debe aplicar sobre la sien y sutilmente en las esquinas de la frente. De esta forma, habremos sentado las bases para el efecto visual que deseamos. Si es un rostro bastante esférico, podemos trazar una línea oblicua que va justo desde debajo de los pómulos hasta perderse por la comisura de los labios. Está negado el uso de rubor.

Juliette Fotografía

Alargado

Es circular, pero ligeramente estirado en los extremos superior e inferior. Se aplica tonalizador bajo la barbilla y sutilmente en el extremo superior de la frente. Se obtiene la proporción con el uso de tonalizador sobre los pómulos o manzanas hasta la mitad de la nariz. Jamás llevar la línea hacia la comisura de los labios, pues eso lo alargaría aún más y es justo lo que no queremos.

Cuadrado

Es el más anguloso, tanto en frente como mandíbula. Se aplica el tonalizador en los cuatro puntos que le dan rigidez a esta forma de rostro para conseguir que tenga el efecto visual ovalado. De ninguna manera se debe aplicar tonalizador en la barbilla, pero sí sobre la sien.

Diamante

Tal como su nombre lo indica, tiene la forma de esa piedra preciosa, estrecho en la barbilla y anguloso en la parte superior. Nos concentraremos por suavizar sus tres ángulos, aplicando el tonalizador en las esquinas de la frente y, dependiendo que tan alargado sea, hacia el mentón para dar el efecto ovalado. El rubor se aplica bajo el pómulo.

MG Make Up Artist

Corazón

Es similar al diamante pero en la parte superior tiene una entrada central que le proporciona la forma de corazón. Aquí no tenemos ángulos en la frente, pero si entradas a las que debemos darle el efecto ovalado. En el mentón también se aplica un punto de tonalizador y de ninguna manera se utilizará rubor sobre los pómulos.

Triángulo

Es el opuesto al rostro diamante por lo tanto nos dirigiremos a suavizar los ángulos de la mandíbula y sobre el extremo superior de la frente un punto de tonalizador. Tampoco se utiliza el rubor sobre los pómulos.

Si después de leernos pudiste identificar tu tipo de rostro ahora ya sabes cómo obtener el maquillaje perfecto.