Di Natale Photo

Tras ese velo de luz natural que toda novia luce durante su matrimonio hay un trabajo minucioso y previo que empieza mucho antes de su prueba de maquillaje. Desde la preparación de la piel, estilo y la elección correcta de su paleta de colores.

BB Cream, CC Cream, gloss, corrector, bases, polvos, rubor, rímel, delineadores, líquidos, en barra, con aplicadores, mates, brillantes, y todas sus demás variantes ¿cómo saber por dónde comenzar y qué producto elegir dentro de ese vasto universo llamado bridal make-up o maquillaje nupcial? Toma nota…

Maria Rei Fotografía

Prepara tu piel

De nada habrá valido encontrar el estilo de maquillaje para novia ideal, o los mejores profesionales que se encargarán de ello si antes no preparas tu piel. Desde ya, incluye dentro de tu inversión, mínimamente, un par de visitas a un spa para una limpieza profunda de rostro. No esperes un día previo a tu matrimonio para hacerlo. Separa tus citas con tiempo, de modo que la última cita sea como máximo, una semana previa a tu gran día. Eso te dará tiempo para nutrir tu piel y dejarla tersa para lo que se viene.

Encuentra tu tono

La prueba de colorimetría la hacen los expertos colocando una hoja de papel platino justo bajo el rostro proyectándola hacia arriba y repiten el mismo procedimiento con otra de color dorado. Una piel fría irradiará luz con el plateado, mientras que una piel cálida, resaltará indiscutiblemente con el dorado.

Blackbelt

Corrector

Ayuda a corregir esas pequeñas imperfecciones de tu rostro y que se tornan incomodas un día en el que todos tus invitados se concentrarán en ti, pero sobre todo tu novio. Siempre deberá ser uno o dos tonos más claros y prefiere la presentación líquida, pues es la que se difumina de manera más prolija sobre todo tipo de cutis.

Base

Prefiere una que vaya con tu tipo de cutis y tono de piel. No hacerlo podría hacerte lucir acartonada o por el contrario con mucho brillo. Ni que decir si no eliges la tonalidad adecuada, que podría marcar una línea de color desagradable entre tu cara y cuello. Mucha atención, si te casas en la playa o en espacios abiertos, de que lleve -si o si- protección UV.

Maria Rei Fotografía

Rubor

El objetivo del rubor es proporcionar calidez al rostro y marcar los pómulos. Deberás apuntar por los tonos melocotón o durazno si tu piel es morena o capulí. Las pieles frías, es decir claras y pálidas deberán buscar entre las distintas tonalidades de rosado. Una piel morena sin miedo debe dirigirse por los colores más intensos, como rojos o vino.

Sella

Los polvos traslúcidos sellarán tu maquillaje de novia y su función es mantenerlo intacto durante tu larga jornada, recuérdalo.

Miradas que atrapan

Los ojos son el punto visual más importante de tu rostro seguido por los labios. No hay justificación para no valerte de delineadores, sombras, pinceles, incluso pestañas postizas, es decir, sacarle la máxima ventaja al maquillaje, y lucir una mirada naturalmente cautivadora. Y dado que las lágrimas serán parte de tu día, no olvides la máscara de pestañas a prueba de agua.

Color para tus labios

Sin complicaciones el maquillaje de novia apuesta por los tonos rosa, durazno pastel o brillos. Los colores fuertes y más protagónicos quedarán reservados para la mujer con personalidad que desee dar un efecto intencional a su look, por ejemplo al combinar un labial rojo vino con su hermoso bouquet de novia.