Diciembre es uno de esos meses en donde es necesario hacer un stop en sus actividades para dedicarse a disfrutar de su primera Navidad como esposos y compartir estas fechas tan especiales con las personas que más quieren. Será la oportunidad ideal para recordar momentos especiales de sus vidas, como los ocurridos durante su boda: sonreirán al acordarse de esa amiga tan tranquila, luchando por atrapar el tan preciado bouquet de novia o cómo las damas de honor, adornadas con sus vestidos de fiesta, se encargaron de animar la fiesta para que todos se divirtieran. Ya que se acercan estos días de reflexión y dedicados a la familia, no dejen de tomar sus manos y unir sus argollas de matrimonio para pensar en todo el amor que tienen para darse.

1. ¿Solos o acompañados?

Como seguramente están acostumbrados a pasar estas fiestas con sus respectivas familias, puede ser un tanto confuso decidir qué harán ahora que ya están casados. Lo importante es que se sienten a conversar y que los acuerdos sean justos para ambas partes, para que no se generen resentimientos y continúen mejorando como pareja.

  • Navidad para dos

Si están seguros que quieren pasar juntos esta primera Navidad en su nuevo hogar, será recomendable que lo comuniquen con tiempo a sus respectivas familias para que ninguna de las partes se genere falsas expectativas. Ustedes están en todo su derecho de querer preparar una cena para dos, escuchar su música preferida mientras el locutor hace la cuenta regresiva, saludar al niño Jesús (para los creyentes) y disfrutar de los coloridos juegos artificiales.

Como una manera de estar cerca de su familia en este día, ¿por qué no graban un video para saludarlos y desearles felices fiestas, y luego se los mandan por internet? Ya al otro día, si no viven en otra ciudad, se organizan y los abrazan personalmente.

  • Pareja anfitriona

Podrían invitar a sus familiares y amigos más cercanos a que pasen Navidad con ustedes, por lo que es necesario que les avisen con tiempo para que estén seguros si asistirán o no. Recuerden que todo con anticipación es mucho mejor, como cuando sus primos de provincia o el extranjero recibieron los modelos de tarjetas de matrimonio, confirmaron su participación y les pidieron que los esperaran con un buen pisco peruano para bailar hasta las últimas consecuencias. En este caso, se tratará del chocolate clásico, acompañado del tradicional panetón, la carne elegida y los acompañamientos.
No se olviden de las respectivas fotografías para colgar en sus redes sociales o colocar en su álbum con la fecha y los nombres de todos los asistentes.

  • Un día para ti, otro para mí

Pasar el comienzo de la Navidad con una familia y visitar a la otra al medio día o en la tarde del 25 también es una opción salomónica para ambos. Así nadie quedará descontento porque sabe que rotarán cada año y el acuerdo se respetará. Porque de ninguna manera sería justo que alguno de los dos intente imponerse y jale siempre agua para su molino, sin importarle los sentimientos del otro. Recuerden que el amor está basado en el respeto, la comunicación, en ponerte en el lugar del otro y buscar el crecimiento de ambos. Tampoco se olviden de llevar algo para compartir con sus seres queridos: panetón, champagne, galletas preparadas en casa o un queque casero con el mismo sabor que la torta de matrimonio civil que tanto gustó.

  • Cada uno con su familia

También encontrarán parejas que deciden pasar estas fiestas de forma separada en las casas de sus respectivas familias. Al siguiente día, visitan a sus familias políticas o se comunican con ellas vía telefónica o internet.

2. Compras navideñas

Antes de decidirse por el primer objeto que los emocione, sigan caminando y observen todo lo que ofrecen los diferentes comercios: para que comparen precios y ahorren, elijan variedad y compren adornos u otros objetos que se vean realmente geniales en su nuevo hogar. Lo importante es que lo hagan juntos, con ese sentimiento especial que caracteriza estas fechas y que se refleja en el amor que siente uno por el otro. Ya antes hicieron lo mismo al decidir los detalles de la decoración de local para matrimonio o al conversar con el proveedor de tarjetería sobre las tipografías que quedarían mejor para los modelos de partes de matrimonio.

3. Maestros de la decoración

Aunque no sean unos expertos en la materia, saben lo que quieren para ustedes y su nuevo hogar. Así que no se preocupen, lo valioso es que trabajen juntos y con mucho amor. Empiecen por decidir la ubicación del árbol, del nacimiento, de los adornos, y coloquen en la mesa un objeto que sea representativo de estas fiestas, como lo fueron los centros de mesa para boda de su recepción. También pueden optar por un florero navideño que lleve en su interior un ramo de flores naturales.

4. Regalos con amor

Aunque la publicidad haya banalizado un poco estas fiestas, un regalo hecho a mano o entregado de corazón, pensando en la persona que lo recibirá, siempre será muy valioso. Tal vez una caja de madera en miniatura que ustedes puedan decorar, un álbum fotográfico con los mejores momentos de la otra persona, un libro, una tarjeta conmovedora o divertida, un picnic o un paseo por la playa podrían ser buenas opciones para entregar en estas fiestas.

5. Juntos en la cocina

Si la pasarán solos en casa apóyense en las tareas: limpieza, lavado, decoración y cocina. Descubran juntos que son capaces de dar vida y sabor a la receta heredada de la abuelita o sacada de internet. Y si estarán con sus familias no olviden que mientras más manos ayudando, mucho mejor.

6. Preparen actividades

Que la música, los juegos, la buena conversación y las películas navideñas no falten para complementar estas fechas. Sorpréndase con un concierto exclusivo, sus flores preferidas, un paseo inesperado (…). Y si son creyentes no dejen de darse una vuelta por la iglesia para saludar al dueño del cumpleaños: Jesús. Y si no pueden ir, él siempre los escuchará donde quiera que ustedes estén.

Más allá de las creencias que tengan, se trata de vivir la experiencia y aprovechar estas fechas para decirles a las personas que más quieren cuán importantes son en sus vidas: ya sea que estén cerca o lejos de ellas. Lo notable es que lo digan con el corazón y lo demuestren en el día a día. Tanto si pasarán su primera Navidad de recién casados solos o con toda la familia, no dejes de sentirte grandiosa y luce ese vestido de noche que tanto te gusta y separa con tiempo la fecha en la peluquería, para que lo acompañes con un peinado de noche que resalte aún más tu belleza.