Zúñiga Films

Es normal no poder evitar ver a cada instante el anillo de compromiso que está sobre tu mesa de noche, mientras esperas que llegue pronto el gran día. Te imaginas entrando al local de recepción de su brazo, luciendo tu vestido de novia corto, en medio de las miradas atentas de sus invitados, que se encuentran rodeados de la decoración para matrimonio. Y no puedes evitar emocionarte al pensar en su alegría cuando al tomar la palabra le expreses todo tu amor a través de alguno de los poemas de amor para leer en el matrimonio civil.

Matrimonio de Joqsan & Rosa

El significado de un “te quiero”

Las palabras de amor dichas con el corazón guardan hermosos significados que traspasan el tiempo y las individualidades. Crean sensaciones que regocijan a los enamorados y enaltecen los más tiernos sentimientos. Como lo que sentiste cuando escuchaste de sus labios decirte “te quiero, ¿quieres casarte conmigo?” y abrió la caja que contenía, tal vez, el anillo de compromiso de oro blanco, como símbolo de una eterna felicidad juntos. Y después sellaron su compromiso con un beso tan profundo y sincero como el que se entregarán cerca de los arreglos florales para boda al término de la ceremonia y de ahí por el resto de sus vidas.

1. En palabras breves - Marco Antonio Corcuera

En palabras breves y silencios largos,
lo que yo te quiero no hay cómo expresarlo:
ni lo puede el alma,
ni lo dice el labio,
ni lo canta el beso,
ni lo llora el llanto.

Lo que yo te quiero
es para rezarlo a oscuras y a solas
con temblor de manos,
fijo el pensamiento,
los ojos cerrados,
recorriendo el hilo
lento de un rosario
en el que las cuentas fingen, fulgurando,
lágrimas que llegan
con hondo cansancio
como condenadas
a seguir pasando
sin que nunca puedan secarse en los labios.

Sotero Aguilar

2. Te quiero - Mario Benedetti

Tus manos son mi caricia, mis acordes cotidianos,
te quiero porque tus manos trabajan por la justicia.
Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y
todo y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro contra la mala jornada,
te quiero por tu mirada que mira y siembra futuro.
Tu boca que es tuya y mía, tu boca no se equivoca,
te quiero porque tu boca sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice
y todo y en la calle, codo a codo somos mucho más que dos.
Y por tu rostro sincero y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo, porque sos pueblo te quiero.
Y porque amor no es aureola, ni cándida moraleja
y porque somos pareja que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso,
es decir que en mi país la gente viva feliz
aunque no tenga permiso.
Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice
y todo y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

3. ¿De qué modo te quiero? - Elizabeth Barrett Browning

¿De qué modo te quiero? Pues te quiero
hasta el abismo y la región más alta
a que puedo llegar cuando persigo
los límites del Ser y el Ideal.

Te quiero en el vivir más cotidiano,
con el sol y a la luz de una candela.
Con libertad, como se aspira al Bien;
con la inocencia del que ansía gloria.

Te quiero con la fiebre que antes puse
en mi dolor y con mi fe de niña,
con el amor que yo creí perder al perder a mis santos…
Con las lágrimas y el sonreír de mi vida…
Y si Dios quiere, te querré mucho más tras de la muerte.

Organízate

Cuando llega el amor 

Dicen que del amor nadie se salva y que tarde o temprano siempre llega, a pesar del tiempo y la marea. Tal vez cuando vieron por primera vez al amor de su vida supieron que querían estar con él o ella por siempre, o se demoraron un poco más en entregar su corazón. Si fue de una u otra forma ahora es parte de sus recuerdos y el inicio de su historia de amor, que pronto compartirán con las personas que más quieren cuando les envíen sus tarjetas de matrimonio civil.

4. Amor - Salvador Novo

Amar es este tímido silencio 
cerca de ti, sin que lo sepas, 
y recordar tu voz cuando te marchas 
y sentir el calor de tu saludo. 

Amar es aguardarte 
como si fueras parte del ocaso, 
ni antes ni después, para que estemos solos 
entre los juegos y los cuentos 
sobre la tierra seca. 

Amar es percibir, cuando te ausentas, 
tu perfume en el aire que respiro, 
y contemplar la estrella en que te alejas 
cuando cierro la puerta de la noche. 

El Tomate de Cieneguilla

5. Yo no necesito tiempo – Pedro Salinas

Yo no necesito tiempo para saber cómo eres:
conocerse es el relámpago. 
¿Quién te va a ti a conocer en lo que callas,
o en esas  palabras con que lo callas? 

El que te busque en la vida  que estás viviendo,
no sabe mas que alusiones de ti, 
pretextos donde te escondes. 
Ir siguiéndote hacia atrás en lo que tú has hecho, antes, 
sumar acción con sonrisa,  años con nombres,
será  ir perdiéndote. Yo no. 

Te conocí en la tormenta. 
Te conocí, repentina, 
en ese desgarramiento  brutal de tiniebla y luz, 
donde se revela el fondo  que escapa al día y la noche. 

Te vi, me has visto, y ahora, 
desnuda ya del equívoco, 
de la historia, del pasado, 
tú, amazona en la centella, 
palpitante de recién 
llegada sin esperarte, 
eres tan antigua mía, 
te conozco tan de tiempo, 
que en tu amor cierro los ojos, 
y camino sin errar, a ciegas,
sin pedir nada  a esa luz lenta y segura 
con que se conocen letras y formas
y se echan cuentas y se cree que se ve quién
eres tú, mi invisible.

Making Focus

6. Fui yo quien de los dos amó primero – Christina Rosetti

Fui yo quien de los dos amó primero,
después tu amor se alzó y tan desmedido
fue su canto que ahogó el dulce sonido del mío.
¿Quién dio más? Fue duradero mi amor,
desbordó el tuyo su venero un instante.

Te amé y te he comprendido,
me amaste tú por lo que soy y he sido.
Peso y medida para el verdadero amor no cuentan.
“Tuyo” y “mío” son palabras que no entiende.
Separados el amor alza el vuelo.
Dos es uno y uno es dos en amor,
ambos fiados en la fuerza y sentido de esa unión.
Nosotros somos del amor ese Uno.

7. Cuando por fin se encuentran dos almas - Víctor Hugo

Cuando por fin se encuentran dos almas,
que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío,
cuando advierten que son pareja,
que se comprenden y corresponden,
en una palabra, que son semejantes,
surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,
una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.

Esa unión es amor,
amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,
amor que es una religión,
que deifica al ser amado cuya vida emana
del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios
más grandes son los gozos más dulces.

Migamah Fotografía

8. Cien Sonetos de Amor – Soneto II - Pablo Neruda

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,
¡qué soledad errante hasta tu compañía!
Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.

En Taltal no amanece aún la primavera.
Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,
juntos desde la ropa a las raíces,
juntos de otoño, de agua, de caderas,
hasta ser solo tú, sólo yo juntos.

Pensar que costó tantas piedras que lleva el río,
la desembocadura del agua de Boroa,
pensar que separados por trenes y naciones
tú y yo teníamos que simplemente amarnos,
con todos confundidos, con hombres y mujeres,
con la tierra que implanta y educa los claveles.

ZOOMX Bodas

Más allá del amor

El amor que va más allá de las palabras, que endulza cada día y que acompaña sus vidas en cada momento, sin diferenciar tiempos malos de los buenos. Un amor que ama con verdad, dulzura, fortaleza; que entrega lo mejor de sí y valora lo que tienen juntos. Eso es lo que representa lo que siente uno por el otro y de lo que sus familiares pasarán a ser parte, cuando tengan en sus manos sus modelos de tarjetas de matrimonio, y cuando más tarde se reúnan alrededor de ustedes admirándolos y observando su decoración para matrimonio civil.

9. Cien Sonetos de Amor - Soneto XVII - Pablo Neruda

No te amo como si fueras rosa de sal,
topacio o flecha de claveles que propagan el fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.

Te amo como la planta que no florece y lleva
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra.

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,
sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

Made in Lima Love

10. Rima XCI - Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal.
¡Todo sucederá!
Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.

11. Cien Sonetos de Amor - Soneto XLIV - Pablo Neruda

Sabrás que no te amo y que te amo
puesto que de dos modos es la vida,
la palabra es un ala del silencio,
el fuego tiene una mitad del frío.

Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.

Te amo y no te amo como si tuviera
en mis manos la mano de la dicha
y un incierto destino desdichado.
Mi amor tiene dos vidas para amarte.
Por eso te amo cuando no te amo
y por eso te amo cuando te amo.

Tu Flash Creativo

12. Por siempre – Mario Benedetti

Si la esmeralda se opacara,
si el oro perdiera su color,
entonces, se acabaría nuestro amor.

Si el sol no calentara,
si la luna no existiera,
entonces, no tendría sentido vivir en esta tierra
como tampoco tendría sentido vivir sin mi vida,
la mujer de mis sueños, la que me da la alegría...

Si el mundo no girara o el tiempo no existiese,
entonces, jamás moriría Jamás morirías tampoco nuestro amor...
pero el tiempo no es necesario
nuestro amor es eterno
no necesitamos del sol
de la luna o los astros
para seguir amándonos...

Si la vida fuera otra
y la muerte llegase
entonces, te amaría hoy, mañana...
por siempre... todavía.

Tener poemas de amor para leer en el matrimonio civil no solo será una dulce sorpresa para su pareja, sino también para sus invitadas arregladas con sus mejores vestidos de fiesta, quienes no podrán evitar suspirar mientras ustedes se miran a los ojos y él acaricia dulcemente tu peinado de novia y te da un tierno beso en los labios.