Jhonson Bravo

Es una constante escuchar a muchas novias lamentarse por no haber podido disfrutar de su gran día como siempre soñaron. Se dedicaron, junto a sus novios, en cuerpo y alma a la organización de su matrimonio, la elección del estilo de casamiento, la búsqueda de la iglesia, el local de recepción, escoger su vestido de novia, peinado, maquillaje y otros tantos detalles para cumplir con una agenda que durará menos de 24 horas. Por su parte, el novio se lamenta del tiempo, entre tantos amigos y familiares, insuficiente para conversar con cada uno de ellos. Por lo menos para conversar en calma y recordar una que otra anécdota, por estar metido en las ocupaciones propias de su agenda nupcial. Es así que aparecen las wedding weekend o matrimonios de fin de semana, una respuesta silenciosa a las demandas de la pareja actual, que no se conforma con un solo día y que está ganando cada vez más partidarios.

¿Por qué celebrar tres días y no uno?

Los matrimonios de fin de semana son el sueño de los novios rumbo al altar. Esto no solo porque prolongarán su disfrute sino porque atenderán a sus invitados como realmente gustarían hacerlo y es casi imposible hacer cuando se trata de una boda convencional de un día. También porque ellos mismos se desgastarán menos y lucirán más descansados para disfrutar minuto a minuto. Las posibilidades de caer en una depresión post boda es menor cuando se trata de una wedding weekend. Amigos y familiares que requieran viajar desde el interior del país o extranjero para asistir a su casamiento también sentirán menos presiones de tiempo e incluso la posibilidad de hacer recorridos a los alrededores o simplemente entregarse al descanso. Ideal para las parejas provenientes de distintos países y ciudades.

MN Fotógrafos

¿Dónde celebrarlo?

Son ideales las locaciones retiradas, que permiten además del descanso, llevar a cabo el matrimonio sin mucho desplazamiento. Así tenemos los clubes campestres, hoteles, albergues que ofrezcan además de hermosas áreas verdes y comunes, servicios a la altura del estilo del matrimonio que se tiene en mente. Sobre todo, que garantice la privacidad que requiere un evento tan íntimo como una boda. Por lo general la tarea de la organización de las wedding weekend se le confía a un profesional de bodas o wedding planner, pero muy bien podría contratarse directamente con el recinto aspectos como espacios para la ceremonia y su decoración, cenas, almuerzos, desayunos y banquete de recepción.

Para quienes no puedan estar los 3 días

Cuando escojan el lugar, recuerden que debe estar ubicado en un sitio accesible para el grueso de invitados que no pueda estar presente durante todo el fin de semana.

Foto y Video de Bodas

Programa tentativo

Son los novios quienes deciden finalmente, el itinerario de tres días y dos noches, de viernes a domingo. Sin embargo, lanzamos un programa base que podría tener todo matrimonio de fin de semana sin echar de menos nada.

  • Viernes: cena o fiesta al aire libre

Desprendida de formalidades, son perfectas las parrillas en la terraza o jardín. Si se piensa en una pequeña fiesta de integración familiar, además de la cena podría terminar con música y bebidas espirituosas.

  • Sábado: descanso, spa y día central

Es el día principal en el que los novios se casan. Por lo general se marca para la tarde entrada la noche. Esto para dar tiempo que los invitados despierten descansados y luego se relajen en las áreas comunes del hotel o casa club, como piscinas o gimnasio. También se puede organizar visitas a los alrededores o tours cortos. La idea es dar tiempo para que puedan relajarse y a la vez alistarse para la ceremonia.  

  • Domingo: Desayuno y descanso

Contratar desayunos bufet durante todo el fin de semana es lo más recomendable, pero a tener en cuenta que el último día, los invitados podrían despertar en distintos horarios. Se requerirá de un servicio más prolongado, incluso pasado el mediodía, tipo brunch. Es el día para el cotilleo acerca del matrimonio y una buena despedida de sus seres queridos.