Liz Nuñez Especialista

El cabello es por excelencia la principal arma de conquista de toda mujer y para la novia, uno de los focos te atención durante su gran día, pues es el marco de su rostro. La estación más caliente del año por su parte, nos proporciona ciertas licencias a las que podemos recurrir para realzar esa melena oscura o peinado por el que ya te decidiste.

Mechas y reflejos dorados o caobas se han convertido en favoritos del verano y mantienen su vigencia con todas sus variantes. Barridos, californianas, babylight, balayages, todas ellas le proporcionarán luminosidad. Es importante, sin embargo, no dejarnos gobernar por el azar, sino asesorarnos por un profesional. Pensando en ti, hemos elaborado una lista de recomendaciones a tener en cuenta antes de dar el gran paso.

Sin complicaciones

Si aún no te decides por llevar mechas y reflejos, debes saber que te tomará más tiempo determinar cuál de todas te favorece más, dado que hacerlas es cosa sencilla y no toma mucho tiempo. Es preferible que te dediques un poco a la evaluación para decidirte por la que más aporte a tu look de novia. Si el resultado no es el que esperabas, siempre puedes devolverle el color que tenía tu cabello, y ‘aquí no pasó nada’.

Se adaptan a todos los peinados

Moños, trenzados, recogidos o semi-recogidos, cabellera suelta: mechas y reflejos se adaptan a todos los peinados. El resultado, siempre será un toque sutil de luz que realzará incluso tu tono de piel y sobre todo maquillaje.

Sin cambios radicales

Tal vez estés pensando que hacerte mechas y reflejos será una contribución demasiado radical para tu look de novia o que eso no va contigo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La iluminación tipo natural es la favorita, pero la diferencia de llevarla o no, sí que es grande.

¿Novia reservada?

También para ti existe un tipo de iluminación para tu cabello. Todo está determinado por el color que elijas y la cantidad de mechas que decidas realzar, y por supuesto el área: contorno de rostro, puntas o ambas. En la paleta de colores tal vez te toque decidirte por la tonalidad de menor contraste. El resultado será siempre una melena con brillo y volumen. Ideal para tu reportaje fotográfico de bodas.

¿Novia avezada?

Si eres de las que siempre están a la vanguardia y gusta de probar sin temor puedes resolver por aquellas mechas radicales como las balayages, tendencia este verano o las todavía vigentes californianas. Pero incluso este tipo de iluminación más protagónico puede ser sutil simplemente escogiendo secciones finas de cabello.

Balayage

Son las más pedidas en las peluquerías durante el verano. Gustan mucho porque, sin ser un cambio total de color, como lo sería el clásico tinte, se distribuyen de manera uniforme por todo el cabello, como su nombre lo dice, un barrido. Y aunque el tono escogido no sea de mucho contraste, bajo el sol, el brillo de tu cabello se eleva al máximo. Ideal para novias que deseen lucir un cabello suelto o trenzado.

Californianas

Uno de los principales aportes de este tipo de mechas es la suavidad que brinda a las facciones de todo tipo de rostro, incluso las más marcadas por los cabellos oscuros. Consiste en un aclaramiento en degradé de mayor a menor desde una altura media hasta llegar a las puntas. Quien las luce siempre emanará un aire vanguardista.

Elige el tono que va contigo

No olvides, que como el maquillaje es al rostro, los reflejos son al cabello y todos ellos entre sí, deberán estar debidamente armonizados. No escoger el color de mechas y reflejos adecuados irá en contra y no a favor así que atención. Las pieles claras armonizan mejor con los tonos, rubios, castaños y rojizos. Las pieles más bronceadas se llevan de maravilla con los castaños, caobas y marrón. Ten presente siempre la tonalidad de tus cejas.

¿Cuándo hacerlas?

Como mínimo un mes y medio antes de la boda lo recomiendan los profesionales de la belleza. Antes de tu prueba de maquillaje de todas formas, puesto que ambos deberán estar en armonía, ya lo sabes.

Siempre que el resultado no sea el que esperas puedes retroceder hacia el punto de partida para volver a comenzar. Y si es la primera vez y no quieres arriesgar demasiado deja tu cabello en manos de profesionales y ¡cero riesgos!