MN Fotógrafos

Al fin encontraste el vestido de novia de tus sueños, ya resolviste la decoración de la iglesia y es momento de concentrarse en el banquete y sobre todo la celebración de tu matrimonio. Llegado el momento de evaluar los pros de contratar una barra libre para darle esa chispa de vida a tu fiesta y engreír a tus invitados, la balanza se inclinará de su lado, siempre. No obstante, te adelantamos, que para que realmente fluya como van a prometer los proveedores que cotizarás o cómo tantas veces lo viste en tus comedias románticas favoritas, en las que los novios, amigos y familiares se conducen sin alboroto y los bármanes atienden a destajo, sin apuro, ni presiones y con las reservas del caso. Considera estos ocho aspectos que hoy hemos decidido poner a la luz para ayudarte a tomar una mejor decisión. ¿Nos acompañas?

¿Quiénes y cuántos invitados?

Será lo primero que les preguntará su proveedor ¿50, 100, 150, 200 invitados?. De ese universo ¿cuántos son niños/adolescentes/menores de 18?, ¿cuántas son personas adultas/mayores? y el resto de invitados potenciales asiduos de su barra libre ¿cuántos son?. Esto les servirá para disponer lo conveniente para cada grupo. Por ejemplo, tal cantidad de agua, bebidas gaseosas o jugos, cocteles sin alcohol y contabilizar mejor la cantidad de bebidas espirituosas para satisfacer la demanda.

Richard Maquito

Su presupuesto

Una barra libre que se respete deberá estar surtida de bebidas y cocteles durante el tiempo que permanezca abierta. Por tanto, antes de mover un dedo denle una mirada al presupuesto de su matrimonio y decidan una cifra o rango que será destinada para la contratación de dicho servicio de valor agregado.

Un buen proveedor

Pueden contratar el mismo proveedor de catering y sentir que se quitaron un peso de encima. Pero tengan en cuenta que hoy el servicio de barras libres está más demandado y la competencia hace que te encuentres con servicios adicionales y muy originales, que tal vez, la empresa que te ofrecerá el servicio de buffet, por no ser su especialización, no te ofrezca.

Ojo con la calidad de los licores

La barra libre de un matrimonio no termina con la fiesta. Los comentarios se extienden hasta la mañana siguiente ¡atención! Por tanto cuiden la calidad de los licores que se servirán. Prefieran marcas reconocidas y precios razonables, el perfecto equilibrio. No querrán que sus invitados no puedan levantarse por la resaca provocada por un licor de dudosa procedencia.

Aldo Aguilar Fotografía

La carta de la barra

Dejen volar la imaginación en cuanto a su barra libre y no se cierren pensando solo en algarrobinas, piñas coladas o nuestro pisco sour. Hoy pueden añadirse exóticos tragos regionales de nuestra Amazonía o los Andes como el licor de coca, masato, uvachado, chicha de jora, siete raíces o también las cervezas artesanales están muy cotizadas y le puede dar ese plus a su carta.

¿Quién paga la barra libre?

La costumbre dicta que son los novios los que se encargan de toda la inversión que emane de la organización de su matrimonio. Por tanto, si algún proveedor les propone barra facturada después de cierta hora, es mejor no tomarla, pues una linda fiesta de boda podría verse opacada con esa fatal decisión. Los padrinos de antaño solían poner las cajas de cerveza en los casamientos, pero ahora eso puede dar un salto hacia un servicio de barra libre. Les dejamos caer la idea.

Un cóctel con sello propio

Aprovechen la visibilidad de su barra libre para demostrar su talento. Pueden asesorarse por su propio proveedor y crear un cóctel propio, jugando un poco con los nombres y sus invitados. Los insumos a utilizar que van bien siempre son las frutas, pisco, cachaza, vodka o tequila.

Piqueo de rigor

La contratación de una barra libre implica, si o si, considerar algunas rondas de piqueo salado, puesto que el efecto de las bebidas espirituosas es el de abrir el apetito. Añádanlo al presupuesto si su proveedor no lo ha contemplado. No son costosos pero su omisión podría arruinarles la fiesta.

Ya lo saben, luego de deleitarse viendo el maravilloso vestido de novia, sorprenderse de la espléndida decoración de su matrimonio, los invitados no solo apreciarán y disfrutarán del banquete preparado con mimo, sino que la guindilla de su celebración será la barra libre de su boda, preparada para calmar la sed y animar el espíritu de todas las personas queridas que los acompañarán en el inicio de su nueva vida juntos.