Por fortuna, la preocupación por el planeta ha dejado de ser solo una tendencia, para convertirse en un modo de vida. Hoy somos conscientes de nuestra responsabilidad en la conservación, o no, de la naturaleza que dejaremos a las generaciones por venir. La boda es una oportunidad para limitar el consumo indiscriminado y reducir nuestro impacto en la huella de carbono. Ya no se trata solo de tener un anillo de compromiso, sino de que el anillo hable bien de nosotros mismos y de nuestro compromiso con el mundo. Desde el vestido de novia hasta los adornos para matrimonio, todo cuenta. ¡Aquí las claves para tener una boda ecológica!

1. El lugar de la boda: natural y cerca

Lo ideal es que no haya traslados o que se use el mínimo de combustible. Es decir, que se pueda llegar caminando o en formas poco contaminantes como bicicleta o carpooling. Ahora, para ahorrar energía lo mejor es una boda en exteriores, como un matrimonio en el campo. Si es en un espacio interior, el lugar debería tener iluminación natural suficiente, y la ceremonia y la recepción deberían realizarse en el mismo sitio para evitar traslados en automóvil. Además, es deseable que el lugar recicle y tenga productos biodegradables y electrodomésticos con bajo consumo de energía.

Kurt Briceño
Kurt Briceño

2. Las invitaciones: virtuales o reciclables

Lo mejor sería enviar los “save-the-date” así como los partes de matrimonio elegantes de forma virtual. Imaginen lo entretenido que resultaría para sus invitados encontrar la invitación en el correo electrónico, abrirla y ver un vídeo de ustedes o un enlace a su web de matrimonio con datos de interés sobre ustedes o ¡sobre ellos! Si las invitaciones son en papel, procuren que sea reciclado y reciclable. Es decir, que sean hechas de material como algodón o bambú, con tintas vegetales y que no contengan: brillo, cintas plásticas o pegamento.

3. Flores: locales o plantas como alternativa

Unas flores ecológicas implican poco o cero combustible en su traslado. De ahí que lo mejor sean las flores del mercado local como: girasoles, geranios, hortensias, jazmines, gladiolos y rosas. Perú tiene un mercado floral en ciernes que vale la pena apoyar y promover. Ahora, lo ideal sería que las flores estuvieran en macetas que los invitados pudieran llevar y cuidar en sus casas después. Imagínense unos centros de mesa con unas preciosas orquídeas plantadas: ¡insuperables!

Otra opción es que las flores sean reemplazadas por macetas con suculentas o hierbas aromáticas. Y si la opción fueran las flores cortadas, por favor eviten el material que se conoce como oasis. No se descompone fácilmente. Prefieran conservar las flores en envases de vidrio que luego sean entregados a los invitados o a instituciones, como colegios y asilos de ancianos, donde aprovechen el tiempo que queda a las flores.

Marcos Herrera Fotografía
Marcos Herrera Fotografía

4. La comida: productos locales o veganos

Lo deseable es que el proveedor del catering tenga una vocación ecológica, o que use prioritariamente productos locales de origen orgánico. Aunque la mayoría podría no estar de acuerdo, otra opción complementaria es elegir un menú parcial o totalmente vegano. Y, sobre todo, no utilicen platos, vasos y cubiertos descartables.

5. Los vestidos: para toda la vida, para muchas vidas

Además de reutilizar el vestido de novia la abuela o de la mamá, otra opción que reduce el impacto ambiental es alquilar un vestido de novia. Otra opción que va de lujo con la decoración vintage de boda es comprar un vestido usado en una tienda de antigüedades y adaptarlo al estilo de la novia. En todo caso, sea nuevo o usado, luego de usado lo mejor será guardarlo para la siguiente generación, venderlo o donarlo para una buena causa. Y un plus en este punto, es que el único vestido para reutilizar no es el de novia, la dama de honor podría hacer lo mismo, o usar un vestido propio.

6. La decoración: prestada, alquilada o usada

Prefieran elementos de decoración que puedan alquilar o tomar en préstamo en lugar de elementos que deben desechar el mismo día. Cuánto menos plástico y Tecnopor, mejor. Así mismo, es preferible que se decore con velas y no con luz artificial, claro que en los soportes adecuados para evitar accidentes.

7. Las argollas: ética y compromiso

Comprar las argollas de matrimonio con metales reciclados y piedras preciosas que no provengan de lugares en conflicto o con condiciones injustas para los trabajadores, es otra manera de ser ecológico. Además, una opción ética y no costosa es usar diamantes hechos en laboratorio. Si no han elegido el modelo de anillo de compromiso ésta es su oportunidad.

Kim Fotografía
Kim Fotografía

8. Regalos de agradecimiento: ¡opciones alternativas y mucha creatividad!

Con los regalos o recuerdos de matrimonio pueden dar rienda suelta a su imaginación: en lugar de las tradicionales bolsitas en organza con dulces, pueden entregar pequeños frascos reutilizables de vidrio con mermelada, bolsas de papel con chocolate y café orgánico, semillas para sembrar en casa o jabones hechos a mano. También pueden hacer ustedes mismos el confeti con pétalos secos en los colores que mejor combinen con la decoración de local para matrimonio.

Una boda marca el inicio de un proyecto conjunto y qué mejor que hacerlo compartiendo con sus tarjetas de matrimonio y la composición de los arreglos florales para boda, la conciencia y el respeto que tienen por la naturaleza. ¡Que estas ideas contribuyan a la sostenibilidad de su proyecto de vida y del planeta!