Estás cerca al gran día y ya casi todo está listo, pero algo que en definitiva es muy especial e importante es el vestido de novia. Te ha tomado tiempo elegir el diseño ideal para el gran día, has pasado por muchas pruebas para lograr que quede perfecto tal cual esperas, y cuando por fin lo tienes en tus manos, debes considerar que es muy importante brindarle los cuidados necesarios para que llegue en perfectas condiciones a la hora del ¡Sí acepto! Por este motivo hemos preparado algunas pautas sobre lo que no deberías hacer con él, una vez que lo tienes en casa. Presta atención y toma nota.

1. No comprobarlo

Has realizado varias pruebas con tu vestido, y consideras que está todo de acuerdo a lo que imaginaste. Sin embargo, nunca está de más verificar por última vez que el vestido cumple con los cambios que solicitaste previamente. Esto te permitirá comprobar con tiempo si es necesario realizar alguna pequeña modificación, ten en cuenta que se trata de dar un toque final, si fuera el caso, y no de efectuar cambios que supongan una mayor elaboración, pues ya no dispones del tiempo para hacerlo.

Micho & Fiore

2. Incorporarle algún detalle

Ya has tenido una serie de pruebas donde pudiste hacer todas las observaciones y cambios posibles. Una vez de darle el visto bueno y llevarlo a casa, no intentes hacerle alguna modificación tu misma, por más pequeña o insignificante que creas que puede ser, no es momento de asumir riesgos.

3. Exhibirlo a todas las personas

Tu vestido es precioso, de eso no habrá duda, y que por esta razón tienes unos deseos enormes de enseñarlo a todas las personas de tu alrededor y compartir tu gran emoción. No obstante, el vestido de novia es uno de los detalles que más expectativa genera. Podrías compartir información sin realizar amplias descripciones, el factor sorpresa es una buena estrategia para comenzar el gran día con pie derecho para impactar a tus invitados cuando te vean entrar camino al altar. Guardar algo de suspenso no te vendría mal.  

4. Variación en tu peso

Si bien es cierto que para el momento más deseado quieres verte regia, debes comprender que una vez teniendo el vestido en mano lo ideal es no generar cambios bruscos de peso. Que en algunas ocasiones puede ser involuntario. Si te surge alguna ansiedad que te lleva a comer de más a causa de los preparativos, existen tips de relajación para que puedas estar más tranquila sin ninguna alteración. Quédate con la talla idónea para ti con la que has comprobado que el vestido te queda perfecto. De lo contrario si bajas o subes de peso no quedará igual que la última vez que realizaste la prueba. Dando como resultado que se vea muy holgado o demasiado justo.  

5. Dejarlo expuesto sin ningún cuidado

El vestido de novia necesita una serie de cuidados especiales antes y el día de la boda. Una vez en casa, lo más recomendable es colgarlo de manera correcta en un gancho para que no pierda su forma natural y protegerlo con una funda de tela para no alterar su color o que el tejido pueda ser contaminado con algún otro elemento.

Speakers Films

6. Permitir que esté al alcance de otras personas

Asegúrate de guardar bien tu vestido, de ser posible en algún lugar con llave, de tal manera que no esté visible a los demás porque podría sufrir algún tipo de accidente. Si tienes niños o mascotas, debes extremar las precauciones.

7. No lavar tus manos antes de agarrarlo

Cada vez que abras el armario donde guardas tu vestido o lo veas colgado es posible que no puedas evitar la tentación de tocarlo por la emoción que te produce, por este motivo es preciso que laves tus manos cada vez que quieras hacerlo, aunque creas que las tienes limpias, acumulamos rápidamente grasa y otros restos de suciedad. Así previenes que se pueda manchar.

David Amiel

8. Probártelo de manera constante

Ya estando en casa es probable que te den ganas de probándotelo más de una vez, intenta controlar los impulsos, el manipularlo constantemente puede hacer que se arruine sin querer, recuerda que es un vestido de estreno, así que debe conservarse impoluto.

Un dato adicional: si tu vestido necesita plancha... Si tu vestido requiere ser planchado, te recomendamos que no lo hagas tú, aun cuando pienses que se trata de un pequeño detalle que puedes resolverlo en el instante. Para eso existen centros de planchado especializados que cuentan con las herramientas adecuadas y los conocimientos para saber cómo tratar este tipo de prendas.

Esperamos que estos consejos sean de gran ayuda para que puedas lucir radiante e impecable el día más importante de tu vida. Y si aún tienes dudas sobre el vestido que llevarás, puedes revisar el catálogo de novias y apreciar cuáles son las tendencias actuales, con qué peinado de novia podrías lucirlo, y tener en cuenta los consejos para elegir tu bouquet de novia,  para completar así tu look auténtico.