Luis Jara
Luis Jara

Las parejas se pasan meses organizando la que será la fiesta de sus vidas. Todo ha sido cuidadosamente elegido, los diseños de tarjetas de invitación, el estilo, la decoración para matrimonio, el escenario, y claro, tu vestido de novia. Pero ¡oh sorpresa!, la música quedó en manos de un Dj, quien no tiene idea de sus gustos musicales, espíritu, y ritmos que más sintonizan con su boda, y por supuesto, con sus queridos invitados. Y aunque llegado el momento, una vez empilados, todos saldrán en tropel a la pista, es mejor pasar revista desde ahora y evitar sorpresas desagradables en medio del día más romántico de sus vidas

1. Las de letras tristes como someone like you  

Eviten las canciones de letras lacrimógenas. Aunque en inglés suenan bien, podrían llevar a la tristeza, por no decir depresión, a todo aquel invitado/a que haya sufrido alguna decepción amorosa los últimos días. Recuerden que se trata del día más alegre de sus vidas y que todo debe girar en torno a la felicidad que los invade. A tono con esa magnífica decoración en telas para matrimonio. Y ni que por azar pongan ese tema que te recuerda a tu ex, ex, ex. ¡No!

Erick & Katia
Matrimonio de Erick & Katia

2. Canciones para la hora del lonchecito

Temas inmortales de Camilo Sesto, Los Doltons, Pimpinela o los Iracundos van de maravilla durante un fin de semana familiar en casa de su querida abuela. Para el instante de la boda, como previos o durante la comida no pueden ir, ya que nos remontan a un pasado inexistente. No se puede dibujar un presente e iniciar un futuro próspero con temas del recuerdo. Opacará su soberbia decoración de local para matrimonio.  

3. Los oldies, solo dosificados 

Desde la Sonora matancera hasta The Beatles, Queen, los temas de Grease y de Fiebre de sábado por la noche, aunque acapararon generaciones, si se lanzan todo el álbum podrían saturar la pista. Lo mejor será que vayan dosificados, para engreír a sus invitados oldies.

Making Focus
Making Focus

4. Canciones nacionalistas

Todos se ponen la camiseta al ver a la selección nacional, eso es inevitable. Pero el día de su boda, la E del ejemplo, la R de rifle y la U de la unión ¡no van! No faltará el grupo de amigos que se ponga a discutir la participación de Perú en el último mundial y si que se les viene la fiesta abajo. Preferirán quedarse sentados discutiendo mientras ustedes cortan su torta de matrimonio en masa elástica.

5. La copa rota o cualquier bolero cantinero

Cuando sus invitados estén sobre copas no faltará quien se quiera hacer el gracioso bebiendo alguna de más. Es normal, pero eso se puede controlar con la música. Con temas alegres, incluso para los momentos de descanso la tienen asegurada. La idea de su fiesta es que todos se diviertan y que no caigan en penas de amores cantineros en pleno baile. Que luego nadie los levanta.

​Katana Wedding
​Katana Wedding

6. Las coreografías del gym

Te las conoces de memoria porque las escuchas en el gym. Son divertidas y ponen a bailar a cualquiera, eso crees, pero no es así, ya que no todos tus invitados cuyas edades oscilan entre 8 y 80 años no van al mismo gimnasio que tú. Ni se pasaron el último mes practicando bailes para poder entrar en sus vestidos para fiesta de noche. Por tanto, nada de espantarlos o infartarlos con coreografías provenientes del último carnaval de Río.

7. La salsa dura y larga

Prefieran la salsa alegre y cortita, que ponga a bailar a todos sin dejarlos sin aliento. Las salsa sensual y dura, no va en un matrimonio. Además de interminable, sus letras por lo general son un tormento de pasiones.

Cared Rodriguez WeddingFilms
Cared Rodriguez WeddingFilms

8. Reguetón explícito

No podemos pedirle al conductor o a los vecinos que cambien de dial, pues están en su cancha. No obstante, durante su boda ustedes deciden. No tendrán que tolerar ritmos que jamás imaginarían bailando a sus tíos abuelos, suegros o jefes. Que no se les olvide que la idea es intentar mantener a todos contentos, no solo a sus invitados millennials

9. Mezclas mal editadas

A todos los Dj les encanta colocar su cuota de creatividad preparando playlist variados, con mezclas, algunas veces interesantes. Pero ojo, con pasar un filtro ya que no siempre es así. Si llega la hora ochentera, y estás coreando que no te digan pobre por ir viajando así, y te la cortan, a la mitad no es nada agradable.

Making Focus
Making Focus

10. Sus temas de culto

Cada persona es un universo en cuanto a gustos musicales. Tal vez ustedes como pareja los comparten, pero tal vez no todo el grueso de sus invitados. Deben tener presente que colocar sus temas de culto por largo periodo podría vaciar su pista. Kylie Minogue o Pendulum, no son del todo digeribles como creen.

Evitar ciertos ritmos y preferir otros no es una decisión del todo arbitraria. Cuando se trata de una boda, en la que desde las flores del bouquet de novia hasta el más delicado adorno para matrimonio ha sido cuidadosamente elegido, para que todo salga casi perfecto, temas como el playlist debe ser atendido minuciosamente. Que no se les olvide, se trata del día más importante de sus vidas. No hay otro. Por tanto, ha de ser el mejor.