La Vitrina Films
La Vitrina Films

Sea que él la sorprendió a ella con el anillo de compromiso o que ambos lo decidieron de mutuo acuerdo, el saberse una pareja camino al altar los coloca en un estado de alegría y por qué no de vulnerabilidad. Por un lado, desean gritar a los cuatro vientos que pronto lucirán argollas de matrimonio y querrán compartir cada paso en sus redes sociales, hasta la elección de tu vestido de novia, no obstante no podrán. Es necesario manejarse con discreción y armar antes la lista de invitados. Decidir y descartar, armar argumentos y salir airosos de las 8 dudas más recurrentes que asaltan a los novios y novias en su misma situación. ¿Saben cuáles son?

1. ¿Tiramos la casa por la ventana o lo hacemos íntimo?

Es posible que con la emoción del anillo de compromiso de oro en mano deseen invitar a propios y extraños, es comprensible. Con los días irán dilucidando si será una ceremonia íntima o quien sabe, si finalmente podrán darse el lujo de celebrar el 'fiestón del año' con motivo de su enlace.

Cynthia Farfan Photography
Cynthia Farfan Photography

2. Presupuesto versus invitados: realidad versus ideal

Con el paso de los días llegarán a un tema espinoso para algunas parejas, el aspecto económico. La confrontación de sus finanzas versus anhelos y la realidad. No se desanimen si finalmente deciden por algo opuesto a sus anhelos, pues lo que realmente cuenta, no lo olviden es el fondo y no la forma. El paso que están a punto de dar en sus vidas y no si será un gran matrimonio en la playa.

3. ¿Invitamos a la familia lejana o solo parientes cercanos?

Antes de iniciar cualquier tipo de descarte sepan que ambos están del mismo bando. Que no les pase que mientras uno desea invitar hasta ese familiar que no ve desde su quinceañero, el otro solo prefiera su familia directa. Si ambas familias son diferentes en número como en proximidad es mejor negociar y llegar a un acuerdo. Tal como harán hasta con sus diseños de partes de invitación.

4. ¿Cómo sortear los invitados por compromiso?

Sobrarán sugerencias de invitados, comenzando por la de sus propios padres, como es de esperar, así que ha prepararse. Es obvio que desearán invitar a todos sus íntimos y celebrar con orgullo la noticia. No se compliquen, algunas parejas deciden darles el gusto a sus padres con algunos partes de matrimonio extras, tal vez invitarlos a ser patrocinadores de esos cubiertos adicionales o por último decididamente transmitirles su deseo de querer un enlace de decoración vintage de boda, muy íntimo.

5. ¿Los niños serán incluidos o no?

Otro asunto delicado es si invitar o no a los pequeñines de la familia o amigos. Reflexionen este punto antes de tomar una decisión pues los niños siempre requieren una atención dedicada. Si no podrán darse el lujo de contratar un área de juego para ellos o personal que se encargue de su cuidado mientras sus padres disfrutan su matrimonio y ni qué decir del menú especial, tal vez sea mejor no incluirlos.

La Vitrina Films
La Vitrina Films

6. ¿Invitamos a nuestros jefes o no?

La invitación a sus jefes si no tienen afinidad o cercanía podría ser incómodo. No se sientan comprometidos, pues por encima de todo se trata del día más importante de sus vidas. Muchas parejas lo hacen por protocolo, pero sin reflexionar que podrían estar poniendo en aprietos al gerente o director de la empresa. Tal vez recibir por respuesta un no, que no necesitan.

7. ¿Cómo manejamos el tema de los acompañantes?

Por defecto muchas personas solteras que reciben un parte dan por hecho que pueden ir acompañados. Dejar en claro en la tarjeta que es personal ya es un gran avance. En el caso de parejas casadas la situación en distinta. Incluso si no conocen al esposo/a de su mejor amigo, el protocolo dicta un parte para dos.

Ray Valdivia
Ray Valdivia

8. ¿Qué diremos si alguien pregunta por qué no ha sido invitado/a?

Muchas parejas caen ante la presión de un invitado por compromiso o invitaciones no planificadas por no preparar un speech. Ponerse de acuerdo y memorizar esa respuesta diplomática los dejará siempre bien ante cualquier pregunta indiscreta proveniente de alguien que no ha sido invitado.

Ahora que conocen las 8 dudas recurrentes que asaltan a los novios y novias antes de armar su lista de invitados podrán estar si se quiere más preparados. Y por qué no, saber que no serán la primera ni la última pareja que tuvo que superarlos. Lo interesante de éste ejercicio es que se presenta en el debut de la organización de su matrimonio en el campo y los fortalecerá ante posibles situaciones que se presenten hasta al tener que confirmar sus partes de matrimonio.