Aunque hay muchas maneras de adornar una torta de matrimonio, ¿qué puede superar la belleza de las flores frescas y naturales? No sólo crean una atmósfera romántica en la boda (y se ven hermosas en el bouquet), sino que resultan la opción más ecológica y vistosa para el pastel. Si bien las flores de fondant, buttercream o papel siguen siendo una opción, la sencillez y belleza de las flores frescas y naturales es incomparable. Solo definan las que más les gusten, precisen si quieren que sean comestibles y dispónganse a tener una torta insuperable. Aquí tienen las claves para elegir las flores correctas y los secretos para que su ubicación sea perfecta.

1. Antes de elegirla deben saber esto

Es muy importante saber de dónde vienen las flores. Aunque son preciosas, no todas las flores pueden utilizarse. Asegúrense de que provengan de un cultivo orgánico y de que no hayan sido tratadas con químicos tóxicos como pesticidas o insecticidas. De lo contrario, corren el riesgo de que los aditivos se filtren en la torta. Es recomendable que elijan flores resistentes y lo más frescas posible para que perduren por más tiempo. Una alternativa a considerar son las flores de temporada, no solo porque son menos costosas sino porque se adaptan mejor a la estación en que se celebre la boda.

2. ¿Comestibles o solo para decorar?

Además de su origen, es fundamental definir si quieren que sean comestibles. Para esto, las flores deben estar clasificadas como de consumo humano. Recuerden que, además de adornar, las flores dan al pastel notas de sabor y aroma. Elijan flores que combinen con el sabor del pastel. Por ejemplo, las flores de diente de león o caléndula tienen un sabor ácido que combina bien con tortas glaseadas muy dulces. En cambio, la lavanda puede ir bien con tortas cítricas o de gusto afrutado.

Dentro de los tipos más comunes y comestibles se encuentran: violetas, amapolas, flores de auyama, caléndulas, geranios, jazmines, rosas, crisantemos, margaritas y girasoles. Si usan flores muy perfumadas como claveles o rosas, tengan presente que sus aromas pueden opacar los sabores de la torta. Así que procuren apostar por flores no muy aromatizadas.

3. Para que se vean divinas úsenlas así:

El auge de las naked cakes trajo consigo este apasionamiento por las flores naturales como parte de la torta de matrimonio. En su estilo, rústico y natural, las flores eran el complemento ideal. Ahora las vemos en pasteles cubiertos de crema, con frutas y en múltiples diseños alternativos. Para que muestren su mejor perfil, úsenlas así:

  • Arriba, como topper de la torta:

En reemplazo de las tradicionales figuritas de novios, las flores en la parte superior de la torta son el estilo más tradicional y tienen la ventaja de darle altura. Apuesten por flores silvestres y rústicas si quieren un diseño moderno o por una flor clásica y solitaria si la boda es minimalista.

  • Como punto único de atención:

Semejante al topper, la diferencia es que este adorno va en el centro de la torta. Su composición ha de ser llamativa y creativa. Puede ser la réplica del bouquet de la novia o un arreglo floral mini, original y minimalista. Lo importante es que destaque y que, como su nombre lo indica, capture las miradas en un solo punto.

  • En niveles o por cada capa:

Acá el objetivo es que cada piso de la torta tenga un foco de atención. Por lo regular esto se combina con un adorno floral superior o topper, que marca la pauta de los adornos que le siguen. Cada conjunto floral puede ir intercalado, con las flores al centro o al lado. Asimismo, puede llevar solo un tipo de flor, una flor diferente por cada nivel o combinar varios tipos de flores.

  • Como un nivel más de la torta:

En tres pisos o más, las flores pueden ser un sub-piso. Sin llegar a tocarla, cada nivel floral hace que la torta parezca más alta y minimiza las pérdidas de pastel. Es un estilo tradicional, que genera un efecto interesante y que, además, permite el uso de flores grandes, lo cual contribuye a minimizar costos.

  • Sin fin, en una cascada:

Si buscan un estilo de torta impactante, este es el suyo. En descenso y en línea recta o rodeando el pastel, inicia en la cima de la torta y no termina hasta el último nivel. Un arreglo floral adicional sobre la mesa y ubicado donde acabe la cascada dará la sensación de continuidad y creará un efecto visual único.

  • Como base de la torta:

Las flores hacen un pedestal fantástico como base de la torta en un solo piso o colgando de ella si se ubica sobre una repisa elevada. Este diseño les da la libertad de incluir un arreglo de floristería más elaborado y sirve como adorno único de la mesa.

Las flores naturales dan a la torta ese toque de elegancia y romance que buscan. Además, junto a sus arreglos florales, le dan cohesión y sentido a toda su decoración. Es tiempo de encontrar el Proveedor de tortas de matrimonio y catering dulce que convierta el deseo en realidad. Encuéntrenlo en Matrimonio.com.pe y ¡tengan la mejor experiencia floral de sabores y colores!