Making Focus
Making Focus

¡El amor está en el aire! Con la posibilidad abierta de celebrar matrimonios religiosos y civiles en nuestro país, muchas parejas han retomado sus planes de boda. Si ustedes son parte del afortunado grupo de enamorados por los que sonarán campanas en los próximos meses o si recién se han comprometido, es hora de chequear lo que deben considerar al momento de organizar su enlace. Pensando en la salud propia y en el bienestar de sus seres queridos, estos son los puntos básicos de los nuevos protocolos de boda. ¡Adelante!

1. A un metro

La distancia que se debe conservar, tanto en la ceremonia, como en la recepción, cuando se reanuden los eventos, es de un metro como mínimo. En la iglesia, si es una boda religiosa o en el matrimonio civil, debe conservarse la distancia suficiente, aún del oficiante y entre miembros de la familia. Lo aconsejable es que las sillas estén marcadas, señalando cuáles pueden ser usadas y cuáles no, para facilitar la ubicación de las personas.

Making Focus
Making Focus

2. Un tercio de la capacidad del local

En las ceremonias civiles la municipalidad define específicamente cuántas personas pueden ingresar, pero por lo regular solo es permitido el ingreso de los novios, los testigos y un fotógrafo o camarógrafo. En el caso de los matrimonios religiosos, la cantidad de personas no puede superar la tercera parte de la capacidad del recinto y tanto ustedes como los encargados del templo deben estar pendientes de que ese aforo no se supere, desde la entrada.

3. Al aire libre ¡mejor!

Las reuniones en espacios interiores, especialmente en espacios con poca ventilación, representan un mayor riesgo de contagio. Por eso, es recomendable que tanto la ceremonia civil como la religiosa transcurran al aire libre: en una hacienda, en una playa o en los jardines exteriores de un hotel. Y si, por fuerza mayor una parte del enlace ocurre en un lugar cerrado, asegúrense de que circule aire suficiente o al menos, todo el aire posible.

Making Focus
Making Focus

4. Lavado de manos y gel antibacterial

Disponer de lugares para el lavado de manos es indispensable. Ustedes y los invitados deben tener la posibilidad de lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón, por al menos 20 segundos. De no haber agua y jabón han de disponer de botellitas o dispensadores de gel antibacterial con al menos un 65% de alcohol. Las circunstancias han vuelto tendencia las wedding boxes de bienvenida, unas pequeñas cajitas de regalo para sus invitados donde además de los recuerdos de boda ustedes pueden incluir este gel, una mascarilla y algunos pañitos de alcohol para limpiar las superficies.

5. Las mascarillas ¡personalizadas!

La mascarilla es la medida de seguridad esencial. Lo recomendable es que sean tapabocas de dos capas o más. Tanto ustedes, como sus invitados deben usarlas asegurándose de que cubran la boca y la nariz, con un leve ajuste bajo la barbilla. Si algún invitado usa protector facial está permitido, pero sin excluir la mascarilla. Es importante que el lugar donde se realice la boda incluya señalización que indiquen la obligatoriedad de su uso cuando no se esté comiendo o bebiendo. No olviden que pueden personalizar las mascarillas con el logotipo de su boda, con los colores o con el estilo de su enlace, así quedará como un lindo detalle para sus invitados y un guiño perfecto para sus fotos del recuerdo.

Making Focus
Making Focus

6. Menos contacto

Por más de que el matrimonio sea escenario de reencuentros y de un desborde de emociones, es indispensable evitar estrecharse las manos o abrazarse. Incluso si la ceremonia religiosa incluye algún gesto de este tipo, deberá ser reemplazado por otra representación simbólica, como el choque de codos, muy de moda. Esto implicará también procurar que las argollas de matrimonio sean manejadas exclusivamente por los novios. Tengan en cuenta este detalle a la hora de organizar el programa de la ceremonia.

7. Banquete: porciones individuales o monodosis

Aunque haya distanciamiento social, las filas pueden generar aglomeraciones, así sean momentáneas. Para evitarlas, lo ideal es tener preparadas porciones individuales de los alimentos, incluidos los bocaditos y las bebidas. Lo que está en tendencia son las mini-tortas de matrimonio y las galletas personalizadas para llevar en bolsitas con diseños. Y para conservar la tradición, con la entrega de las tortas miniatura o monodosis, preparen una torta un poco más grande o de solo un nivel, que sirva para el célebre momento del corte.

Tie the Knot
Tie the Knot

8. Cuidado de nuestros mayores o de las personas en riesgo

Si bien, en una celebración tan esperanzadora como una boda, no queremos pensar en situaciones negativas, el contexto actual y la protección de nuestra familia, nos obliga a tomar precauciones. Lo recomendable es que al evento no asista la población en riesgo, es decir, los mayores de 65 años o las personas proclives a padecer enfermedades cardiovasculares y otras afecciones graves como el cáncer, diabetes, hipertensión arterial, obesidad, asma, enfermedades respiratorias crónicas e insuficiencia renal crónica. Pero si se decide que sí asista, hay que tomar todas las precauciones y protocolos al máximo nivel, como mantener el distanciamiento al máximo y el mínimo de invitados, solo del círculo más íntimo, para proteger a nuestro familiar amado y vulnerable.

En medio de la incertidumbre propia de la nueva normalidad, el amor se abre paso y poco a poco se facilitan las opciones para que las parejas concreten su felicidad. Es hora de reservar el mejor día y hora para celebrar su boda y de buscar fotógrafo, florería, pastelería y el el mejor atuendo nupcial, todo eso y más lo encontrarán en nuestro Directorio de proveedores. Tomen nota de estos protocolos y prepárense para celebrar un matrimonio excepcional. ¡Felices futuras nupcias!