Dos Fotógrafos

Casarse al aire libre en la actualidad es el sueño de muchas parejas. ¿Quién no ha imaginado con pasar del anillo de compromiso a sus aros en medio de un matrimonio en el campo? La verdad es que todas y todos. Pero ¿se han preguntado qué pasaría si la madre naturaleza los sorprende con un aguacero? Sobre todo a esos novios que piensan casarse en algún hermoso paraje peruano, donde la lluvia golpea a torrentes como los Andes o la Amazonia. Como es lógico, a estas alturas, ya deben tener un plan B, por lo que hoy le reservamos un apartado especial a la simbología y las profecías que se tejen detrás de las bodas en días lluviosos. Y al mismo tiempo, le compartimos algunas cábalas para no arruinar ese gran instante de sus vidas, más allá de tu ingreso triunfal con tu vestido de novia.

Abundancia y fertilidad: los augurios de la madre naturaleza

Retablo Studios

Muchos rincones del mundo donde reina la sequía es justamente debido a la carencia de lluvias. Grandes civilizaciones y culturas desaparecieron de la Tierra no solo a causa de las guerras o enfermedades, sino por la falta del precioso líquido elemento: agua. Basta hacer una simple reflexión para darnos cuenta del simbolismo que pesa sobre una llovizna o chubasco durante su matrimonio. Un día de lluvia promete fertilidad, abundancia, riqueza, que para una pareja a punto de casarse se traduciría en las bienaventuranzas y augurios de la madre naturaleza. ¿Qué tal quedarnos con esa idea? Pero claro, siempre teniendo un plan B para no arruinar su banquete ni esos lindos centros de mesa para bodas. ¿Estamos de acuerdo?

Boda mojada, boda afortunada: la lluvia y sus vaticinios

La lluvia tiene una connotación bastante simbólica para muchas religiones y cultos, casi de tipo celestial. Basta remontarnos a uno de los libros más traducidos en la historia del hombre, la Biblia. El agua como elemento domina el fuego, según la filosofía china, para quienes también representa sabiduría. Según un proverbio hindú, 'un lazo mojado, es más difícil de desatar'. Todas estas respetables reflexiones no hacen sino ponerle luz a ese posible día lluvioso que podría suscitarse durante su gran día. Que no arruine sus ánimos, como no dejarán que lo haga con su hermosa decoración vintage de boda al aire libre o ese fantástico vestido de novia con encaje.

Gotas de lluvia, lágrimas de novia: las malas profecías nunca faltan

Pero así como existe quienes ven siempre el lado positivo de la vida, existirán quienes prefieren aferrarse a lo desfavorable. Desde ese punto de vista, el pronóstico de lluvia para una pareja con un pie en el altar, jamás podría ser prometedor. Para esas malas lenguas las gotas de lluvia simbolizan lágrimas, ¿cuáles? las de la propia novia. Pero calma, que para toda superstición existe una cábala como antídoto y hoy les contaremos las más populares.

Cábalas para que no llueva durante matrimonio: ¡nunca se sabe!

Miguel Irias Enamorado

Si son una pareja supersticiosa y desean asegurarse, ‘por si acaso’ pues ‘nunca se sabe’, existen algunas cábalas sencillas provenientes de la arraigo popular para contrarrestar cualquier mal augurio detrás de un hermoso día de lluvia. Estas van desde dibujar una cruz con granos sal en el espacio abierto donde se realizará su ceremonia o recepción. Pero también hay otra, un poco bizarra, que sugiere incrustar algunos cuchillos en el área verde dónde se instalará su decoración de telas para matrimonio. Otra que sin duda es un poco peligrosa propone que la novia duerma con unas tijeras bajo su almohada la noche previa. Una bastante practicada en España por las parejas católicas hasta hoy en día, sostiene que al llevar una docena de huevos a las madres clarisas o monjas de la orden Santa Clara, entregadas a la oración, pedirían por un hermoso día soleado para los novios.

Un matrimonio con lluvia como acabamos de notar según los mitos y leyendas está colmado de buenos como malos augurios. Les toca a ustedes, como protagonistas de su gran día, hacerlas suyas o no. Por sobre todo las más positivas. Y al mismo tiempo, para los más supersticiosos/as darle una doble lectura a las cábalas, puesto que nunca están de más. No querrán arruinar el intercambio de argollas de matrimonio, que han anunciado con bombos y platillos. Como no dejarías tu peinado recogido y maquillaje expuestos al día lluvioso. Tan simple como eso.