Te pasaste horas mirando revistas, páginas web, has mirado miles de fotos y probablemente te probaste muchos vestidos de novia, hasta que finalmente encontraste ese que te dejó sin aliento. Ahora que ya lo tienes y que estás segura que será el de tu gran día, hay algunas cosas que no debes hacer y hoy te contamos 6 de ellas.

  • 1. No mires ni te pruebes más vestidos. Siempre habrán vestido de novia lindos, pero tú ya tienes el tuyo, el que te robó el corazón cuando te viste con él frente al espejo. No busques más, es como cuando encontraste a tu novio, cuando entendiste que era perfecto para ti, no seguiste buscando más ¿verdad? A más vestidos mires o te pruebes más dudas puedes tener sobre si elegiste el correcto. 
  • 2. Dejar los accesorios para última hora. Si ya sabes que el vestido es el elemento principal de tu look de novia, pero no te olvides que para completarlo, necesitas accesorios, como el tocado, el velo, los zapatos, el bouquet, incluso la ropa interior, no te relajes y esperes hasta el último momento para ver estos detalles, mientras antes tengas todo listo, mejor.  
  • 3. Comprar los accesorios por separado. No se trata sólo de comprar los accesorios, debes de asegurarte que le caigan perfectos a tu vestido de novia. Cuando vayas en busca de tus complementos, lleva siempre una foto de tu vestido de novia, si puede ser un retazo de la tela que va a llevar, para que estés segura de los colores y textura.  
Deborah Valença Fotografía
  • 4. Romper la dieta. Meses haciendo dieta para poder elegir ese modelito de vestido de novia que siempre soñaste, no los tires por la borda, ahora que ya lo conseguiste, que sabes que te queda regio, continua con la dieta, para perder un poquito más, si lo crees necesario, o simplemente para mantenerte. Aunque unos días antes de la boda la costurera pueda hacer algunos ajustes, recuerda que arreglos demasiado escandalosos pueden afectar la forma del vestido. 
  • 5. No dejes para el último a las damas de honor. Aunque el vestido más importante de tu boda es el de boda, no olvides que tus damas de honor también tienen que lucir lindas y acordes contigo. Una mala elección para los vestidos de ellas, puede hacer que en las fotos, por ejemplo, tu vestido no luzca toda su hermosura.
 
  • 6. Enseñárselo a mucha gente. Quizás estás súper emocionada por tener ya elegido tu vestido de novia y de tanta emoción que no puedes contener, quieres enseñárselo a todo el mundo. Espera un poco, no lo hagas, aunque la mayoría de gente te va a decir que está precioso, nunca falta quien te diga, frases cómo "¿ese modelo te sienta bien?" o "es lindo pero el color no me convence". Este tipo de comentarios pueden ponerte nerviosa o dudar de la elección que hiciste. Lo mejor es mantener el secreto hasta el final y que todos se sorprendan al verte regia en tu gran día.

Recuerda que el peinado de novia también es una aspecto importante. Realiza las pruebas necesarias con tu proveedor de belleza, donde podrás definir si será un semirrecogido adornado por un precioso tocado o un peinado recogido el que mejor te sentará de acuerdo al estilo y escote de tu vestido de novia. Para completar así tu look nupcial que lucirás en la cita perfecta junto al altar.