Dos Fotógrafos
Dos Fotógrafos

La ceremonia de la luz o el rito de encender la vela de la unidad es una costumbre que se practica en las bodas desde mediados de 1900. Por lo regular ocurre en ceremonias cristianas y simboliza, junto al vestido de novia, la unión que ocurre en la vida de dos personas con el matrimonio. Representa el encuentro de las dos familias y al igual que el modelo de anillo de compromiso, da fe de la creación de su nueva y propia familia. Es una forma romántica y significativa de darle trascendencia a la ceremonia. Si además de hacer algo simbólico con la torta de matrimonio, buscan compartir con sus invitados el sentido de su unión, hagan de la luz su mejor representante. Aquí les contamos cómo.

1. ¿Qué se necesita?

Preparen tres velas o cirios de color blanco o de colores que combinen con sus arreglos florales para boda. Una vela simbolizará al novio y otra vela simbolizará a la mujer que orgullosamente lleva el modelo de vestido de novia. La tercera vela o el cirio central representará su nueva vida juntos. Asegúrense de tener los soportes o candelabros para ubicar cada vela y prueben que cada una de las velas funcione bien antes de la boda. Verifiquen que cada cirio podrá mantenerse encendido y cuiden que no haya una corriente de aire o un ventilador que pueda apagarlos.

2. ¿Cómo se realiza?

Pueden hacerlo ustedes solos o involucrando a sus familias. Si deciden hacerlo solos hagan que las velas estén encendidas en algún lugar del altar. Antes de los votos o luego de la entrega de las argollas de matrimonio, cada uno tomará una vela y, al mismo tiempo, encenderán una vela más grande ubicada en un lugar central. Si deciden hacerlo con sus padres, pídanles que sean ellos en el camino al altar quienes enciendan las velas que luego ustedes recibirán. Sus padres pueden llevarlas encendidas o tomar el fuego de un candelabro encendido.

3. ¿Qué hacer con las velas al terminar la ceremonia?

Al igual que con la elección de sus ramos de flores naturales, es su decisión mantener una o las tres velas encendidas luego del ritual. En el primer caso simbolizarán su fusión permanente y absoluta en una sola vela. En el segundo, representarán el valor que dan a la independencia y a la conservación y respeto por sus propias personalidades. Está en ustedes definir el enfoque que quieren darle a la ceremonia.

4. ¿Es necesario decir algo mientras ocurre la ceremonia?

Lo ideal es que sea el oficiante quién dirija lo que ocurre durante el ritual. Podría referirse a lo que simboliza la vela para ustedes y la unión de la luz que habita en cada uno de ustedes, así como mencionar que la fusión del fuego describe el compromiso que implica que dos personas trabajen por un mismo propósito y que es responsabilidad de ambos mantener esa luz o llama encendida. También ustedes pueden decir unas palabras o recitar un pasaje bíblico que aluda a la luz y al lugar que ocupa Dios en sus vidas, como centro y base de su nueva vida en familia.

5. Algunas variantes de la ceremonia

Como con su diseño de partes de matrimonio, pueden adaptar la ceremonia a sus gustos como pareja. Además de involucrar a sus padres, pueden ser sus padrinos o damas de honor, quienes enciendan las velas y las entreguen a ustedes. El padrino pasa la vela a la novia, y la dama de honor al novio. Asimismo, si la pareja tiene hijos, sería el momento perfecto para que sean ellos quienes entreguen las velas a sus padres, cuidando por supuesto que el fuego no cause algún accidente.

De acuerdo con el tipo de ceremonia, hay muchas maneras en las que pueden representar lo que inició con el anillo de compromiso. En todo caso, antes de decidirse realizar esta ceremonia u otro ritual semejante, consulten si es posible hacerlo con su wedding planner o con la iglesia. No olviden combinar los elementos que utilicen con su decoración de iglesia para boda. Que estos consejos les permitan trasmitir la luz y brillo de su unión.