Mayra Tello Fotografía

Como si se tratase de una profecía cientos de parejas que parten rumbo su luna de miel suelen encontrarse ante las mismas situaciones, no siempre positivas y que pudieron ser evitadas. Cosas cotidianas como dormir más de la cuenta, trabajar u olvidarse sus pasaportes o sus documentos de identidad, arruinando o dificultando así, el disfrute de su viaje. Con la confirmación de sus partes de matrimonio, los ajetreos de la decoración vintage de boda y los ajustes del vestido de novia, es normal que se les escape los pormenores de su primera escapada como esposos. Para que no les suceda los invitamos a tomar nota de las 20 cosas más importantes que podrán evitar si se dan por enterados hoy mismo.

1. Llevar unas maletas muy pesadas

Puede parecer absurdo pero es bueno comenzar por este aspecto ya que es el que de entrada podría arruinar su luna de miel: el peso y/o tamaño de su equipaje. Claro, sobre todo la novia querrá llevar sus mejores prendas y zapatos para la foto del ‘face’, no obstante un equipaje pesado o que haga demasiado bulto solo entorpecerá su desplazamiento. Inclusive añadirá estrés innecesario al tener que estar pendientes de tantas maletas.

MDC Cinematografía

2. Olvidar sus pasaportes o números de reservas

Incluso si ya todo está reservado y pagado, si no tienen un documento con que identificarse en el aeropuerto u hotel podría arruinarles literalmente su luna de miel. Por ejemplo si están dispuestos a ir a una playa paradisíaca del Caribe y al llegar al counter de su aerolínea en el aeropuerto Jorge Chávez no tienen sus pasaportes, olvídense de que podrán salir del país,incluso con reservas. Aunque llamen a la agencia de viajes es una omisión que no tiene perdón. Tampoco estaría mal revisar la vigencia por si necesitan renovarlo y no darse otro chasco.

3. No llevar un kit de emergencia o sus medicamentos

Sobre todo aquellas parejas que dependan de medicamentos. Pero también quienes no. Es de suma importancia llevar un neceser con sus medicamentos básicos y otro pequeño botiquín con esas infusiones o comprimidos para un posible dolor de cabeza, alergia, indigestión o gripe. También gasas y agua oxigenada. Todo esto en formato viaje claro está.

4. Renegar de su luna de miel cuando la realidad y expectativas no coincidan

Admitan desde ahora el poder de la publicidad. Que esas hermosas playas paradisíacas podría no tener un mar tan turquesa o arena tan prístina. No se sientan estafados a la primera y disfruten al máximo este momento de sus vidas llamado luna de miel. Después podrán hacer los reclamos pertinentes.

Miguel Carbajal

5. Dormir todo el día, todos los días

Después de meses metidos en la organización de su matrimonio en la playa, de la fiesta, los arreglos florales para boda es natural que deseen entregarse a los brazos de Morfeo durante su luna de miel. No obstante deben recordar cuánto han invertido en ese viaje y que lo mejor será buscar un equilibrio entre el descanso y el disfrute de su estadía en ese lugar maravilloso.

6. Reportarse con sus padres o mejor amigo/a

Sí, darle una telefoneada a sus padres para comunicar que llegaron bien es un acto de consideración hacia ellos y aceptable. Más no, el darles una telefoneada cada mañana o al finalizar cada día, puesto que más que eso suena a un reporte diario que no viene al caso cuando se trata de dos adultos que acaban de casarse.

7. Convertirse en fotógrafos profesionales

Si aman la fotografía o incluso si son fotógrafos deberán controlar sus impulsos por la imagen mientras estén de luna de miel. Hacerlo podría dejar apartada a su flamante esposo/a. Ya tendrán otros viajes a lo largo de su vida para explotar esa cámara.

Dumont Estudio

8. Pasarse de copas hasta la resaca

Lo mismo que pasa con la 'comelona' sucede con las copas de más. Sí, están de luna de miel y hay que celebrarlo. No todos los días se estrenan aros, no hay duda. Sin embargo, si desean abrigar un lindo recuerdo de por vida, eviten los excesos con las bebidas espirituosas, no se arrepentirán.

9. Visitar a amistades o familiares durante su viaje

Si se están yendo de luna de miel a New York y da la casualidad que su tía querida o una prima del alma vive allá y desean ponerse en contacto, podría no ser del todo ideal. Puesto que se encuentran de luna de miel, es importante no perder el rumbo de su viaje. Podrían convertir esa romántica escapada como recién casados en un encuentro familiar de principio a fin y seguramente no desean eso.

10. Dejar olvidados sus aros de matrimonio 

Uno de los eventos más tristes que podría suceder durante su luna de miel, tal vez el peor de todos, es que dejen olvidadas sus argollas de matrimonio en algún lavatorio, piscina o playa. En su habitación de hotel, en restaurante o bar. La recurrente de esta tragedia se debe a que las parejas no están habituadas a llevar aros. Sobre todo los ellos mucho más que ellas. Es preciso también estar atentos a no dejarlas en su cuarto a menos que sea en una caja fuerte.

Kuro

11. Querer ver y experimentar todo en muy poco tiempo

Cuando se está en medio de una luna de miel en un destino paradisíaco y además muy turístico es posible que deseen verlo y experimentarlo todo. Y eso es comprensible si se trata de un viaje convencional más no cuando se trata de su primer viaje como esposos. Entregarse a una agenda apretada podría dejarlos exhaustos y cerrar puertas a la pasión.

12. Estar pendientes del celular cuando su pareja se distrae

No confundan su viaje de luna de miel con cualquier otro que tal vez ya tuvieron o tendrán después de casados. Sobre todo los adictos al teléfono móvil y redes sociales que no pueden estar mucho tiempo sin darle una ojeada. Puesto que no existe nada que demuestre más desinterés en el otro que aprovechar cada minuto libre para ojear el teléfono. Ese acto que dura segundos comunica que no se está inmerso en el momento.

13. Comer hasta la indigestión

Sobre todo las parejas que han adquirido el paquete bridal todo incluido en el que el desayuno, el almuerzo y la cena serán tipo buffet atentos. El descontrol ante esas magníficas mesas con provocativos y tentadores sabores es casi seguro. Pero esto podría jugar en contra para quienes tienen un sistema digestivo lento o delicado. Llevarlos a la enfermería durante toda su luna de miel así que ojo.

Jw Marriott Cusco

14. Publicar cada movimiento en sus redes sociales

Otro de los actos que puede perturbar el buen desarrollo de su luna de miel y que recae sobre las parejas millennials es el uso de redes sociales o transmisiones en vivo. Entre ellas el típico “comiendo con mi esposito un rico cevichito” o “disfrutando del sol en el Caribe con mi princesa”. Admitamos que son actos no afines al momento que vivirán. Disfruten cada segundo en complicidad, eso es lo mejor que pueden hacer y no lo lamentarán.

15. Trabajar o estudiar mientras el otro duerme

En un mundo competitivo como el de ahora el trabajo como los estudios irrumpen en los instantes más memorables de toda pareja, como su propia luna de miel. Intenten que no suceda durante viaje. Eso de trabajar o estudiar mientras el otro duerme es un acto al que se no debería dar lugar.

16. Hacer o responder llamadas largas

En un mundo ideal, dejarían sus teléfonos apagados para que no exista una sola oportunidad de distracción. No obstante, si por diversas circunstancias no les es posible, eviten prolongar las llamadas entrantes como salientes más de lo necesario. Un “te llamaré en unos días para conversar”, “lo hablaremos luego”, “ahora no puedo extenderme” puede ser entendido por cualquier persona. Sin necesidad de entrar en detalles.

Juliette Fotografía

17. Formar grupos durante los tours

Las parejas recién casadas se encuentran tan felices y radiantes que esa alegría atrae a las personas de su entorno. No es raro por ejemplo que durante algún tour o visita entablen comunicación con mucha facilidad. Pero ojo, se trata de su gran viaje, no es el momento de armar grupos y pasársela hablando con un desconocido/a sobre los atractivos turísticos del lugar y dejar a su flamante esposo/a de lado.

18. Dar pie a los celos sin proponérselo

Hacer nuevos conocidos en los viajes de luna de miel es algo que no va. Inclusive si éstas parecen simpáticas o interesantes. Prestarles más atención de la necesaria podría provocar los celos de su pareja y no querrán que ella o él se lleve un mal recuerdo durante su luna de miel.

19. Olvidarse que están en un viaje de luna de miel

Podría resultar obvio pero no olviden que el momento que están viviendo ahora es único. Ustedes son los responsables de crear los mejores recuerdos de éste instante llamado luna de miel. Tal como lo hicieron o harán con su ceremonia y cuando te dedicaste entera a ese vestido de novia con encaje. El secreto es vivir el presente, cada minuto al máximo y entregados al 100%. Todo lo demás puede esperar hasta su regreso.

Triz y Juan

20. No llevar un dinero extra para casos de emergencia

Cuando uno sale de viaje siempre suele llevar un dinero extra en caso sea necesario. Aunque hayan contratado un “todo incluido” quién sabe, podría provocarlos algo no previsto a lo que no podrán renunciar. Una compra, una cena o una bebida especial no contemplada.

Felizmente, todas estas 20 situaciones que los podrían poner en aprietos que acabamos de describir pueden ser evitadas ahora que ya las conocen. Recuerden que crear hermosos recuerdos de su luna de miel es tan importante como ese romántico matrimonio en el campo. También cuentan los detalles y la entrega, la misma que se reflejará en su minuciosa decoración para matrimonio. Ya lo saben, cuando se trata del un paso tan importante, todos los detalles cuentan.