Como salidos de un cuento de hadas, los recién casados consuman su Luna de miel más que felices. El escape ha servido no solo para alejarse del mundanal ruido, sino para recuperar las energías depositadas durante el periodo que invirtieron en la organización de su matrimonio. La sonrisa de ‘oreja a oreja’ se refleja en sus rostros y retornan con entusiasmo a su vida cotidiana, pero esta vez, como esposos.

El momento no puede ser más propicio para dedicarse a las últimas tareas de novios, posteriores a la boda. Conscientes de que podrían olvidarlas, les entregamos una lista con lo que ‘sí o sí’, les tocará hacer en cuanto vuelvan y que de pasarlas por alto, podría generarles uno que otro impase.

1. Postales y recuerdos de viaje

Si se trajeron un cargamento de detalles para la familia y algunas amistades especiales, es tiempo de preparar la agenda para entregárselos en persona o llevarlos al correo. Hace no muchos años, se estilaba enviar una tarjeta postal desde el mismo destino de viaje, hábito que aún se puede conservar. Pero si ya están en casa, luego de desempacar separen esos hermosos suvenires y postales de Luna de miel que compraron en esa isla paradisiaca del Caribe o en las cálidas playas del norte peruano.

Es momento para hacer un listado con los nombres de sus seres queridos a dónde irán a parar esos lindos recuerdos de Machu-Picchu o Tambopata. Si dejan que los días pasen se perderá ese encanto y emociones que seguro querrán compartir junto con esos presentes.

2. Visitas

Sí, sus padres y parientes cercanos esperan con ansias las noticias de los recién casados, no solo para saber si llegaron a salvo de su gran viaje, sino para ‘los comentarios post boda’ que a todos los familiares les encanta y que se quedaron en el aire cuando ustedes tuvieron que partir rumbo a su Luna de miel. No los dejen con las ganas del ‘cuchicheo’ y vayan a visitarlos en cuanto puedan.

3. Los regalos

Si crearon una lista de novios en alguna tienda por departamento es hora de ir a por ellos y llevarlos a casa o, en el mejor de los casos, coordinar cuanto antes su entrega a domicilio. Algunas ocasiones estos almacenes no los tienen en stock y mientras se hace el pedido podrían pasar algunos días o semanas.

También es momento de abrir los regalos de matrimonio en la tranquilidad del hogar, esos presentes que fueron llegando uno tras otro las semanas previas a su boda. Cajas de todo tamaño envueltas en tradicional papelería blanca aguardan para ser abiertos. No los dejen en el rincón del olvido por mucho tiempo, pues eso demostraría, desinterés y descuido de su parte.

Por otro lado, es seguro, que más de una grata sorpresa estará esperando por ustedes. Muchos invitados suelen dedicar o personalizar sus presentes y aguardan siempre algún comentario o muestra de gratitud.

4. Agradecimientos

Recuerden elaborar su relación de agradecimientos lo más pronto posible. Esa lista debe incluir a cada una de esas personas, amigos o familiares que los acompañaron durante ese largo camino hacia el altar. A quienes, sin su ayuda, por pequeña que esta fuera, hicieron posible que fuera un éxito de matrimonio de principio a fin. Además, claro está, a quienes hayan tenido la delicadeza de enviarles un presente a casa.

Hoy por hoy, existen diversas formas de hacerlo sin complicaciones. Programen visitas, hagan las llamadas telefónicas necesarias, vía e-mail, mensajes de texto y redes sociales para amistades que hacen uso de ellas. La más tradicional y esperada de todas, sin duda, sobre todo por las familias tradicionales o personas más adultas, es la tarjeta de agradecimiento física enviada a domicilio por correo.

5. Organización

Pasada la Luna de miel y el ajetreo del viaje, el instante es preciso para ordenar un poco y separar esa nueva vajilla o utensilios para la casa que recibieron a montones como regalo de matrimonio y que les viene como anillo al dedo ahora que se mudaron juntos. Es instante de organizar todo, incluso cómo será su nueva vida juntos desde el principio. Las reglas de convivencia claras para evitar malos entendidos en el futuro.

6. Los trajes de novios

Una vez más relajados en casa sitúen como tema prioritario llevar el vestido de la novia y el traje del novio a una lavandería especializada. Dejar pasar el tiempo podría hacer más arduo el trabajo para eliminar alguna mancha habitual de estas delicadas prendas. Si alguno de sus accesorios fue prestado o rentado, es ahora cuando deben devolverlos y ser agradecidos, por sobre todo.

7. Actualizar redes sociales

Sí, justo ahora que ya están en casa es momento para dedicarse un poco a las redes sociales y subir las fotos que compartieron amigos o familiares durante el día de su matrimonio, en la iglesia, el auto de los novios o el banquete. Es el tiempo perfecto para dedicarse a etiquetarse unos a otros y colocar leyendas a cada fotografía.

Por supuesto, la ocasión es propicia para subir alguna que otra foto de su Luna de miel, contando anécdotas o las aventuras del viaje. Se garantizarán actividad y motivo para revivir los instantes más conmovedores. Pueden utilizar Hashtags y hacerlo más popular por no decir masivo si son nativos tecnológicos.

8. Web de boda

Es bastante común hoy en día que los novios creen su propia web site de matrimonio, contando todas las incidencias que se dieron desde la pedida de mano en adelante. Durante la planificación y la organización de su boda con fotos y videos. Si es así, deben actualizarlo cuanto antes al volver de su viaje.

Todos los momentos más importantes deberán ser considerados y vistos en su selección fotográfica del gran día. Y por supuesto, subir un último álbum Luna de miel. También pueden añadir otro titulado, ‘nuestros regalos de matrimonio’ con una que otra imagen abriendo uno que otro regalo fuera de lo común o que ustedes consideran especial.

9. Adelanto de reportaje de boda

Nada mejor que la inmediatez con eventos de la talla de un matrimonio. Tanto si se contrató fotógrafo o servicio de video, no está de más preguntar por un adelanto de material, de pronto en baja resolución para que puedan compartirlo con sus amigos y familia durante sus visitas o de pronto a través de Internet, redes sociales o su propia web-site de matrimonio.

10. Los números

No dejen para mañana lo que deben hacer hoy, ‘los números y cuentas’. Es posible que después del viaje de ensueño no deseen hablar de cuentas, pero es de suma importancia. Cerrar pago de algunos proveedores, algún reclamo pendiente, saldos por pagar o cobrar. Todas las cuentas que hayan devenido de la organización de su casamiento deberán quedar claras luego de la Luna de miel.

Si esperan que su dulce unión en sociedad acabe con el conocido ‘y vivieron felices por siempre’ dediquen un tiempo a cerrar estos temas, organizarse y sobre todo ser agradecidos.