Los matrimonios íntimos y personalizados, el minimalismo y el cuidado del medio ambiente son tendencias que se suman y en las cuales los bouquets de novia sencillos son protagonistas. La simplicidad brilla por su encanto y nunca fue tan cierto que menos, es más. Así que, en tanto alistas tu decoración para matrimonio, toma nota de lo que necesitas saber para deslumbrar con un bouquet único. Si elegiste un vestido de novia sencillo y quieres complementarlo, o un vestido elegante, pero no quieres que el ramo sea el centro de tu outfit, estos consejos son justo para ti.

1. Sus ventajas

Los arreglos florales para boda sencillos son más fáciles de llevar, dado que la simplicidad va aparejada con tamaños modestos, más pequeños a los ramos regulares. Otra ventaja indirecta de la simplicidad de los bouquets es que pueden resultar más económicos que los bouquets regulares por lo que puedes reinvertir algunos recursos en otros aspectos de la boda. Y recuerda: no por ser sencillos, son menos hermosos o impactantes. La mayor ventaja de la sencillez es que a la vez es moderna y clásica y, por lo tanto, los bouquets de esta naturaleza son atemporales y siempre elegantes.

2. Las formas y los detalles

Los ramos sencillos suelen ser redondos y compactos. los bouquets redondos, posy o domo, son la base perfecta para un bouquet sencillo. No olvides que en este tipo de ramos es mejor evitar los ramos cascada, pues suelen tener un tamaño mayor. Además, ten presente que los tallos juegan un papel especial. Con ramos pequeños los tallos largos se llevan de maravilla y pueden ir atados con lazos de colores, yute u otro complemento que resalte la belleza de las flores o de las hojas que lo conforman.

3. Con un solo tipo de flor

Al pensar en las flores, considera que puedes optar un solo tipo de flor del mismo color, en tonos cercanos o diferentes. No obstante, preocúpate por elegir una flor que en sí misma logre un buen efecto, como las rosas, que en sus tonos rojos o nude siempre son un acierto. Otra flor perfecta son las hortensias, que con su forma de pompón funcionan muy bien con algo de color o en sus variedades pálidas. En tonos fuertes, las amapolas o las anémonas son otra opción fabulosa para ramos pequeños.

Y si de simplicidad se trata, apuesta por un ramo de aliento de bebé o de lirio del valle, flores ideales para un enlace lleno de romanticismo. Finalmente, para marcar la diferencia en tu bouquet sencillo te recomendamos los tulipanes: blancos, rosa tenue o rojo intenso son preciosos y los cultivos peruanos se caracterizan por su excelsa calidad.

4. Combinados

De otra parte, también puedes crear un bouquet sencillo con pocas flores de distintos tipos o combinadas con vegetación. La clave está en combinar muy bien los colores y en lograr un tamaño justo. Opta por mezclar las hojas con las flores o arma una delicada camita de vegetación que rodee las flores. Asimismo, si tienes un matrimonio en el campo, combina margaritas y manzanilla en un bouquet que además de lindo, tendrá un aroma extraordinario.

Del mismo modo, lograrás un efecto visual precioso combinando flores de distintos tipos, cercanas en tonalidad. Por ejemplo, suma algunas flores de cala con rosas, ambas de color rojo, dejando lucir sus tallos verdes, rodeados por un lazo del color de las flores: ¡una composición sencilla y magistral! Otra combinación recomendada, por su originalidad, es la de algunos girasoles con lirios del valle y hojas verdes, así como la unión de flores silvestres con hojas de eucalipto.

5. Tipos de enlace

Y si te preguntas con cuál estilo de matrimonio contrasta mejor un bouquet sencillo, la buena noticia es que van de maravilla con todos los tipos de boda: desde estilos elegantes hasta rústicos matrimonios en la playa. En el mismo sentido, cualquier modelo de vestido de novia destaca con la simplicidad de un ramo compuesto con encanto, así que pon manos a la obra y plasma en tu bouquet sencillo todo tu estilo.

El ramo compensa, contrasta y resalta el vestido de novia y cuando de estilos se trata, la sencillez lleva todas las de ganar. Con estilos glamurosos y encantadores, ¿quién no se enamora de un ramo de flores naturales pequeño, compacto y hermoso? Arma el tuyo para que además de un bouquet divino consigas un conjunto nupcial impecable.