PassionLove Films
PassionLove Films

Todos y todas aman el verano pues es una de las estaciones más alegres del año. Los vestuarios son más ligeros y coloridos, la gente pareciera ir más sonriente por la vida, las playas abren sus puertas de par en par y las parrilladas y salidas al aire libre son mucho más frecuentes. Pero cuando se es una novia camino al altar como tú, ojo, no puedes bajar la guardia. Las secuelas del periodo estival son dramáticas incluso con aquellas féminas precavidas que no olvidan el bloqueador en el bolso. Revitaliza tu rostro y piel con ingredientes naturales. Que esos remanentes dejados por la temporada veraniega no te acompañen a ese enlace de partes de matrimonio elegantes ni desluzcan tu vestido de novia. Te contamos cómo conseguirlo para que no tengas que ocultarte bajo tu peinado de novia ni una gran capa de maquillaje.

Exfolia tu piel: a remover la resequedad con azúcar y miel

Si hay algo que nos hereda el verano en una sola semana y sin darte cuenta es resequedad incluso si tu consumo de agua es mayor. La piel muerta de piernas, brazos, pies como la del rostro luce envejecida si no se remueve con una buena expoliación. Inicia tus sesiones exfoliantes progresivamente pues hacerlo en una sola sesión podría irritar tu piel y cutis. Mezcla azúcar y miel de abejas hasta obtener una pequeña masa. Hazlo después de tomar una ducha tibia para potenciar su efecto. Comienza por tus talones, pantorrillas con masajes circulares pero intensos. Pasa por tus rodillas y muslos. Llega hasta tus hombros, codos y manos. Finaliza en tu rostro, pero esta vez sin friccionar. Enjuaga con agua tibia y repite la sesión cada 15 días. Ese vestido de novia con encaje escote corazón se lucirá aún mejor si comienzas desde ahora.

Hidrata tu piel con tomate y pepinillos

Daguero
Daguero

¿Quien no tiene tomates y pepinillos en casa? Si no es tu caso, lo cierto es que hacerte de ellos es tan simple como ir al mercado. No te imaginas los beneficios de ambos de cara a conseguir un rostro revitalizado durante tu enlace al aire libre o matrimonio en el campo. Que es donde más se ponen en evidencia las secuelas estivales ¡ojo!. Craso error dejarlo todo en manos de tu maquillaje. Comienza desde ahora intercalando con tomate y pepinillo. Córtalos en rodajas, reposa sobre tu cama o sofá y colócatelas sobre el rostro, frente, mentón, párpados y mejillas. Después de 30 minutos, se habrán prácticamente deshidratado sobre tu rostro y todos sus nutrientes habrán penetrado en tu piel. Haz lo mismo con tus piernas, hombros, brazos y línea de escote si es necesario.

Aclara progresivamente tu piel gracias al limón y la avena

Cada piel es diferente, las hay secas, grasas y mixtas y diferentes variantes. Algunas con tendencia acneica y otras con rosácea. Todas ellas en mayor o gran medida oscurecerán durante el verano gracias a los implacable rayos del sol. Aclárala progresivamente aplicando una mascarilla de limón y avena. Prepara una masa suave. Coĺócatela sobre el rostro limpio. Déjala actuar por 40 minutos y luego con agua tibia y una compresa retírala. Podrías aplicarla sobre tus piernas y brazos si deseas recuperar poco a poco el tono natural de tu piel. Llegarás fantástica a ese matrimonio en la playa que están organizando.

Regenera el tejidos dañado con áloe vera

Pero no todas las pieles salen airosas del implacable verano. Si luego de hacer un mea culpa concluyes en que te has sobre expuesto al sol y deseas dar marcha atrás a los daños es posible con mucha paciencia y áloe vera. Se trata de la famosa penca de sábila que puedes encontrar en cualquier mercadillo. Déja remojando una penca en un frasco con agua. Enjuágala y luego retírale la piel. Recupera el gel que emana de su interior con ayuda de una cuchara. Aplícatelo sobre las zonas dañadas y el rostro. Déjalo actuar como de habitud, unos 30 minutos y luego enjuágate con agua tibia. Puedes repetir el procedimiento a diario o de dos a tres veces al día si fuera necesario. El confortamiento para tu piel es inmediato pero su regeneración podría requerir más tiempo.

Toda mujer sabe que el verano deja huella por lo que no es raro doblar la guardia con protectores y cremas reparadoras. Pero como novia la responsabilidad es doble si deseas lucir un rostro impecable y un modelo de vestido de novia con un escote decoroso. Felizmente, gracias a la madre naturaleza es posible revitalizar tu piel con ingredientes naturales desde ahora. Dedícate a ello y verás los resultados durante tu gran día, como lo será con el esmero que le estás poniendo a tu decoración para matrimonio. Todo esfuerzo cuenta, tenlo presente.