PassionLove Films
PassionLove Films

Para todos, incluso para quienes aún no se han casado, es conocido el estrés que padecen los novios durante la organización de su boda, que se extiende hasta el mismo día que pasan a ‘felizmente casados’. Entre el papeleo del civil y religioso, los diseños de tarjetas de invitación, el proveedor perfecto para su decoración para matrimonio; y ni qué decir respecto al propio drama del vestido de novia. Todos esos dolores de cabeza innecesarios pero recurrentes, que hasta ocasionan conflictos entre los futuros esposos, desaparece cuando se opta por una slow wedding. Más que una moda, es un estilo de vida que propone vivir el presente y plantea el disfrute en detrimento de los convencionalismos aprendidos. Interesante ¿verdad? Les contamos más.

Slow wedding: más que una moda, una filosofía de vida

Miguel Pachas - Wedding Photographer
Miguel Pachas - Wedding Photographer

El slow wedding es un concepto que apareció hace algunos años atrás, para proponer la simplicidad y sencillez por encima de exuberancias innecesarias alrededor del enlace de los novios. Muchas de ellas provenientes de tradiciones, que de pronto, son ajenas a nuestra cultura. Pero que con el paso del tiempo se han convertido en modas y al mismo tiempo barreras para muchas parejas que desean casarse. Una slow wedding sugiere entonces sobriedad y disfrute. Vivir el instante presente que los conducirá al gran salto de sus vidas saboreando cada segundo. Sin demoras en complicadas decoraciones en telas para bodas, pues existen asuntos más importantes.

Al aire libre: cómo son las locaciones slow wedding

Esa naturalidad que caracteriza el estilo se alinea con la frescura de los espacios abiertos. Un jardín, una quinta, un patio o frente al mar. Pero atentos que no se trata de locaciones costosas con el todo incluido. La simplicidad es su pilar por lo que puede estar ubicado en la casa familiar del novio o novia, de alguno de sus familiares o amistades, del barrio o comunidad. Las bodas slow wedding son íntimas, no más de 50 personas.

Elementos decorativos hechos en casa: lo DIY salta a la vista

PassionLove Films
PassionLove Films

Si existe algo que atrae de las slow wedding es su meticulosa decoración. Personalizada y sin inversiones exorbitantes detrás del telón. Eso no significa que no sean diseñadas con buen gusto. Pues si hay algo que llama la atención es el cuidado y talento puestos por la pareja o alguno de sus familiares cercanos en cada adorno de matrimonio DIY. Jarrones de vidrio con pequeños arreglos florales para boda, velas, jardineras, porta retratos o cubos de paja.

Autoservicio: un concepto clave como catering

Ray Valdivia
Ray Valdivia

No tienen que invertir semanas buscando un proveedor de catering que se encargue de un oneroso banquete. Las slow wedding suelen quedar en manos de la pareja quienes disponen de delicias caseras para 'la comelona'. Ciertamente contando con el apoyo incondicional de sus familiares o amistades cercanas. Un buffet criollo o un menú tradicional, de entrada y plato de fondo. Como postre, su torta de matrimonio 2019 horneada y decorada en casa. Nada más auténtico. También podrían contratar una persona que se encargue de la cocina, y luego disponer una gran mesa autoservicio. Le dará un encanto de intimidad único.

Cero estrés al elegir su look bridal: una apuesta por la libertad

PassionLove Films
PassionLove Films

El modelo de vestido de novia que elijas no tendrá que ser pomposo sino más bien, sencillo y muy cómodo. Zapatos planos o plataformas para bailar 'hasta la mañana'. Del mismo modo tu peinado y maquillaje podrán ser hechos en casa. Eso sí, no olvides las flores, que son la pincelada soft del estilo slow wedding, una corona o brazalete y un bouquet rústico. El vestuario del novio por su parte podría dejar de lado la asfixiante corbata y acartonado terno negro por un outfit más confortable en sintonía con su personalidad. No existen reglas de etiqueta para sus invitados, quienes se sentirán felices de no tener que preocuparse por costosos vestidos para fiesta de día que solo usarán una vez.

Incluso si ya iniciaron las primeras acciones de cara a su gran día, pueden tomarse un tiempo y replantearse si realmente están disfrutando el proceso o no. Si el estrés ya se instaló en su rutina tal vez sea momento de replantearse vivir este instante bajo la filosofía slow wedding. Déjense ayudar y aprendan a delegar a personas de confianza. Vivan con emoción la búsqueda de sus argollas de matrimonio y no se atormenten con decisiones simples como el peinado de novia que llevarás. Recuerden que en la sencillez está el gusto.