Al momento de contratar al profesional que grabe su matrimonio es fundamental tener una idea clara de lo que se quiere. En líneas generales, los videos de matrimonio pueden ser más o menos clásicos, casuales, detallados...

 Sin embargo, podemos diferenciar tres géneros muy marcados dentro de los videos de matrimonio:

  • Video memoria. Este género combina el video clásico, en el que se filman la ceremonia, la comida y la fiesta, con vídeos caseros y fotos de la vida de los novios. Se debe prestar especial cuidado en la edición y el montaje, y sobre todo en la elección de las tomas, fotos y músicas. También puede incluir imágenes de la luna de miel. El precio de este tipo de vídeos de matrimonio varía en función de la experiencia y de la calidad del profesional.

 

 

  • Video documental. Este género es el más solicitado por los novios de hoy. Cubre la totalidad de la boda, desde la primera hora del gran día hasta la luna de miel, pasando por la ceremonia, la comida, y la fiesta. Incluye también entrevistas a los invitados en las que hablan de su relación con los protagonistas, captando las emociones y sentimientos de cada uno. En ocasiones los novios también son entrevistados y cuentan cómo se conocieron, dan las gracias a los invitados por asistir, etc. Este tipo de video es de los más caros ya que se precisa más de un cámara para su filmación.
  • Vídeo sin edición. Como lo indica su nombre, este género muestra el vídeo tal y como se ha grabado con el fin de ser una fiel reproducción de la realidad. Es un tipo de vídeo muy sencillo en comparación con los anteriores y por tanto más barato pero puede resultar largo y aburrido. Además puede contener imágenes que no les acabe de gustar.