Ingenious
Ingenious

Hoy en día la tecnología y el terreno audiovisual han llegado tan lejos que no se puede perdonar un video de bodas que no refleje a plenitud los instantes vividos por los novios durante ese día especial. Ya no se trata de un mero registro secuencial o improvisado, sino prácticamente una pieza creativa de principio a fin. Que por supuesto, no puede omitir todos esos instantes clave de su gran día, debe saber comunicar y ser ameno, todo al mismo tiempo. El ingreso triunfal con tu vestido de novia, los momentos emotivos detrás del sí acepto, los invitados, los arreglos florales para boda, el brindis, la recepción, la fiesta y los pequeños detalles de la decoración para matrimonio. Todos estos aspectos y otros han de ser incluidos por un videasta profesional, quienes por regla general siguen las siguientes pautas:

El video de matrimonio hecho por profesionales

Todo el sacrificio para que el día en el que pasarán a felizmente casados se puede venir abajo para la posteridad si dejan su video de matrimonio en manos de amateurs. Así como se esmeraron hasta dar con esos magníficos diseños de partes de invitación, deberán hacerlo con su proveedor audiovisual.

  • 1. Más de un videasta para cubrir un matrimonio

Cuando se contrata a una empresa con experiencia y trayectoria en la realización audiovisual para bodas puede que se sorprendan por el coste, sin embargo, bien vale la pena pagarlo cuando se ven los resultados. Este tipo de realizadoras conoce el valor de cada toma de apoyo dentro del guion final. Para enriquecer su video disponen mínimamente de 2 a 4 cámaras. Hoy en día hasta las 360° y drones. Cuentan con un equipo de post producción que se encarga del montaje, musicalización y créditos, es decir otro trabajo de hormiga. Como la búsqueda de tu vestido de novia civil o el estilista que materializará ese peinado alto.

  • 2. Diversos productos audiovisuales, un solo matrimonio

Desde los famosos: tráiler, marryoke, cortometrajes de boda, las tomas dinámicas con drones o las 360°; hoy en día, los profesionales de la imagen utilizan técnicas del cine y publicidad para crear piezas con arte. Porque cada historia de amor es única y diferente, el video de su matrimonio en el campo también debe caracterizarse por su originalidad.

Luis Jara
Luis Jara

  • 3. Un video de matrimonio por secciones

Quedaron en el olvido los largometrajes de matrimonio agotadores en el que pareciera que alguien dejó olvidada la cámara en alguna esquina de la iglesia o recepción. Hoy en día los videastas no pierden el tiempo registrando tomas que no serán incluidas en el montaje final. Cuando la pareja desea un registro amplio de principio a fin lo que se estila es que esté dividida por secciones, como los previos, el civil, la ceremonia religiosa, el brindis o cóctel, la recepción, la fiesta y el escape de los recién casados.

Cosas que un video de matrimonio no debe incluir

Pero más allá de contarles las ventajas de dejar este trabajo en manos de expertos es necesario que conozcan de antemano las cosas que sobran en un video de matrimonio. Las mismas que deberán ser abordadas con su proveedor antes de la firma del contrato:

  • 1. Cualquier toma sin editar no justificada

Esas tomas de personas dándole la espalda deliberadamente a la cámara, invitados en una situación poco decorosa, algún rostro serio o de niños llorando, tomas indiscretas a las damas de su recepción. Personal de catering tras bambalinas, mesas poco presentables o cualquier tipo de escena que no aporte a comunicar que se trata del día más importante de los novios.

  • 2. El video de la pareja en plena preparación

Se han vuelto populares las fotografías de los previos de la pareja en plena producción. Ella en bata en plena sesión de maquillaje y peinado, su vestido de novia sencillo colgando de un perchero, del mismo modo el novio ultimando detalles. No obstante, aunque parecen improvisadas son posadas y planificadas. En un video suelen aparecer además sus emociones, aunque algunas no deben hacerse públicas, como por ejemplo: la novia desesperada o renegando porque el proveedor de la decoración de iglesia para boda no llega o porque el novio está desprolijo, por mencionar algunas.

Feeling Fotografía
Feeling Fotografía

  • 3. El video de los deseos de sus invitados

Sus amigos y familiares tendrán ocasión de manifestar sus deseos a través del árbol de los deseos, por tanto, hacer un registro en video sería redundante. En lugar de ello podría disponerse esa cámara para capturar los momentos emocionantes de la recepción y fiesta.

Los videos de matrimonio perfectos son cortos y ágiles. Están enriquecidos con diversas tomas y todas transmiten emociones. La música y montaje remontan al espectador al instante en que se llevó a cabo. Comienzan con algún detalle del anillo de compromiso, los rostros expectantes de sus invitados en la iglesia, un detalle del diseño de tarjeta de invitación, la toma panorámica del drone, o el beso apasionado de los esposos. Tomen nota de todos estos aspectos antes de pactar la cita con su proveedor de video.