Pocas mujeres conocen las ventajas de un vestido de novia corte imperio. Si bien es cierto, sus líneas son sencillas y los tejidos utilizados para su confección suelen ser etéreos, detrás de su simplicidad se esconden todos sus puntos a favor. Este diseño bastante utilizado en la antigua Roma y Grecia reapareció como vestido de fiesta en la Francia del siglo XVIII. No obstante, recién ganó fama gracias a Josefina Bonaparte, esposa del famoso emperador Napoleón. Desde sus inicios se utilizó la muselina como tela, pero hoy en día los hay de encajes, gasas, bámbula, tul y sus talles son enriquecidos con finas labores y bordados. Si no estás muy convencida de querer entrar al altar con una vaporosa falda princesa, pero eres una romántica de ramo de flores naturales a rabiar, seguro que te enamoras de él. Te contamos más.

El corte imperio: ¿cómo es y en qué tipo de matrimonio se lucen?

Si existe un vestido de novia sencillo ese es el de corte imperio. Algunos diseñadores respetan el carácter de su origen griego romano y lo proponen siempre estilo túnica. Su talle se extiende del hombro hasta debajo del busto. Por lo general el escote delantero como de espalda se abre en V. No obstante es posible encontrarlo con mangas poeta o campana en sus vestidos más bucólicos, inclusive con ligeras tiras espagueti. Es un modelo cándido y de apariencia relajada, por cierto, muy confortable para largas jornadas bridal que se amolda a los matrimonios en la playa como a los campestres shabby chic. Las novias hípster y de decoración vintage de boda también lo tienen entre sus favoritos. Es versátil y fácil de manejarse con ellos en comparación a otros diseños más exuberantes y clásicos como el princesa o sirena.

Mientras más elaborados mejor: los talles del corte imperio que debes elegir

Algunas novias sílfides temen los vestidos de novia con encaje de corsés rígidos pues lejos de poner en relieve sus formas, las opaca. Eso no sucederá con un diseño imperio pues si elijes un talle de tejidos con movimiento como las gasas, sedas o crepé, será fiel a tu cuerpo. Y si por el contrario, deseas proyectar tu busto tienes la posibilidad de apostar por los talles más elaborados, de tejidos estructurados o drapeados. Mientras más labores o detalles, mejor. Estos contribuirán a darle una sutil prominencia, nada despreciable. 

Ligeras pero con mucho movimiento: suaviza tu figura detrás de sus tejidos

Lo maravilloso de elegir un modelo imperio es que es un gran candidato como vestido de novia para gorditas como para las féminas que se encuentran en la dulce espera. Ese movimiento que los tejidos de sus faldas en bámbula y gasas consiguen suavizar cualquier silueta contorneada. Si tus caderas son más llamativas de lo que te gustaría, pruébate uno de estos famosos diseños cuanto antes. Las figuras triángulo invertido y ovaladas, también se pueden modelar gracias a sus talles altos que arrancan inmediatamente después del busto. De este modo, se consigue proyectar una imagen estilizada beneficiosa hasta para las más bajitas. Ese respiro angelical siempre será bastante valorado si tienes un baby on board.

Todos los modelos de vestidos de novia corte imperio son una apuesta segura para la mujeres bajitas como para las de tallas completas. Ideal para quienes deseen esconder esas curvas pronunciadas y que sueñen con estilizar su figura en toda su extensión. Ni qué decir cuando se trata de darle protagonismo a un busto pequeño. En definitiva un diseño con grandes secretos, que se ha convertido el preferido de todas. Eso sí, recuerda la importancia de elegir un bouquet de novia en proporción al largo de tu talle alto. Recuérdalo.