Deborah Valença Fotografía

Tus damas de honor no solo son las mujeres que acomodarán sus agendas para ir contigo a la prueba del vestido de novia, te apoyarán con la búsqueda de las mejores ofertas para el viaje de luna de miel, te acompañarán a entregar las tarjetas de matrimonio o coordinarán contigo los detalles para la confección de los vestidos de fiesta. Ellas son las personas que seleccionaste para ser tu mano derecha antes y durante la boda, porque las conoces, las quieres y han compartido grandes momentos a lo largo de su vida. A pesar de ello, nunca está demás conocer estas 10 cosas que no deben hacer tus damas de honor.

1. Descuidar su compromiso

Ella tiene todo el derecho de negarse a aceptar este compromiso, ya sea por falta de tiempo, porque sabe que no podrá cumplir con las responsabilidades que implica ser dama de honor o por los gastos que conlleva la adquisición del modelo de vestido de fiesta seleccionado para la boda. Pero si aceptó ser tu dama de honor y la misión que este cargo conlleva, no debe descuidar los acuerdos tomados contigo ni con sus demás compañeras. Y si por algún motivo de fuerza mayor no puede hacerlo, será importante que lo comunique con tiempo para encontrar alguna solución.

2. Criticar todo

Esta es una de las cosas que no deben hacer tus damas de honor por nada del mundo, porque una cosa es opinar para lograr una solución y otra es poner trabas y causar malestar. Ellas no deberían exigirte que cambies el color ni la tela ni el largo del vestido si así está definido. Solo dependerá de ti la selección de las características de los modelos de vestidos de noche para ellas, en base a ciertos aspectos como los colores de la decoración de local para matrimonio. Dependiendo del estilo de tu boda podrías dejar a su libre elección el largo o el diseño. ¡Es tu decisión!

3. Discutir con las otras damas

Antes de elegir a cada integrante de tu séquito nupcial intenta evaluar su carácter para saber de qué manera reaccionarán ante determinadas situaciones. La unión y la buena comunicación siempre serán puntos indispensables para alcanzar el éxito esperado.

Deborah Valença Fotografía

4. Llegar tarde

La impuntualidad de las damas que confirmaron su asistencia en un día como la última prueba del vestido de novia con encaje podría generarte incomodidad y cierto desencanto. Y ni que decir si hablamos del día de la boda. Ellas como parte importante de tu séquito deberán llegar temprano al lugar en donde te arreglarás para ayudarte en lo que puedan, ser parte de la sesión de fotos y esperarte en la iglesia para presidir tu ingreso.

5. Exigir que incluyan a un invitado

Ni tu madre ni tu suegra pueden obligarte a mandarles los partes de matrimonio 2018 a las personas que no están consideradas en tu lista, entonces con menos razón lo deberían hacer tus damas, al pretender incluir a un invitado de último minuto, porque no sería cortés, cambiaría algunos aspectos de la organización y perjudicaría el presupuesto.

Soulmate Films
Soulmate Films

6. Posponer sus responsabilidades

Tanto tú como las otras damas de honor esperan que cada una cumpla con las responsabilidades que aceptaron, no sería justo que alguna dejara de lado estas obligaciones y pretendiera hacerlas a la ligera en perjuicio del evento y de la confianza que ustedes pusieron en ella.

7. Cambiar lo acordado

Nadie más que tú y tu prometido están capacitados para modificar aspectos de la planificación o su wedding planner, pero siempre con la aprobación de ambos. Ninguna de las damas debería tomarse atribuciones que no le corresponden, como pretender cambiar el color de su atuendo o mover a los invitados de las mesas asignadas.

Making Focus
Making Focus

8. No apoyarte el día de la boda

Como futura esposa necesitarás de todo el apoyo de tus damas, especialmente en la parte emocional. Ellas acomodarán la cola del vestido si fuera necesario, te darán palabras de aliento, te escucharán, animarán la fiesta y hasta te retocarán. Estas son algunas de las funciones que no deberían descuidar. ¡No te olvides de agradecerles por acompañarte en este gran día!

9. Embriagarse y perder los papeles

Las damas de honor también forman parte de la imagen de la boda, por nada del mundo deben beber más de la cuenta si saben que no se controlarán. No será agradable recordar ni para ti ni para la persona involucrada ese momento bochornoso en el que discutió con uno de los invitados o cuando no se pudo mantener de pie.

La Vid Films
La Vid Films

10. Olvidarse de preparar el kit de emergencia

No es su obligación pagar por los elementos que componen el kit de emergencia que necesitarás, pero sí ponerse de acuerdo contigo para comprar o recibir un pequeño frasco con tu colonia, toallitas húmedas para el rostro, maquillaje, desodorante, jabón, peine, antiácido, aspirina, agua, kleenex y otros productos que te ayudarán a sentirte segura durante la fiesta.

De todo corazón esperamos que no te veas perjudicada por estas 10 cosas que no deben hacer tus damas de honor. Siempre mantén una buena comunicación con ellas para conocer los avances de sus vestidos de fiesta de noche y ponerse de acuerdo con las actividades, de acuerdo a la disposición de tiempo con el que cuenten. Como agradecimiento intenta obsequiarles una réplica de tu bouquet de novia o ramos con características parecidas que armonicen con el ambiente. ¡Manos a la obra!