¿Qué puede ser mejor que unir sus vidas bajo el fulgor del sol? Logren que sus partes de matrimonio transmitan a sus seres queridos, su alegría por compartir y celebrar su día especial en un ambiente veraniego. Anticipen a sus invitados la frescura, calidez y paleta de colores de su decoración para matrimonio, así como la alegría y espíritu de cada detalle que hará parte de la celebración. Si quieren conseguir esto y más con sus invitaciones, sigan leyendo.

1. Luz y brillo

En verano, su diseño de tarjetas de invitación debe caracterizarse por tener luz y brillo, con muchos o pocos colores, minimalista o cargada, la invitación debe reflejar lo que transmite la estación: esto debe reflejarse en los colores, la temática y la elocuencia del contenido. Este tipo de invitaciones debe anunciar los reflejos que acompañarán el día de la boda.

2. Colores vivos y vibrantes

¿Cuáles son los colores que mejor transmiten esta sensación veraniega? Para empezar: el amarillo, el azul, el verde, el rojo y los naranjas en sus tonalidades más vivaces. Si ya eligieron una temática para la decoración de local para matrimonio, su paleta de colores es la que debe primar en el diseño. Pero si no lo han hecho, procuren elegir un color y opten por un diseño minimalista que les dé la opción de hacer ajustes en el camino.

Inspírense en los colores de la naturaleza, son el mejor punto de partida: plantas, flores y frutas, mar y ambientes acuáticos. Tengan en cuenta las tendencias que marca el Instituto del color Pantone, como son: rojos, Fiesta y Jester red; en naranjas, Turmeric y Living Coral; el rosa Pink Peacock, el verde Pepper Stem, el amarillo Aspen gold y el azul Princess blue.

3. Elijan el tema

El tema debe transmitir la luminosidad y calidez de la estación. Lo ideal es que coincida con la temática de la boda, en cuyo caso si fuera un matrimonio en la playa y el tema fuera náutico, las rayas azules y rojas, junto con el blanco, son quienes mandan la parada. En todo caso, el ambiente y el ánimo del verano ofrecen muchas más opciones: ¿qué tal unas tarjetas inspiradas en frutos cítricos como el limón y la naranja; en flores, como el girasol, las rosas, las hortensias y las margaritas; o en el mar, con un diseño dulce y sutil de sus olas?

4. Aprovechen los accesorios

El verano tiene esa atmósfera festiva que permite innovar en el diseño e incluirle atributos que hagan más especial y llamativa la invitación. Para una boda en la playa, entreguen las invitaciones en pequeñas botellas de vidrio, o añadan a la tarjeta un ligero lazo de yute. Si el diseño es floral, acompañen cada tarjeta con un anticipo de sus ramos de flores naturales. Decoren con lazos de cinta en colores fuertes, cada una de sus invitaciones, o hagan que los partes tengan una forma especial, de flor o fruta de acuerdo al diseño.

Una boda en verano convoca con su fulgor a la celebración y a la alegría. En consecuencia, sus tarjetas de invitación también: llenen de color y de emociones veraniegas lo que será el anticipo de una boda inolvidable. Que estos consejos les acompañen, acertando con el mejor profesional en Partes de matrimonio y que inspirados en sus arreglos florales para boda, diseñen unas invitaciones de verano extraordinarias.