Si ya encontraste tu outfit nupcial, sabes qué peinados para novia van contigo y con esos potenciales vestidos para novia y estás entregada, al fin, a la decoración para matrimonio que reinará durante tu gran día probablemente te sientas abrumada con tantas ideas encantadoras como audaces, ya que la creatividad parece como suelta en plaza en el campo nupcial. Que si los arreglos para la iglesia, para el auto de los novios, cómo alegrar ese portón, qué pincelada darle a la señalética y claro está, tus mesas.

Tanto si se trata de un banquete o buffet, el decorado de estas últimas cobra mayor notabilidad respecto a otros adornos para matrimonio dado que hablamos de sitios o áreas en donde tus invitados pasarán la mayor parte del tiempo. Toma un atajo directo hacia tu objetivo conociendo qué impone la tendencia, cuáles son los elementos predominantes y cómo armonizarlos con el estilo de tu boda. Eso sí, sin relegar el lado práctico del decorado. ¿Estás lista?

1. Conecta con tu estilo

Sí, es comprensible que te encanten todos los adornos e ideas originales para bodas, pero no necesitas combinarlos a la vez para darle ese toque singular a tus mesas. Es por ello, que antes de tomar una decisión debes remitirte a tu estilo. Si es elegante, tradicional, urbano/industrial, rústico, temático, hípster, shabby chic o boho o vintage. Si se trata de un matrimonio en el campo o rústico, los elementos decorativos de tus centros de mesa deberán armonizar con el entorno.

2. El espacio y la luz

Si la recepción será en medio de la naturaleza no necesitarás añadir más tonalidades verdes en tus  elementos decorativos, pero de pronto si encontrar las tonalidades contrastes, como el blanco si es elegante o colores pastel o más radicales y brillantes, a tono con tu estilo. Si se trata de un lugar cerrado es mejor observar el color predominante, tus centros de mesa para boda servirán para darle luminosidad, recuérdalo. Los ambientes amplios admiten centros de mesa protagónicos, más si se trata un espacio de discreta extensión, estos deberán inclinarse por el minimalismo, es decir, adornos bajos.

3. Las formas de las mesas

En la decoración nupcial nada está dicho, sin embargo la belleza no admite asimetrías que no estén claramente justificadas. Si tus mesas serán ovaladas o redondas, lucirá mejor un centro de mesa con la misma forma. Si estás pensando más en tableros grandes y rectangulares para tu banquete deberás apuntar por los caminos, que no necesariamente deberán ser rectos, se lucen de maravilla los serpenteados. Cuando estas son cuadrangulares puedes considerar adornos para matrimonio de perfiles angulosos.

4. El tamaño y la altura sí importan

El banquete es el instante reservado para que amigos y familiares compartan no sólo el delicioso menú que han preparado  los futuros esposos, sino la excusa perfecta para una amena plática de reencuentro al tiempo que sostienen una buena vista de todo el ambiente. Por tanto, será de vital importancia que tantos los centros de mesas y los adornos para matrimonio que decidas incorporar respeten la visión de los invitados entre sí, como su perspectiva hacia el resto del salón, que deberá llegar sin esfuerzo hasta la mesa de los novios y pista de baile. Asegúrate que tengan las alturas adecuadas, de esta manera garantizarás una buena visibilidad y un buen registro fotográfico.

5. Tendencias: elementos que hablan del estilo

Madera, bambú, mimbre, yute, candiles, soguillas o blondas para  bodas rústicas. Baldes metálicos, cofres, baúles, arcas de todo tipo, libros, faroles, follajes, pomos de vidrio de colores para decoración vintage de boda, hípster, boho o shabby chic. Copas, vasos, recipientes de todo tamaño, candelabros, velas, tules e hilos dorados para las ceremonias más clásicas y elegantes. Peceras redondas, botes, piedras de canto rodado, arena, cintas, antorchas para los matrimonios en la playa. Piedras de colores o gelatina, botellas, guirnaldas de luces, troncos y ramas secas para los casamientos urbano/industriales. Cada estilo tiene sus materiales afines y todos combinan bien con flores frescas o deshidratadas y velas flotantes o perfumadas. Los colores dominantes son los neutros, sin embargo, pueden inclinarse al pastel si se trata de una boda romántica o incluso por un color primario como el azul o rojo. La regla de la decoración admite hasta tres elementos a la vez.

Sépalo Deco Flores

6.Centros de mesa dos en uno

El presupuesto de la decoración de local para matrimonio suele ser demandante para algunos novios. Para ellos lanzamos una idea que de pronto desconocen, pero que durante los últimos años se ha convertido en una constante. Se trata de hacer uso de los elementos decorativos que utilizaron en la iglesia como podría ser esa decoración en telas para matrimonio que quedarán igualmente bien para el lugar de la recepción o sus virtuales centros de mesa. Pero ojo que no se trata de una acción deliberada. Se planifica con la florista el tipo de adorno que pueda amoldarse a ambos momentos de la boda y suele ser el mismo proveedor quien se encarga de trasladarlos con el debido cuidado a la recepción. Aunque puede darse el caso de encomendar dicha tarea a un séquito de parientes cercanos de los futuros esposos. 

Sea cual fuere el estilo elegido que debes haber anunciado a través de tus partes de matrimonio y hasta el diseño de tu propio bouquet de novia, los centros de mesa para boda también deberán transformar ese espacio común, en único. Recuerda que será el ambiente de disfrute por excelencia para tus invitados.