Las mascarillas hechas en casa son las mejores aliadas de las novias atareadas que entre la organización de su boda, su novio, su trabajo, estudios, familia, gimnasio y pasatiempos, no tienen tregua. Para ellas, la visita a un spa no está contemplada pues el tiempo apremia. Más aún cuando todavía no consiguen dar con sus argollas para matrimonio, la locación, el vestido de novia perfecto y ni qué decir de sus tarjetas de matrimonio. Hemos seleccionado las recetas más efectivas y sencillas para que no exista excusa que valga que te separe de ese rostro iluminado y fresco durante tu gran día. Elige la que te conviene según tus necesidades. ¿Preparada?

1. Mascarilla de palta y aceite de coco

Revitaliza tu cutis gracias a las propiedades de la palta y el aceite de coco. Mezcla media palta y una cucharada sopera de aceite de coco hasta obtener una masa homogénea. Déjala en el refrigerador por 30 minutos y luego aplícala sobre el rostro limpio. La idea es conseguir un espesor de un centímetro. Reposa con el rostro hacia arriba y después de media hora enjuágate con agua tibia y sella con agua fría. Ese matrimonio en el campo bien merece la pena todo esfuerzo.

2. Mascarillas de yogurt, avena y miel de abejas

Desincrustar los poros de tu rostro con una mascarilla que remueva la piel muerta del cutis sin ser abrasiva al tiempo que lo dotas de claridad. Para ello prepara una crema suave con medio vaso de yogurt y una cucharada de miel de abejas. Una vez obtenida, añádele dos cucharadas de avena. Aplica la preparación sobre tu cutis limpio. Deja que actué durante 25 minutos y luego retírala con ayuda de un algodón y agua tibia. Jamás pensaste que sería posible lucir ese escote y peinado de novia 2020 con un cutis radiante.

3. Mascarilla de pepinillos y yogurt natural

Esta es una de las mascarillas que te ayudarán a limpiar y tonificar el rostro. Las bondades del pepinillo son uno de los secretos mejor guardados por las abuelas por lo que si tienes que escoger una sola, podrías comenzar por esta. En una licuadora mezcla la cuarta parte de un pepino chico y dos cucharadas soperas de yogurt natural. Déjala enfriar en el refrigerador por 20 minutos y luego aplícala sobre todo el rostro. La sensación de frescura y descongestión es casi inmediata, no obstante debes dejar que actúe durante media hora antes de retirar con agua tibia.

ZOOMX Bodas
ZOOMX Bodas

4. Mascarilla de miel de abejas y sábila

Si deseas regenerar un cutis maltratado entonces sin pensarlo tienes que recurrir a la sábila o áloe vera. Si bien es cierto es una de las mascarillas más laboriosas, sus resultados bien merecen el tiempo que inviertas en su preparación. Toma una penca y déjala remojando en un vaso con agua. Al día siguiente enjuágala y retírale la piel. Con ayuda de una cuchara retírale el gel y mézclalo con 1 cucharada grande de miel de abejas. Aplica la preparación inmediatamente sobre el rostro limpio. Déjala en tu rostro por unos 15 minutos. Retira con agua tibia una vez más. Tu piel estará lista para ese matrimonio en la playa como siempre soñaste si comienzas desde ahora.

5. Mascarilla de tomates y miel

El tomate es uno de los astringentes naturales más accesibles en casa junto al pepinillo. Preparar la mascarilla no te tomará más de 3 minutos pues solo tienes que tomar un tomate pequeño, colocarlo en la licuadora junto a 2 cucharadas grandes soperas de miel de abejas. Retira la mezcla colócalo en un recipiente y déjalo enfriar 20 minutos en el refrigerador. Luego aplica la preparación sobre tu cutis limpio, por unos 20 minutos y retira con agua tibia y sella con agua bien fría.

Mary Producciones
Mary Producciones

6. Mascarilla de pera y limón

La pera tiene propiedades astringentes y descongestionante de poros. Para preparar una mascarilla refrescante necesitas media pera ácida y media cucharadita de limón. Es perfecta para los cutis acneicos aunque no cuando tienen lesiones abiertas. Sobre un rostro limpio aplica la mascarilla y déjala actuar por 40 minutos. Retira con agua tibia, casi fría. Ya no tendrás que ocultarte bajo ningún maquillaje ni peinado semirecogido.

Tener un rostro fresco y lleno de luz no depende de cremas costosas sino de constancia y disposición. Muchas veces sin salir de casa podrías conseguir resultados fantásticos que jamás podría conseguirse ni con el maquillaje más profesional. Empieza poco a poco y verás como gracias a tu constancia eres recompensada con un cutis renovado. Te sentirás mucho más motivada a lucir un peinado de novia recogido y no ocultarte bajo un gran velo, eso aplica también para ese hermoso modelo de vestido de novia y complementos.