Dos Fotógrafos
Dos Fotógrafos

Como todo en el terreno de la belleza la diferencia radica en los detalles. Es por ello que no sorprenderá que una vez elegido el vestido de novia, toda fémina se dedique de lleno a sus complementos y luego accesorios. Después de dar con sus zapatos, velo y ramo de flores naturales le tocará concentrarse en en sus aretes. Aquellos que enmarcarán su rostro y le darán luminosidad, al tiempo que juegan a su favor dándole simetría a su forma, suavizando sus rasgos, conjugándose no solo con su escote sino con su propio peinado de novia. Descubre cómo elegirlos sin errores, según la forma de tu rostro.

Rostro redondo o circular: el más común de todos

Speakers Films
Speakers Films

Es el rostro más común de todos y su forma casi infantil puede contrarrestarse con unos aretes alargados que lo estilicen hacia lo largo. Los pendientes en filigrana o candelabro (chandelier) son los que mejor realzan este tipo de rostro, sobre todo cuando son regordetes. Debes considerar que lucir este tipo de zarcillos te obliga a llevar un peinado recogido que le de respiro a tu escote, sobre todo cuando este es cerrado.

Rostro alargado: tu meta es darle equilibrio

ZOOMX Bodas
ZOOMX Bodas

Los rostros alargados son el opuesto a los redondos, estos por lo general son finos y terminan en mentones en punta. Tu meta aquí es opuesta, unos pendientes chandelier lo único que harían es acentuar aún más esa forma. Entonces te queda apostar por los aretes cortos o en botón. Si son altos deberás preferir los diseños con formas redondas, con perlas, borlas, fina pedrería o pavé. Los Art Deco son ideales para crear un punto visual opuesto al de la línea de tu rostro. No olvides que tienes autorizado los peinados semirecogidos siempre y cuando tu cuello sea fino y estilizado.

Rostro triángulo invertido: juega con las formas

PassionLove Films
PassionLove Films

Existe un gran reto para las novias con el rostro en forma de corazón o triángulo pues poseen una frente amplia mientras que el mentón es mucho más fino. Guíate de esta regla, el rostro ideal debe ser medianamente ovalado, por tanto, deberás conseguir proyectar esa forma jugando con las líneas de tus pendientes. Prefiere aquellos cuya base sea más ancha como los tipo lágrima. Si tienes el cuello largo podrán ser más protagónicos, no obstante, si el escote de tu vestido de novia con encaje es cerrado, lo ideal será que sean menos ostentosos.

Rostro cuadrado: suaviza los ángulos

Micho & Fiore
Micho & Fiore

Dado que el rostro cuadrado, uno de los más sexys, posee ángulos marcados tanto en la frente como el mentón, tu tarea entonces será suavizar esas esquinas con unos pendientes de formas ovaladas. Los aretes en argollas o aros, es decir, de formas circulares serán tu primera opción. Respecto al tamaño también tienes libertad, siempre que luzcas un peinado alto.

Rostro ovalado: el que todas desearían tener

Click Producciones
Click Producciones

Por su forma simétrica, el rostro ovalado admite todo tipo de aretes. Pequeños como grandes, en filigranas, tipo aros o argollas, cuadrados, estilo art deco, con borlas o grandes perlas. Si tienes un rostro con estas características solo deberás preocuparte de que conjuguen con el diseño de tu vestido de novia y claro, tu estilo personal.

Cada par de aretes o pendientes para novia tienen una razón de ser, es por ello que es de suma importancia saber elegirlos, tal como has hecho con tu bouquet de novia y velo. Que te decantes por sus materiales, como pedrería, diamantes o gemas así como el fino metal del que estén hechos está bien, pero sin perder de vista su contribución. De este modo, este detalle, por minúsculo que pareciera sumará a los objetivos de tu look bridal. Acto seguido, elegir ese peinado de noche con el que ponerlos aún más en evidencia.