Dos Fotógrafos
Dos Fotógrafos

Es un clásico que al encontrar tu vestido de novia, quieras sumergirte en la búsqueda de tus complementos clave. Tu ramo de flores naturales, el velo para tu peinado de novia, y claro, tus zapatos. Y entre todos ellos, el que podría ocasionarte grandes dolores, no solo de cabeza sino de pies, es justamente una elección apresurada de tu calzado. Evita cometer los mismos errores que todas tus antecesoras que algún día desfilaron hacia el altar. Quienes, obnubiladas por la emoción del momento, terminaron por elegir un modelo, número de tacón, color y material que solo le trajo problema durante su gran día. Conoce cuáles son esos clásicos desaciertos y evítalos.

1. Querer economizar con tus zapatos de novia

PassionLove Films
PassionLove Films

Es comprensible que luego de haber invertido los ahorros de tu vida en tu vestido de novia con encaje desees economizar un poco con tus complementos. Si bien es cierto el calzado bridal no es el protagonista de tu outfit, sobre todo si llevarás un modelo de arrastre, una elección esmerada es indispensable. A diferencia de los calzados convencionales, cuando se trata de zapatos para novia, el outlet o rebajas no son siempre los mejores referentes. Es tu gran día, no lo olvides. Elegir una talla o diseño por el costo, simplemente, no va.

2. Comprar tus zapatos y vestido en un solo lugar

Ed Castillo
Ed Castillo

A menos que sean especialistas en ambas campos nupciales: alta costura como calzado, puedes permitirte la compra de tus zapatos en el mismo lugar donde compraste ese modelo de vestido de novia. Tal es el caso de marcas como Rosa Clará, Carolina Herrera, Aire Barcelona, Oscar de la Renta, Pronovias y otras firmas prestigiosas que acompañan a cada temporada los calzados perfectos para lucir mejor sus diseños. De lo contrario, si no es el caso, mejor apuesta por zapaterías bridal. Mejor aún, si son expertos en novias. Porque solo ellos saben del trajín de una mujer durante su gran día.

3. Renunciar al confort por la moda

PassionLove Films
PassionLove Films

Que ese modelo de zapatos osado, que sujeta tu pie con apenas unas finísimas correas no te obnubilen. Recuerda que lo que buscas es un modelo de calzado para un matrimonio en el campo, tal vez playero o hípster o vintage. Aunque se vean divinos frente al espejo o durante tu ingreso hacia el altar ‘a lo alfombra roja’ podrían no ser nada prácticos. Recuerda que como novia tendrás una jornada larga. Que de por sí, tus pies vendrán agotados con los preparativos y la organización de tu boda por lo que lo ideal sería imponer confort en detrimento de la moda. Si elijes un diseño inspirado en novias, verás que suelen ser confortables, respecto a unos de fiesta clásicos.

4. Reemplazar cuero por materiales sintéticos

Daguero
Daguero

A menos que lo ‘vegan’ sea lo tuyo y prefieras lo sintético para salvar al reino animal, apuesta a por ellos. Pero si no es tu caso, no renuncies al cuero como insumo para tu calzado bridal. Puesto que se trata de un material noble, que se amolda a la forma de tu pie, cuya porosidad además le permite respirar. Son los más confortables que existen. Debes ser bastante observadora en tu búsqueda pues es recurrente que algunas firmas indiquen ‘simil cuero’ o ‘tipo cuero’ como materiales, pero que realmente no lo son. Del mismo modo, que la calidad del cuero sea buena y no acartonada. Es por ello de suma importancia que camines cuando te los pruebes. Si lo tuyo será un matrimonio en la playa o eres una reconocida hipster o vintage, tal vez te convenga más las alpargatas o las famosas zapatillas Chuck Taylor.

5. Obsesionarse con tacones altos aunque te incomoden

Cynthia Farfan Photography
Cynthia Farfan Photography

Toda novia sabe que al lucir más alta estiliza su figura. Sin embargo, antes de escoger esos tacones con plataforma tipo pumps debes tener presente dos cosas. Primero, que tienes la maestría para lucirlos. Si será tu primera vez, mejor olvídate de la idea, pues nada le resta más puntos a una novia que caminar sin estilismo, encorvada y como si caminará sobre cascaras de huevo ¿conoces la expresión?. Después, si por el contrario te manejas bien sobre ellos, considera que tu gran día será realmente largo. Podría no ser conveniente a menos que lleves un par de cambio para el baile.

6. Apostar por diseños y colores que no van con tu estilo

PassionLove Films
PassionLove Films

Una de las primeras premisas para toda novia es elegir el calzado según su vestido, pero también según la locación donde se lleve a cabo. Si anunciaron su gran día con unos partes de matrimonio elegantes, tal vez llevar unos zapatos originales de lunares rojos no sea lo indicado. Si será una boda de día, por ejemplo, olvídate de los zapatos joya y pedrería. Los enlaces al aire libre exigen un calzado cómodo, que no tenga el taco fino por que estos se hunden en el césped y podrían causarte una fatal caída. En este caso lo ideal sería un taco cuadrado o plataforma. Si será playa o campestre, ya sabes, unas espadrilles o ballerinas. En otoño invierno podrías decantarte por unos lindos botines con pasador. Echa a volar la imaginación.

Escoger un calzado es algo serio, sobre todo para una novia. Así como en su boda, lo ideal sería que su estilo fluya con su ceremonia, su decoración de matrimonio, banquete y fiesta. También tu outfit bridal deberá ir de la mano con el confort. Pero más aún con tus zapatos de novia. Porque es posible que te equivoques con el diseño del bouquet o tu peinado semirecogido, tiara o velo. Pero a media fiesta, todos lo habrán olvidado. No obstante, el dolor de tus pies te los llevarás hasta tu luna de miel así que atenta antes de elegir.