Después de tener tu anillo de compromiso y elegir la fecha de la boda, deberán tomar un sinnúmero de decisiones, como por ejemplo: tachar algunos nombres de su lista inicial de invitados, debido a que no podrán hacerles llegar las tarjetas de matrimonio por un tema presupuestal o porque prefieren tener una reunión más íntima. Así también, tendrás que seleccionar entre las mujeres más cercanas a ti, a quienes se convertirán en tus damas de honor, para que sean tu apoyo y luzcan los vestidos de fiesta de acuerdo a los colores de la boda. Estas sin duda son actividades que sí o sí deberán realizar, pero no dejen de tomar en cuenta también lo que no deberían hacer antes, durante y después de la boda.

1. Gastar más de la cuenta

La situación económica puede llegar a ser uno de los factores causantes de estrés entre las parejas próximas a casarse, por eso es necesario que desde un inicio establezcan su presupuesto y sean firmes en su propósito. Un gasto exagerado solo provocaría tensión, si no cuentan con ese dinero extra; o endeudamientos innecesarios, si se deciden a solicitar un préstamo. Su boda es importante, pero ¿creen que valdría la pena empezar su vida de casados con deudas o resentimientos por no cumplir lo acordado?

PassionLove Films
PassionLove Films

2. No invitar a alguien que asistió a la fiesta de compromiso

Definitivamente esto es lo que no deberían hacer antes de la boda. Si no piensan enviar la tarjeta de matrimonio 2018 a algún invitado, entonces es mejor que tampoco lo hagan para su fiesta de compromiso.

3. Posponer decisiones

El tiempo suele convertirse en un tirano sino se organizan para administrar todo lo relacionado a su boda. Desde un inicio es recomendable que preparen sus listas de: invitados, proveedores, decoración, música y otros detalles que serán necesarios, como las fechas de visitas al atelier en donde confeccionan tu vestido de novia con encaje. Para que tengan todo en orden y nada se les escape, no dejen de visitar su lista de tareas en nuestro portal.

PassionLove Films
PassionLove Films

4. Aceptar presiones

Los consejos de los familiares y amigos siempre serán bien recibidos, pero recuerden que es mejor que sean ustedes los que decidan quiénes asistirán o no a su boda, en qué lugar celebrarán la fiesta o qué estilo tendrá. En el caso de las damas de honor el papel de seleccionadora te corresponderá a ti, y lo mismo le sucederá al novio con respecto a sus best men.

5. No disfrutar de la planeación

Antes que nada recuerden que todo lo que están haciendo es para ustedes, no pierdan la capacidad de sentirse felices y disfrutar de la selección de los adornos para matrimonio, los detalles de su torta de matrimonio civil y todo lo que implica la celebración de su gran día. Cuando el estrés aparezca, respiren, regálense un tiempo para ustedes y conversen sobre la posibilidad de delegar funciones. Su wedding planner será un gran apoyo antes y durante la boda.

Cynthia Farfan Photography
Cynthia Farfan Photography

6. No verificar el contrato

Es indispensable que antes de reunirse con sus proveedores vayan informados, les realicen todas las preguntas que consideren necesarias y se aseguren de que dicha empresa les ofrezca todo lo que ustedes requieren por el precio acordado. Por eso nunca firmen el contrato sin leerlo previamente, porque podrían llevarse la desagradable sorpresa de que los centros de mesa para bodas o las vajillas no estén incluidos en lo presupuestado.

7. Descuidar las tarjetas de invitación

Es recomendable que verifiquen bien los datos y la tipografía que irá en sus modelos de tarjetas de matrimonio antes de entregárselos al proveedor. Pregúntenle si existe la posibilidad de que les enseñe una prueba en borrador para comprobar que todo está bien, y hacer las correcciones respectivas.

8. No tomar en cuenta el lugar de la recepción

Por ejemplo, nunca deberían pagar una decoración para matrimonio de la que se enamoraron a primera vista, si primero no tienen claro el estilo de la boda ni conocen las características del local, restaurante o casa donde celebrarán su boda. Deberán saber con qué elementos cuenta el lugar, qué colores tiene y cuáles son sus espacios disponibles.

9. Desesperarse el día de la boda

Traten de cumplir fielmente su lista de tareas y céntrense solo en lo indispensable para los días previos o el día de la boda. No les ayudará en nada hablar con los proveedores para asegurarse de que llegarán, cuando faltan pocas horas para darse el “sí, acepto”. En lugar de eso mejor relájense, disfruten del momento y dedíquense a su arreglo personal de la mano de los expertos. Y sobre todo, no permitan que nada estropee su gran día.

Aldo Aguilar Fotografía
Aldo Aguilar Fotografía

10. Demorarse más de la cuenta

Está bien que como novia te hagas esperar, pero es mejor que te organices con tiempo. Estamos seguros que no te sentirías nada cómoda si tuvieras que ingresar al recinto religioso en plena ceremonia o viendo el rostro de disgusto del responsable de la boda civil. Esto también aplicaría cuando les toque ingresar al lugar de la recepción, consideren que sus invitados los quieren, pero hasta con los novios existe un tiempo de tolerancia.

11. Improvisar el discurso

Si uno de ustedes o ambos quieren realizar un discurso antes del brindis, es mejor que lo preparen con tiempo para que practiquen su entonación, cuiden su pronunciación y se sientan seguros de lo que dirán.

Making Focus
Making Focus

12. No disfrutar de la fiesta

Intenten no preocuparse por lo que no pueden solucionar, aunque esperarán algo totalmente diferente. No permitan que la tristeza, estrés o cólera ensombrezca su felicidad. ¿Acaso no prefieren recordarse felices y bailando hasta las últimas consecuencias?

13. No saludar a los invitados

Después del brindis y antes de la cena procuren pasar de mesa en mesa saludando a todos sus invitados y aprovechen para fotografiarse con ellos. Tengan cuidado de no dejar de lado a ninguno de los asistentes.

Making Focus
Making Focus

14. Embriagarse

Aunque sea su fiesta matrimonial, esto sin duda es lo que no deberían hacer durante la boda, porque son el centro de la reunión y todos los ojos estarán puestos en ustedes. Además, el ingerir demasiado alcohol podría provocar altercados o algún tropiezo por falta de equilibrio.

15. No agradecer

Después de su matrimonio y su luna de miel tómense un tiempo para escribir o llamar a sus invitados para agradecerles su asistencia. No hay nada mejor para ellos que sentir que ustedes valoraron su presencia.

Robert Medina Photography

Ahora que ya saben lo que no deberían hacer antes, durante y después de la boda, están preparados para enviar los partes de matrimonio a esas personas queridas que desean los acompañen en el día más importante de sus vidas, con quienes además disfrutarán bailando, brindando y comiendo un trozo de la torta de matrimonio que ustedes eligieron con anticipación y mucho amor.