David Basauri Photography
David Basauri Photography

Mayo es el mes de las madres por lo que, si ya tienen todo encaminado para darse ese concluyente “sí acepto” por estas fechas, la ocasión se torna idónea para demostrarles cuán agradecidos están. Por brindar su tiempo con la elección del catering, las flores del bouquet de novia, los recuerdos, los partes, la decoración para matrimonio; y ni qué decir de tu vestido de novia con encaje. Para nadie es novedad, que la madre es ese personaje clave durante la organización. Ese ser en quien poder confiar las tareas más delicadas o engorrosas y que siempre ha de atender con mucha entrega y dedicación. Porque razones para engreír a mamá sobran, los invitamos a conocer 10 formas de sorprenderla con pequeños y grandes detalles, antes o durante su boda.

1. Spa bridal madre e hija

Que ese esfuerzo de horas y días en búsqueda de la torta de matrimonio en masa elástica vea su recompensa con una tarde de spa cero estrés. Un regalo que cae como anillo al dedo para ambas, madre y novia. No obstante, se torna además, en ese obsequio ideal si ambos, novio y novia, desean homenajear a sus queridas madres juntas, durante los días previos a su enlace. Un momento que servirá para afianzar sus lazos familiares y que las preparará para uno de los instantes más memorables de sus vidas.

Dinamo Producciones
Dinamo Producciones

2. Una joya preciada: potencial objeto para el intercambio

Otro detalle que no tiene pierde con una madre son las joyas. Son objetos preciados y con una carga simbólica muy alta. Dependiendo de cuán bella o valiosa sea la alhaja, será lucida solo en momentos únicos, como su matrimonio en el campo. Podría tratarse de un broche, una sortija, un dije, un par de pendientes, un brazalete o un reloj. Si pueden grabarlo mucho mejor. Hasta incluso encargar una réplica para ambas madres, del novio y novia.

3. Para la madre fashion: el objeto clave para su outfit

Sobre todo las madres de espíritu más juvenil y pendientes de las últimas corrientes de la moda, conocidas también como fashionistas, cambiarán todo regalo clásico por tener ese complemento clave para su outfit. Eso sí, tal vez sea más sencillo si se trata de la madre de la novia, que su hija atine con ese regalo preciado. Nos referimos a ese par de zapatos o clutch de diseñador.

David Basauri Photography
David Basauri Photography

4. Styling fiesta: la preparación para el gran día

Si existe un regalo que compensará las horas que pasó una madre coqueta con la elección del vestido de novia civil de su hija o los accesorios de novio para su hijo, es un styling fiesta. Cambio de look, acondicionamiento de cabello, corte, color y hasta peinado. Por supuesto, el maquillaje fiesta de rigor y claro, complementarlo con una manicure y pedicura estilo francés.

5. Álbum fotográfico: un recuerdo inolvidable

Toda madre tiene sus propias preferencias en cuanto a obsequios. Las detallistas por ejemplo, valorarán mucho más un álbum fotográfico dedicado que una joya. Por tanto, si eres una novia o novio selfie y tienes algunas fotos en tu celular con ella, y además, otras imágenes inéditas en las que hayan compartido gratos momentos, navidades, cumpleaños, días de la madre, quien sabe hasta de tu infancia y adolescencia, es momento de recopilarlas. Arma un lindo álbum cronológico y obséquiaselo durante su gran día.

Diego Peláez Fotografía
Diego Peláez Fotografía

6. Para la madre viajera: un fin de semana para un merecido descanso

Si sabes que ella ama las escapadas a cualquier rinconcito de Perú, que aún no conoce Paracas, Nazca, Kuelap, La Ruta Moche, Machu Picchu ni las islas flotantes del Titicaca, empiecen a cotizar desde hoy. Para una madre que disfruta de los viajes no existe mejor regalo que conocer ese destino afamado. Mejor si es en compañía de su consuegra, así podrán homenajearlas juntas.

7. Una réplica del bouquet de la novia

Otro adorable regalo, emotivo para una madre sensible a la belleza, es recibir como detalle una réplica del ramo de flores naturales que llevará su hija. No tiene que ser el mismo, claro está. Pero eso sí, inspirado en él; las mismas flores y colores. El tamaño y estilo podría ser otro. Tal vez enviarlo a casa muy temprano, la mañana de su gran día, o quien sabe, entregárselo en público.

Making Focus
Making Focus

8. Una carta: el detalle que vale por más de mil regalos

Sorpréndela con una carta de gratitud. Un texto no muy extenso, pero eso sí, escrito con claridad. En él, podrán expresar todo aquello que sienten hacia ella. Si pueden encontrar un momento durante la recepción para leerlo ante amigos y familiares, mejor aún. Tal vez podría ser ese detalle más espiritual que la haga muy feliz, sin complicarse con ostentosos regalos.

9. Serenata sorpresa durante la recepción

Tanto si jamás recibió una de ellas o por el contrario, es una fan y las ama, preparen una serenata. Podría ser una agrupación mariachi que haga su aparición después de la comelona. Aunque también podría tratarse de un grupo de tunas, con temas románticos de otras épocas. No descarten la posibilidad de manifestar su talento si lo tienen.

Triz y Juan
Triz y Juan

10. La foto especial durante el gran día

De rigor, además de elegir algún detalle antes mencionado es que reserven esa ‘foto especial’ con ellas, sus queridas madres. Durante los previos, ayudando a su hijo a colocarse la corbata o a su hija con el velo de la novia. Tomados de la mano mirándose fijamente o en medio de una abrazo emotivo. En la iglesia, en la recepción o fiesta, recuerden hacer hincapié a su fotógrafo con tiempo.

Toda madre es el brazo derecho de la novia o el novio, para lo que ‘literalmente’ se les ofrezca. Sobre todo en una sociedad como la nuestra en la que su figura es de respeto y jerarquía dentro de las familias bien afianzadas. Por tanto, qué mejor que aprovechar este instante tan feliz de sus vidas para ofrecerle un lindo detalle. Por su escucha y paciencia y por ese esmero con la decoración de la iglesia para boda y la búsqueda de esa deliciosa torta de matrimonio. ¡Ideas sobran!