Cynthia Farfan Photography
Cynthia Farfan Photography

Un matrimonio en la playa nos lleva a imaginar un hermoso vestido de novia blanco, el océano, la arena suave, una puesta de sol de fotografía y mucho romance. Este pequeño paraíso mental, parece ser el marco perfecto para una ceremonia romántica y una decoración para matrimonio de ensueño. En la realidad, sin embargo, algunas bodas no salen bien debido al descuido de detalles fundamentales, y a una planeación inadecuada. Para garantizar que su boda sea perfecta, conozcan los cinco errores que suelen cometerse al organizar un matrimonio en la playa y ¡evítenlos!

1. Elegir el lugar inapropiado

Dado que la mayoría de las playas son lugares públicos, no es fácil determinar cuándo y dónde habrá la privacidad necesaria para una boda. Si a esto se le suma la imprevisible naturaleza con los cambios de la marea o el clima, encontrar el lugar correcto puede ser un desafío. Si la playa está despejada este diciembre, no significa que será así el año próximo. Incluso su aspecto puede cambiar. Consulten a los habitantes de la zona y asegúrense de elegir el lugar preciso. Mejor aún si cuentan con el apoyo y consejo de un Wedding Planner experto en bodas en la playa y en decoración de local para matrimonio.

Miguel Pachas - Wedding Photographer
Miguel Pachas - Wedding Photographer

2. Un sonido precario y una iluminación insuficiente

Es fundamental que los invitados puedan ver y escuchar lo que ocurre en la ceremonia y que las fotos tengan la luz suficiente para captar el modelo de vestido de novia. Aunque sea en lo último que piensen, el sistema de sonido es imprescindible y en una playa sus condiciones son exigentes. Garanticen la luz y el sonido correctos contratando los equipos y proveedores necesarios para hacer realidad lo que ustedes desean. Recuerden que a mayor número de invitados mayor será el requerimiento. Y no esperen a probarlos el día de la boda. Ensayen la puesta en escena de todos los componentes con antelación.

3. Equivocarse con los zapatos

Usar los zapatos inapropiados puede causar la incomodidad de los novios y de los invitados. Mientras la novia camina al altar con su bouquet de novia, y con todos los ojos puestos en ella, un mal paso puede arruinar toda la magia. Elijan los zapatos correctos, sin tacones altos, o prefieran simplemente ir descalzos. También será difícil disfrutar si se tiene arena dentro de los zapatos. Evítenlo organizando un espacio donde los novios y los invitados dejen los zapatos antes de pasar a la ceremonia.

PassionLove Films
PassionLove Films

4. Usar un atuendo inconveniente

Sin querer, a veces los novios y los invitados subestiman el clima y lo que implica tener una boda en la playa. Han de saber que habrá arena por todas partes y ¡viento! Esto incluye la posibilidad de un sol abrasador o un atardecer frío. Eviten los trajes demasiado formales, los vestidos elaborados, los peinados susceptibles a la brisa y los velos. Consideren tener un servicio especializado de maquillaje para soportar la humedad, para la novia y sus damas de honor.

5. Asumir que la playa será confortable para sus invitados

Algunos invitados pueden encontrar la playa menos confortable que otros. Asegúrense de que como los arreglos florales para boda, haya la hidratación necesaria y un refugio suficiente del sol. Si es necesario, ofrezcan gafas de sol, protector solar, abanicos y agua fría. Esto será especialmente necesario para los invitados que no estén acostumbrados al clima. Asegúrense de incluir, en su modelo de partes de matrimonio y en el sitio web de su boda, que su matrimonio será en la playa, así como el dress code adecuado.

Kim Fotografía
Kim Fotografía

Si su matrimonio es en las playas de Lima, La Punta, Ica, Tumbes, Piura o en cualquier playa del mundo, creen una experiencia única para sus invitados, memorable como su torta de matrimonio. Asegúrense de tener el fotógrafo correcto y capten la caída del sol, el ondeante océano y sus preciosos adornos para matrimonio. Que el cuidado de estos detalles, los prepare para tener una boda en la playa, más allá de todas las expectativas.